La Corea del Norte más desconocida se muestra en tecnicolor
Fotos

La Corea del Norte más desconocida se muestra en tecnicolor

Durante los últimos dos años, el fotógrafo ha hecho cinco viajes a Corea del Norte y ha logrado entablar una buena relación con los gobernantes supremos del reino eremita, lo que le permitió llegar más lejos que ningún otro fotógrafo.
18.11.16

Todas las fotos de Fabian Muir

Puede que ya conozcas a Fabian Muir por la vez que recorrió a pie 1.600 kilómetros en Australia haciendo fotos de un burka. Con un azul profundo que contrastaba con los tonos rojizos del terreno rocoso en una composición impresionante y surrealista, su "Burka azul en un paisaje quemado por el sol" fue la respuesta indirecta y aguda al intento del gobierno de Australia de prohibir que la gente se cubra el rostro.

Muir ha empleado ese mismo cambio de perspectiva en su nuevo proyecto. Durante los últimos dos años, el fotógrafo ha hecho cinco viajes a Corea del Norte y ha logrado entablar una buena relación con los gobernantes supremos del reino eremita, lo que le permitió llegar más lejos que ningún otro fotógrafo. Con su jovialidad y sus descaradas pinceladas de color, Muir presenta un retrato de la RPDC muy distinto a la estampa gris que la mayoría de occidentales ofrecen.

Publicidad

Me reuní con Muir para averiguar cómo lo hizo.

VICE: El problema con los reportajes sobre Corea del Norte es que las autoridades suelen llevar a lo turistas por el mismo y tedioso circuito de anécdotas. ¿Cómo rompiste con este bucle?
Fabian Muir: De hecho, curiosamente, creo que solo hay una provincia cuyo acceso estaba estrictamente prohibido a los extranjeros. Todo fue cuestión de negociar. Fui cinco veces en dos años, y básicamente la idea era que apuntabas los lugares que deseabas visitar, esperabas una respuesta y tenías que coordinarte con los organizadores y las autoridades.

¿Tuviste suficiente libertad para trabajar en tu proyecto?
Solo me permitieron moverme por mi cuenta en cuatro ocasiones. El resto del tiempo tienes dos guías que vigilan todos tus movimientos. Siempre van a estar ahí. No hay manera de evitarlo, por lo que tienes que aprender a hacer fotos rápido y sin mucha preparación.

Tu trabajo desprende cierta sensación de aprecio por ese lugar. ¿Fue deliberado?
Sí. Parece obvio, pero la idea de que allí la gente lleva una vida normal en medio de toda esta locura es fascinante. ¿Conoces a Tomas van Houtryve? En 2009 hizo un famoso ensayo fotográfico llamado "The Land Of No Smiles", que, como el título indica, muestra una perspectiva sesgada. Sin duda tenía esas imágenes en mente, por lo que quedé muy sorprendido al ver que se iba formando una narrativa distinta a lo largo de mi viaje, una mucho más alegre y humanista.

¿Alguien intentó censurar tus fotos?
He cruzado tres fronteras diferentes, en tren, avión y a pie, y nunca nadie ha examinado mis fotos ni mis tarjetas. Están mucho más interesados en lo que llevas al país. David Guttenfelder, que dirigía la oficina de Associated Press en Pyongyang, ha estado allí 40 veces y también asegura que nunca le han revisado las tarjetas. Por eso hay que tomar con pinzas ciertas informaciones que circulan por ahí al respecto.

¿Hay alguna regla para hacer fotos ahí?
Recientemente vi un vídeo de un periodista de la BBC que estaba muy nervioso porque había hecho una foto en la que los líderes aparecían cortados y se enfadaron mucho. Si haces una fotografía de los líderes, tienes que retratarlos de cuerpo entero. No la puedes recortar. Y no puedes tomar ninguna fotografía del ejército. Tampoco puedes retratar a los trabajadores, creo que porque muchos de ellos también son militares.

Háblanos de algunas de las fotos. ¿Qué hay de esta desoladora escena en una granja?
La hice en una carretera provincial en el oeste de Corea del Norte, en mayo de 2015. No llovía desde hacía tiempo. Siempre tienen que soportar climas extremos. No sé si te has enterado de que hace poco han sufrido inundaciones.

Están muy paranoicos con el tema del clima y hablan abiertamente sobre la gran hambruna que sufrieron en los años 90. En esta imagen retrato el momento en que finalmente caen las primeras lluvias, aunque la sequía ya había afectado a la cosecha de ese año.

Aquí tenemos un tipo en la playa con una gran sombrilla…
Hay una novela brillante de Adam Johnson premiada con un Pulitzer titulada El huérfano (The Orphan Master's Son), en la que el autor extrapola todas las perversiones sobre Corea del Norte de las que has oído hablar. En el imaginario colectivo existe una ciudad, Wonsan, es donde uno se jubila después de una exitosa carrera como burócrata estatal. Pero en el libro es el patio de un carnicero donde se hierve a la gente para convertirla en pegamento.

Después de leerlo, me quedé un tanto fascinado por el lugar. Resulta que esa ciudad existe y es un destino turístico en el que hace poco construyeron un aeropuerto enorme allí, aunque no está claro por qué. No sé si todo el mundo tiene acceso o si solo lo tienen ciertas clases. Los hoteles son notablemente superiores. Hay mucho turismo de playa. La clásica vida de las localidades costeras que conocemos: niños jugando en el agua y gente con flotadores. Lo único que te recuerda que estás en una cápsula del tiempo es que todos usan trajes de baño retro.

¿Kim Jong-un en una exhibición floral?
Curiosamente, nunca ves fotos como estas del mandatario de turno. No hay grandes imágenes de Kim Jong-un como las que se ven de Kim Il-sung y Kim Jong-il. Esto fue en una exposición de flores, que es bastante común. Las begonias se llaman Kim Jong Ilia. Y las flores púrpura son Kim Il Sungia.

¿Esta escena de picnic fue un intento por demostrar que la vida allí es "normal"?
Ese es un lugar llamado Moran Hill en Pyongyang. Cuando haces este trabajo de fotografía documental en Corea del Norte, la gente a menudo te dirá que todo lo que ves está montado, pero he de decir que estaría muy sorprendido si hubieran movilizado a 2.000 personas para engañarme. La gente hace picnics por todas partes en Corea del Norte: les encanta comer al aire libre.

¿Te preocupa que tal vez te hayas convertido en un peón de los Kim? ¿Que solo estés mostrando al mundo lo que quieren que vean los extranjeros?
He recibido algunas críticas negativas, pero ha sido de personas que no han estado ahí y no han viajado los miles de kilómetros que yo he recorrido. No pueden entender que esto es una representación muy fiel de lo que he estado haciendo. He intentado mantener un equilibrio: el agricultor en la tierra seca contrastado con los centros de ocio. Pero algunas personas se niegan a aceptar que, incluso en la RPDC, la gente es gente, y son tan cálidos y espontáneos como los habitantes de cualquier otro país. Si muestras a un niño que está sonriendo, se imaginan que hay alguien detrás de él con una bayoneta.

Echa un vistazo a la página web de Fabian Muir.

Sigue a Gavin Haynes en Twitter.