FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

La (loca) carrera por suceder a Ana Botella

A unos días del comienzo de campaña, los candidatos al Ayuntamiento de Madrid velan armas, meten la pata, salen bailando en televisión y se hacen guiños los unos a los otros ante posibles pactos. Vamos a tener un mes por delante muy divertido.
29.4.15

Ana Botella no ganó las elecciones, la puso Gallardón cuando dio el salto al gobierno de Rajoy. Y la todavía alcaldesa tuvo que retirarse de la carrera dentro de su propio partido para volver a ser candidata. ¿No la querían? ¿O estaba cansada del "relaxing cup of café con leche" en la Plaza Mayor? Lo que está claro es que los que no la quieren mucho son los madrileños. Bicicletas eléctricas aparte, su paso por el (faraónico) edificio de la Plaza de Cibeles da para unos chistes sobre su presentación de los Juegos Olímpicos, algunas salidas de tono, la tala masiva de árboles, la huelga de la basura y bastante cabreo de los ciudadanos que reclaman que algo se mueva. Pero, ¿quién vendrá? Y, sobre todo, votarán los madrileños por fin por el cambio o auparán a una candidata que aparca en el carril bus y sale corriendo.

Ayer se celebró el último pleno del actual gobierno municipal. Y ya no se pueden realizar más inauguraciones, lo prohíbe la ley hasta que pasen las elecciones. Estamos en stand by, en una pre-campaña electoral nada encubierta, en la que los distintos candidatos llevan inmersos ya algunas semanas. Las últimas encuestas dan ganador al PP, pero sin mayoría suficiente. Con lo que el pacto con Ciudadanos parece la opción. Comienza el baile. Por la izquierda también hay movimiento. El trajín de IU, con su lucha interna, la irrupción de Manuela Carmena y el PSOE que da un paso adelante y dos para atrás. Ha comenzado el baile y todos se han puesto a moverse. Repasemos las últimas 'perlas' que nos han dejado los principales candidatos y también sus posibilidades de cara a las elecciones.

Publicidad

Esperanza Aguirre (PP): Después de ofrecerle el micro a un ciudadano la semana pasada en Villaverde, en plan un poco chuleta, todo hay que decirlo, la última joya que ha salido por la boca de la que fuera musa de Pablo Carbonell en CQC ha sido que pretende prohibir que se duerma en la calle porque eso daña al turismo. Y se queda tan tranquila cuando asegura que hay plazas suficientes en los albergues, que, además, algunas de estas personas pertenecen a 'asociaciones' (en alusión a mafias) y que se las arreglan para vivir muy bien. Aunque estén en la calle. Con la disculpa de los turistas, Esperanza quiere 'limpiar' el centro de la ciudad. Y también multar a los grafiteros que ensucian las paredes y quitar las manifestaciones del centro. Para esto también ha utilizado de excusa a los turistas. Pero quizá no quiere ver desde su (posible futuro) despacho cómo los ciudadanos se expresan libremente. De momento, sale vencedora en las encuestas. Seguro que en campaña 'aprieta' y sigue soltando lindezas. Apostamos fuerte por sus salidas de tono verbales.

Antonio Miguel Carmona (PSOE): Muy dado a la excentricidades. Su carácter extrovertido y su facilidad verbal le sitúan cerca de Esperanza a nivel mediático. Pero muy alejado en el tono. También tiene sus salidas, pero lo suyo es más el espectáculo, sobre todo el televisivo. Ha optado por utilizar sus dotes de comunicador para ir un paso más allá y ganarse la confianza de los votantes de su partido. Un poco cansados de líderes 'grises' y de, sobre todo, ver cómo el PP lleva años aplastándolos como un rodillo en cada cita con las urnas. La última de Antonio Miguel fue cantar, a modo de karaoke, una canción de Dean Martin en el programa de televisión de María Teresa Campos. No conforme con eso, se marcó un chotis (muy madrileño él) con la veterana conductora del programa. Que siga el espectáculo. Sus opciones de llegar a la Alcaldía pasan por un gran pacto con (todas) las fuerzas de izquierda. Tendrá que apretar mucho si quiere llegar a tener su oportunidad.

Manuela Carmena (Ahora Madrid): Ha sido la gran irrupción en la campaña. La candidata que más simpatías ha despertado entre los votantes. Esta ex jueza transmite una imagen de calma y cercanía que la separan de los candidatos de las grandes fuerzas. No es partidaria de las salidas de tono y mucho menos del espectáculo mediático. Su discurso, eso sí, es tajante, y habla de acercar la Alcaldía (y a sus inquilinos) a los ciudadanos y también de igualdad, dignidad y justicia. Cosas que en los últimos tiempos han resultado pisoteadas. Quiere normalizar el concepto de políticos y recuperar el poder para el pueblo. Suena utópico, pero sería el gran cambio que esperan los votantes 'indignados', es decir, la gran mayoría. Las encuestas, de momento, no le son muy favorables si el objetivo de Ahora Madrid (dentro de la que está Podemos) es hacerse con la Alcaldía. Son la tercera fuerza con el 12% de los votos. Su entrada en escena en la campaña va a resultar determinante para sumar votos de cara al 24 de mayo. A favor, va a caer bien cuando la conozcan.

Begoña Villacís (Ciudadanos): Cuando estaba 'enfrascada' en las primarias del partido que lidera Albert Rivera, aseguró que no era la más guapa dentro de su formación. Poco importó, porque se acabó llevando el gato al agua. Como en el caso de Carmena, Ciudadanos apuesta por alguien que no viene del mundo de la política, alejando así sombras y fantasmas de corrupción que persiguen a los partidos clásicos sin despegarse de ellos. Su perfil es más técnico y asegura que conoce bien las leyes que quiere cambiar. La vamos a ver en el Ayuntamiento y quién sabe si en una Concejalía, como el PP tenga que tirar finalmente del apoyo de Ciudadanos, que ahora mismo parece lo más probable. Su imagen va acorde con la que transmite el joven líder de su partido, por ahí Ciudadanos sabe bien cómo manejar la comunicación. Están en pleno auge, y la derecha (los más jóvenes) le van a dar todo su apoyo. En campaña solo tiene que dejarse llevar, no entrar en polémicas. Lo suyo va rodado.

Raquel López (IU): La que hay montada dentro de Izquierda Unida es notable. Tienen una candidata que no cuenta con el apoyo la dirección federal, ni del que se ha sido elegido para competir por llegar a La Moncloa. Alberto Garzón sí se ha posicionado con Luis García Montero, candidato a la Comunidad de Madrid, pero le ha negado su apoyo a la compañera que ha iniciado la carrera por la alcaldía. Los trapos sucios dentro de IU no se lavan en casa, desde luego. Porque Cayo Lara, el coordinador general de la formación, sí apoya a Raquel López. Juego de tronos en el seno de Izquierda Unida, una historia que se repite desde hace (ya) demasiado tiempo. Con la que tiene montada dentro de su casa, Raquel López tampoco ha tenido tiempo de meterse mucho en harina fuera. Las encuestas la dan como la menos votada (un 4,3% de los votos) y corre riesgo de quedarse fuera y darse un batacazo. Deberá ponerse las pilas. Y mucho.