FYI.

This story is over 5 years old.

Cultura

Me pasé el día de San Valentín probando afrodisíacos

Os presentamos cinco poderosos afrodisiacos que he probado y que supuestamente son capaces de estimular el contenido de los gayumbos más fríos.
19 Febrero 2014, 9:17am

Todas las fotos por Kristen Stamn.

Apaga la luz, descorcha el cava y perfuma los calcetines con ambientador de vainilla. Es el ritual obligado que todo amante que se precie tiene que cumplir en San Valentín. Si llevas entre dos semanas y cincuenta años con tu pareja, no solo tienes que currarte una bonita cena con vino y velas: tiene que ir acompañada de una sesión celestial de orgasmos. Y si después de una docena de fresas cubiertas de chocolate y tres copas de vino peleón sigues sin sentir un ardiente deseo por tu pareja, puedes echar mano de los cinco poderosos afrodisiacos de todo el mundo que he reunido y probado y que supuestamente son capaces de estimular el contenido de los gayumbos más fríos. Sorprende a tu churri vendándole los ojos y dándole estos manjares del amor en la boca. Se derretirá en un torbellino de éxtasis sexual en el acto.

Ostras

Son un clásico. Trágate una docena de estas cosas babosas y la flecha de Cupido te hará hervir la sangre. La mayoría creería que es por el tremendo parecido de las ostras con la entrepierna femenina; de hecho, se asemejan, huelen, y saben no muy distinto a las vaginas. Puede que te sorprenda, pero no eres la primera persona que se da cuenta.

Sin embargo, hay algo de cierto, más allá del hecho de que parezcan la foto de la entrepierna de Lindsey Lohan. Tienen muchísimo zinc y aminoácidos y los científicos dicen que aumenta el flujo sanguíneo, la testosterona, y el recuento de esperma. Si es verdad, es curioso que no haya más peleas y masturbaciones públicas en el Grand Central Oyster Bar (bar de ostras).

Atractivo visual

Básicamente es una piedra refrigerada con una especie de baba, como cuando sueltas un moco espeso que anuncia que vas a pillar un trancazo.

¿Cómo te pone de cachondo?

Algo cachondo. Por mi parte no hubo ninguna sensación física, pero cualquiera que haya trabajado en un restaurante ha sido testigo de esas extrañas citas entre divorciados de mediana edad que se ponen a tono en la cena comendo ostras sin dejar de mirarse fijamente a los ojos.

Trufas

No las de chocolate, sino las otras, esos hongos negros y esponjosos, también llamados Trufas Burgundy. Hasta un niño de primaria podrá decirte que una caja de trufas Godiva con forma de corazón te abrirá muchas puertas, pero estas trufas del amor son para los que quieren ir un paso más allá del típico comprador de trufas del Mercadona. Hay dos razones por las que las trufas negras son la comida del amor. La primera es que son la hostia de caras (casi 400 € medio kilo). La segunda razón es que, de hecho, emiten una suave feromona similar a ese aroma invisible que desprenden las axilas de los hombres y que puedes oler fácilmente en los vestuarios un gimnasio. Esto explica por qué ponerle demasiadas de estas trufas a tu cena hará que sepa a entrepierna, ¡mola!

Atractivo visual

¿Recuerdas esas historias que decían que cuando cagas en el baño de un avión sale todo hacia fuera, por lo que, de vez en cuando, trozos de mierda congelados caían en los jardines de las casas? También se parecen a cerebros pequeños empapados en café.

¿Cómo te pone de cachondo?

Un poco, si puedes evitar la tentación de hacer combinaciones imposibles del estilo “Big Mac con queso y trufas” y pensar en ellas con cierta sensualidad.

Spanish Fly o Cantárida

A pesar de sus asociaciones contemporáneas con chulos o sex shops cutres que venden tangas comestibles, la cantárida, o "spanish fly" tiene algo de real en cuanto a su poder afrodisiaco. Se hace tradicionalmente con bichos pulverizados, y por lo general se comercializa como un polvo que te irrita el pene, aumentando la circulación sanguínea y provocando una erección artificial, o una sensación que puede confundirse con estar cachondo. Lo malo: es venenoso y mucha gente que la comió para mejorar su “ímpetu sexual” a lo salvaje acabó muriéndose. Pero la "spanish fly" que venden actualmente está hecha de sustancias energizantes, como vitamina B3, ginseng y guaraná. Algunas contienen Epimedium, un relajante muscular que aumenta la presión sanguínea en el pene. Una especie de popper holístico de segunda.

Atractivo visual

El brillante envoltorio con una chica en bikini es más excitante que el producto en sí. A veces también parece un paquete de vitaminas o un botecito de lubricante como los que se llevan a las clases de educación sexual.

¿Cómo te pone de cachondo?

Nadie que conozco lo ha querido probar, seguramente porque la versión original es ilegal y te mata, y porque la copia probablemente esté cortada con aspirinas u otras sustancias. El hecho de que la gente compre esto para usarlo ya te da un bajón.

Pepino de mar

¿Recuerdas los pepinos de mar, esos gusanos marinos que habrás visto alguna vez en la tele? Pues también los puedes hervir y comértelos como una delicia nutritiva. Normalmente se encuentran secos en los barrios chinos, pero una vez rehidratados y hervidos, proceso que dura unos tres días, tienen el mismo aspecto que en los acuarios. Comparten la cualidad del calamar de no saber a casi nada, o en palabras de un amigo, son "como un pene hecho de almohadas de viaje mojadas". A pesar de la flacidez, se supone que evitan la coagulación, son antiinflamatorios, previenen el cáncer, y hacen que tus heridas cicatricen más rápido. Definitivamente tienen propiedades mágicas para quien se atreva a comer algo que parece un dildo y al tacto es igual que el moho de detrás de la nevera. Otra razón por la que los pepinos de mar te ponen cachondo es porque su mecanismo de defensa consiste en ponerse duros y escupir un líquido baboso cuando los provocan. ¿Te suena familiar?

Atractivo visual

Parece un gran falo petrificado sacado de una tumba egipcia.

¿Cómo te pone de cachondo?

Si quieres comer un pene, mejor cómete uno de verdad. No hace falta recurrir a un sucedáneo. Pero mola mucho que haga que tus heridas sanen más rápido.

Balut

Ah, el clásico Balut. Para aquellos que no estén familiarizados con las delicias filipinas, no os preocupéis, es sólo un huevo de pato. Bueno, es un huevo de pato con un feto con plumas dentro. Es muy popular en la cultura filipina y se considera una comida para hombres; incluso se recomienda a las mujeres embarazadas no comerlo por miedo a que sus bebés nazcan peludos. Pero es muy nutritivo, tiene muchas proteínas y sabe un poco a pollo.

Atractivo visual

Por fuera parece un huevo normal. Una vez abierto, es un feto de pato desinflado tapado con una placenta amarilla y venosa, listo para que te lo comas sin piedad.

¿Cómo te pone de cachondo?

Hay diversidad de opiniones. Mi amigo Kevin dice que perdió su virginidad después de comer su primer _balut_con su novia filipina cuando tenía 16. Para ponerlo en perspectiva, hay mucha gente de fuera de los EUA que piensa que la mantequilla de cacahuete es asquerosa, así que, si te gusta, no estamos aquí para juzgar.

Publicidad