FYI.

This story is over 5 years old.

Relaciones

Por qué millones de hombres pierden a sus verdaderos amigos a los veinte años

A medida que envejecemos, la vida comienza inevitablemente a arrojarnos problemas encima, y de ahí quedarnos solos hay solo un paso.
23.11.15
Ilustración de Dan Evans

A menudo, los hombres se consideran a sí mismos lobos solitarios. Lobo solitario con ambiciones en el trabajo. Lobo solitario en Tinder. Lobo solitario jugando a Fallout 4 en su piso, comiendo lasaña precocinada. A medida que envejecemos y la vida comienza inevitablemente a arrojarnos mierda encima, podríamos empezar a preguntarnos si hay una razón por la que la mayoría de los lobos cazan en manada.

Publicidad

A pesar de que, por lo general, somos bestias sociables durante nuestra época en la escuela o la universidad, cuando empiezan a surgir presiones en el trabajo, algunos rostros que antes nos eran familiares pueden empezar a desaparecer de nuestras vidas y nos damos cuenta de lo solos que estamos en el mundo.

Este mes, una encuesta realizada por YouGov (empresa que realiza investigaciones de mercado en internet), a petición de la Fundación Movember, reveló que el 12 por ciento de los hombres mayores de 18 años no tienen un amigo cercano con quien hablar de algún problema serio. Más de la cuarta parte de los hombres dijeron que contactan con sus amigos menos de una vez al mes, y el nueve por ciento dijo que no recuerda la última vez que contactó con sus amigos.

Esto puede convertirse en un problema serio más adelante en su vida. Una investigación realizada por la Organización Mundial de la Salud ha demostrado que la falta de amigos íntimos tiene un impacto significativo en la salud de los hombres a largo plazo, pues corremos el riesgo de sufrir depresión, ansiedad o incluso de cometer suicidio.

Sarah Coghlan, líder de Movember (movimiento en el que los hombres dejan crecer su bigote durante noviembre para crear conciencia sobre temas de salud masculinos), me dijo: «Muchos hombres con los que hemos hablado en realidad no se dan cuenta de lo superficial que sus relaciones se han vuelto hasta que se enfrentan a un bache importante, como la muerte de algún conocido, la ruptura con sus parejas, la paternidad o el desempleo, y es en esas situaciones cuando más se necesitan buenos amigos».

Publicidad

Entonces, ¿qué pasa con nuestras amistades a medida que envejecemos? Aquí, seis hombres en diferentes etapas de su vida hablan de sus relaciones con sus amigos.

Matt, 19 años
«Entré en la universidad, pero había tenido un año difícil debido a mi relación de entonces, por lo que no me fue bien y dejé los estudios. Desde entonces he estado trabajando de manera temporal. Durante todo ese tiempo hablaba sobre mi relación con mis amigos con los que iba a secundaria, en lugar de con mis nuevos amigos de la universidad, simplemente porque los conocía mejor. Tengo bastante suerte de pertenecer a un grupo de amigos, somos como siete u ocho, en su mayoría chicos, pero también hay un par de chicas. Todos fuimos al mismo instituto, pero a algunos los conozco desde primaria. Soy muy abierto con todos ellos, por lo que puedo hablar con ellos de lo que sea. Ellos también han recurrido a mí para hablar de cosas personales. Prefiero hablar con mis amigos que con mi familia, porque puede que estén pasando por cosas similares en ese momento y me pueden entender mejor. Tengo amigos y conocidos del trabajo, pero mis amigos de la escuela son los que han superado todas las pruebas. Hemos pasado por muchas cosas juntos».

Tom, 21 años
«Después del instituto me puse a trabajar. Tal vez habría hecho más amigos si hubiera ido a la universidad, pero el estilo de vida estudiantil está muy ligado a emborracharse y consumir drogas, y yo no hago ninguna de las dos cosas. Me habrían considerado un raro, porque esas cosas nunca me han llamado la atención. Tengo como unos seis o siete amigos cercanos y también vivo con un montón de amigos nuevos. Trabajo cuatro o cinco días a la semana, así que en mis días libres trato de salir con amigos, si es que están libres. El noventa por ciento de mis amigos van a los conciertos a los que yo también voy, así que siempre me los encuentro entre la gente. Durante los últimos tres años es cuando he hecho más amigos. Cuando tenía 16 años no tenía amigos. La razón por la que ahora los tengo es porque me he vuelto mucho más seguro de mí mismo al hablar con la gente. Cuando era adolescente no podía comunicarme con la gente; me daba miedo hablar con las personas. Ahora, tengo dos amigos a los que puedo acudir para lo que sea. Me dejaron vivir con ellos durante un mes, mientras buscaba piso y les conté un montón de cosas. Son como mi familia».

Publicidad

Stefan, 24 años
«Me gradué el pasado mes de junio de un máster. La verdad, creo que solo había dos personas con las que me llevaba bien en la universidad. Los otros eran parte de un grupo de «amigos» con los que salía muy a menudo para ir a beber, pero no era gente con la que podía hablar de cosas íntimas. Desde que comencé a trabajar, la mayoría de la gente con la que salgo es del trabajo, lo que es un poco deprimente. Es buena gente, pero lo único que tenemos en común es que trabajamos en el mismo sitio. Tengo tres amigos a los que veo muy a menudo, y algunos otros con los que hablo por WhatsApp, pero nunca los veo en persona. Creo que con la edad, me vuelvo menos agradable y amable con la gente. En la escuela solía tratar de pertenecer a diferentes grupos, pero ahora sólo salgo con esos tres amigos que conozco desde hace tiempo, o voy, obligado, a reuniones del trabajo con gente que ya tiene hijos. Sin embargo, creo que mi situación no está del todo mal, salgo con la gente me agrada en lugar de tratar de llevar una amistad con gente que no me cae bien. Si llegase a tener problema serio, me gustaría hablar con mi novia al respecto, a menos que se trate de ella. Tengo un amigo que conozco desde que tenía tres años y que veo un par de veces al año cuando está en la ciudad. Es con él con quien hablo de esas cosas».

Ben, 26 años
«Aún tengo tres o cuatro amigos de la uni, pero en aquella época yo era una persona totalmente distinta; era como si tuviera un botón de autodestrucción. La razón por la que no tengo más amigos de la uni es por que la gente con la que me relacionaba no son el tipo de gente que me gustaría que fueran mis amigos en este momento. No me gustaría volver a hacer todas las estupideces que hacíamos en la uni. Mis compañeros del instituto son mis amigos más cercanos, pero no los veo mucho, lo que resulta paradójico, supongo. Los veo como cinco fines de semana al año, generalmente en despedidas de soltero o bodas. Sé que puedo contar con ellos. Algunos han pasado por momentos malos y siempre nos ponemos en contacto. Sin embargo, es difícil sacar tiempo para ver a los amigos. Me da la impresión de que las semanas se pasan volando. Veo a mi novia una o dos veces a la semana, trato de hacer ejercicio dos días a la semana y el viernes es una lotería… ¿de dónde saco tiempo hacer algo más? No hay tiempo. Tuve una conferencia de trabajo por teléfono esta tarde, y eso pasa muy a menudo. Así que es difícil tener el tiempo y la energía para hacer planes con los amigos. Es triste. Es un poco deprimente cuando lo pienso».

Colin, 28 años
«Tengo un grupo de amigos que hice en el primer año de universidad con los que me sigo viendo, aunque algunos ahora viven en el extranjero. Mi mejor amigo de la uni se fue detrás de una chica a Nueva Zelanda, pero nos las arreglamos para hablar todos los días. Lo extraño de mi grupo de amigos es que uno de ellos es mi exnovia y si trato de que una chica se integre en nuestro grupo de amigos empiezo a recibir un montón de mensajes de texto de ella. Aparte de ese pequeño problema, trato de verlos tanto como sea posible. Si llego a tener problemas serios, hay diferentes personas con las que puedo hablar. Uno de mis amigos más cercanos es probablemente la persona más sensible que conozco, así que trato de no hablar de cosas profundas con él. Por otro lado, es un tío muy divertido, así que cuando estoy con él me olvido de los problemas».

Michael, 30 años

«Yo no fui la universidad, pasé directamente a un ambiente de trabajo donde conocí a un grupo de personas de mi misma edad, y aún sigo en contacto con algunos de ellos. Cuando tenía 25 años, siempre salía con mis amigos los fines de semana. En ese momento, sentía como si la fiesta nunca se fuera a terminar para mí. Pero conforme me acercaba a los treinta todo empezó a cambiar. La gente vive su vida de manera más individual y se dedican a labrar su futuro y desarrollarse profesionalmente. Nadie tiene tiempo para divertirse. Solo sigo viendo a unos cuantos amigos cercanos, pero si quiero hablar de algún problema serio o algo profundo lo hago con mi novia. La verdad es que me gustaría pasar más tiempo con mis viejos amigos, pero hoy en día si no soy yo el que está ocupado, son ellos. Es difícil encontrar tiempo para vernos».