FYI.

This story is over 5 years old.

abuso de confianza

Bajo, machete, patín y hacha

Música en las patinetas.
1.8.13

Los primeros acordes sonaron mientras en la pantalla Franky Hill brincaba esa secuencia de escalones. No sé si todo mi cuerpo se sintió lleno de adrenalina por la música o por los brincos a toda velocidad sobre esas escaleras, lo que sí sé es que experimenté una gran dosis de metal y skateboarding.

En el skateboarding, la música es el otro combustible. El skate se nutre de la música y de todas las culturas detrás de cada perfil musical o etiquetas que es lo que hace la sociedad; nosotros posiblemente tengamos esa esencia de perdernos entre la multitud de los géneros pero seguiremos siendo skates. Hay patinadores que escuchan metal, otros punk, también hay skaters electrónicos, ska´s, el skater rasta, en fin… somos música.

Desde de Jan & Dean, dúo musical de los años cincuenta, lanzó su éxito “Grab your board” en Go sidewalk surfing!, la música y el skate crearon una comunión inseparable. Esta estrategia de marketing catapultó la patineta, aunque poco tiempo después este producto fue alejado del mercado, ya que entonces era visto como una práctica de alto riego.

Steve Olson.

El estandarte que más se identifica con el skate es el punk rock, quizá por la comunión antisistemas de rampas en los patios traseros y tocadas caseras de principios de los ochenta. Gracias a Steve Olson el surf y la patineta dejaron de ser camisas hawaianas con atardeceres, y se convirtieron a la rebeldía del rock con una pizca country: chaqueta de piel  y conciertos de Devo.

Publicidad

Posteriormente quien se convirtió en la fusión de estas dos herramientas de rebeldía fue Steve Caballero, quien marcó la pauta entre los patinadores músicos de la época. En algún punto de su carrera skate la música fue quien acompaño la recensión de la industria en los noventa y mantuvo a estos patinadores tocando y dando demos a la par para compartir gastos de operación; posiblemente de ahí la influencia de Cab en Vans y que tiempo después esta compañía desarrollara el festival que sigue dando tour en los veranos en Estados Unidos y otros países: Warp Tour.

Duane Peters, punk y skate.

La siguiente parte fundamental de moda fue cuando en los videos de skate comenzaron a poner música hip hop, a partir de ahí el skate se convirtió en un artefacto citadino, más urbano, los pantalones talla 38, Beastie Boys, NY y demás cuestiones entran en el juego que vino a darle a el skate otro escenario musical que fue incluyendo otro tipo de mood en los estilos de patinar y por lo tanto los musicales también.

Tommy Guerrero, el primer pro skater patrocinado con un modelo de tabla street, encontró su propuesta musical con un feeling de verdad estimulante; creo que al escucharlo me recuerda una buena patinada con mis walkman puestos paseando por la ciudad solo, sintiendo el concreto.

La generación Beat llegó desde Califas con el Dagw, que complementó su video parte con sus secuencias musicales. Chad Muska exploró esta parte musical, a diferencia del video listen, que es el único video skate en donde no usan música de fondo y sólo se escuchan los sonidos incidentales que, a manera de secuencia visual, te da un panorama sonoro de cómo se siente el skate.

La música de la video parte es ahora como el gráfico de tu pro model, habla mucho de quién eres.

La música skate no es una en específico, pero sé que tenemos gusto por buena música, independientemente del género. No por nada hay videos que lanzan bandas o dan la pauta para que éstas se conozcan; me refiero a bandas como Placebo con su “Every me”, o Arcade Fire con su “No Cars Go” o podría remontarme en los tiempos del da funky en la era Plan B, Questionable.

Como sea, todo esto son etapas antropológicas y estas etapas crean cambios en la industria del skate porque a veces está en boca de todos y a veces existiendo con las ventas en la cajuela del carro.

Posiblemente este loop histórico se repita y nos deje sin la moda de la patineta pero la música seguirá ahí para rescatarla nuevamente.

@nitoescalante

Anteriormente:

Max Barrera

Ve más en nuestra columna semanal de skate Abuso de confianza.