Detrás del nuevo documental de Natalia Lafourcade

Detrás del nuevo documental de Natalia Lafourcade

La historia de cómo Natalia creó el disco más desgarrador y exitoso que ha publicado hasta ahora.
25.11.16

A principios del año pasado, Natalia Lafourcade se encontró a sí misma en una disyuntiva. La veracruzana acababa de terminar Hasta la Raíz, su sexto álbum de estudio, el cual pronto se convertiría en su disco más exitoso, y que la ha llevado a tocar en foros cada vez más grandes por todo el planeta. Lafourcade había pasado todo el 2014 y parte del 2015 grabándolo en distintos estudios de la Ciudad de México, Texas, Los Cabos y Argentina, y desde el inicio buscó documentar ese proceso en video, pero ahora, un año después de haber empezado ese viaje, no sabía qué hacer con tanto material de archivo.

Publicidad

"Desde el principio [sabía] que quería grabar ese proceso porque me sentía muy asustada y muy a la expectativa de ver qué sería ese disco que estaba preparando, si a la gente le gustaría o no, si conectaría con ellos," me dijo Lafourcade en una entrevista la semana pasada. "Lo percibía como un proyecto muy personal, muy mío, muy desnudo, muy visceral, entonces yo quería grabarlo para mí, para poderlo ver, para tenerlo." Hasta la Raíz es un álbum que surgió a partir de heridas y momentos muy personales, tras el término de una relación. Así que lejos de pensar en que se convertiría en un éxito, Lafourcade estaba nerviosa, tomando un riesgo al mostrarle al público su lado más vulnerable. Y para ello había elegido a Bruno Bancalari y Juan Pablo López-Fonseca, quienes la acompañaron incesantemente durante todo sin realmente tener una misión definida.

Pero ahora, a más de un año del lanzamiento de ese disco, todas esas imágenes por fin han encontrado un escape, a través de un documental titulado de misma forma que el álbum, y que fue estrenado la semana pasada, durante la quinta edición del Festival de Cine de Los Cabos.

De la misma manera que el disco, la cinta es un viaje que te lleva por un camino desde el dolor y la pérdida hasta la aceptación. La música es una manera de soltar, de dejar ir lo que te lastima, de devolver lo pesado a la tierra y dejar que se lo lleve el viento. Y Natalia le entrega su dolor al público en forma de arte, librándose así de él, al mismo tiempo que retrata con honestidad los temas más humanos: el amor, la pérdida, la esperanza.

Publicidad

Aunque la pieza es una mezcla de formatos distintos —grabados en diferentes momentos con diferentes herramientas, evidenciando que no fue pensada de inicio como un largometraje—, curiosamente es gracias a esa combinación de técnicas y de colores que Bancalari y López-Fonseca consiguieron hacer una pieza mucho más rica y completa de lo que podría esperarse. El filme nos da la oportunidad de presenciar todo el proceso de creación, desde que las melodías encuentran vida en ciertos momentos íntimos de la artista hasta que se trabajan y evolucionan en el estudio con todo el equipo, dejándonos como testigos de sus dudas y sus aciertos.

A pesar de que se trata de un álbum muy personal, es también uno en el que Lafourcade decidió hacer las cosas de manera más colaborativa que antes con su grupo de músicos. La música, al igual que el cine, tiene un equilibrio creativo entre la individualidad del artista y la colectividad de su equipo. Todos aportan ideas y suman su talento a cada canción. Y ser la cabeza que unifica a un grupo tan rico de artistas es una gran responsabilidad. "El proceso de este disco fue muy bonito porque yo decidí soltar; antes era muy aprensiva con la música y todo lo quería controlar, y con este disco dije, 'voy a hacer canciones, pero después se las voy a entregar a los otros para hacer algo juntos con ellas, en equipo'. Esa familia que hicimos se refleja en el documental, y para mí es lo más emocionante," me dijo Lafourcade el día después de la premiere mundial del documental dentro del festival.

Natalia es una artista que lleva 15 años de carrera, y, sin embargo, se reinventa con cada trabajo que propone. La cinta la retrata como una niña jugando y soñando con hacer música, que bailotea mientras hace obras maravillosas. "Ha sido un camino maravilloso; sin embargo, me siento como una artista joven aún, para nada me atrevería a decir que soy una artista consolidada. Creo que en 15 años han sucedido muchas cosas. Siento que una de las cosas más fuertes que viví fue el momento de descubrir y entender que lo que hago es para lo que vine a este mundo y realmente abrazar eso que tengo para compartir con los demás y eso que amo hacer. Y entender que tenía que defenderlo hasta el último momento, que quería ser una artista honesta. Eso me costó mucho tiempo entenderlo, que la música y el arte es acerca de compartir, es acerca de procesos. Es vivir procesos increíbles, hacer cosas increíbles, honestas, reales y pasarla bien y ya."

Hace cinco años, Lafourcade viajó a la primera edición del Festival de Cine de Los Cabos, y fue en ese viaje que empezó a trabajar en los temas que formarían parte de Hasta la Raíz, y donde compuso la canción "Para qué sufrir". Así que esta visita, estrenando una cinta sobre esas canciones, fue una especie de regreso de hija pródiga, en donde ella le daba algo de vuelta al lugar que encendió la llama creativa de algo que se convertiría en tan importante para su vida y carrera. Y al mismo tiempo, el viaje fungió como el cierre de un ciclo de casi cinco años, el cual culminó con un concierto posterior a la primera proyección pública del documental, en donde la cantautora interpretó en su totalidad Hasta la Raíz y algunos más de sus éxitos, con un público muy receptivo y entregado a su música. "Ayer celebramos, me siento muy afortunada, muy agradecida con la vida, con el universo que me va poniendo la gente adecuada en el camino, que vamos haciendo comunidad. Es la perfecta manera de comenzar a cerrar el ciclo de Hasta la Raíz."

A pesar de su estreno en festivales, el documental se encuentra aún en búsqueda de plataformas de distribución, aunque algunos fragmentos se pueden encontrar en línea como parte de la promoción del disco. Sin embargo, Lafourcade parece estar firme en que sea algo que todo el mundo pueda ver. "El cometido de este documental es ser compartido sin que le cueste a nadie ni nada," dice. "Es un regalo de todo lo que trajo este disco. "

Escucha Hasta la Raíz aquí abajo: