La primera agencia de modelos del mundo con una sección exclusivamente trans
Photos courtesy of Apple Model Management
Identidad

La primera agencia de modelos del mundo con una sección exclusivamente trans

En 2014, la agencia tailandesa Apple Model Management incorporó a su catálogo la primera división del mundo formada exclusivamente por modelos transexuales.
11.5.16

Lolita, que posa ante la cámara con una pierna coquetamente cruzada sobre la otra y cuyos pronunciados pómulos hacen resaltar su bello rostro en forma de corazón, trabaja para Apple Model Management. Lolita nació siendo hombre y ahora es una de las 50 modelos transexuales con las que Apple Model Management cuenta actualmente desde que abriera la primera división del mundo exclusivamente formada por mujeres transgénero en 2014.

Publicidad

La desenfadada sonrisa de Lolita contradice las décadas de caos y confusión que acompañaron al gradual descubrimiento de su transexualidad. Vestida con unos vaqueros ajustados y un top de tirantes, esta joven de 24 años explica sus episodios de ira cuando era niña, fruto de su frustración por ser incapaz de comprender por qué se sentía diferente. Su introvertida infancia evolucionó hasta convertirse en una problemática adolescencia cuando su padre, decidido a "arreglar" los visibles signos de feminidad de su hijo, la alistó en una escuela militar. A continuación siguieron años de abusos físicos y sexuales a manos de sus compañeros de clase. "Fueron unos años muy duros", recuerda.

Fotos cortesía de Apple Model Management

"Fuimos la primera agencia de Tailandia en contratar modelos fotográficas y modelos de pasarela rubias, con ojos azules, chicas negras… todo aquello que hasta entonces no existía en este país", afirma Noam Lev, uno de los fundadores de Apple. Lev nació en Israel, pero lleva dos décadas viviendo en Tailandia. En 2007, Lev y su anterior pareja convertida ahora en socia de negocios, Siwaporn "Apple" Hotarapawanond, trabajaron con una modelo transgénero en un anuncio televisivo para Sappé, una bebida local. "Fue un trabajo tan fantástico… que simplemente continuamos trabajando con modelos transexuales", indica Noam encogiéndose de hombros.

En 2014, Lev y Hotarapawanond dieron otro atrevido paso: añadieron una división trans permanente a su catálogo de modelos. A primera vista, esta decisión pareció motivada por la más pura perspicacia comercial. Después de todo, 2015 fue el año de la triunfal transición de Caitlyn Jenner desde su vida como Bruce, antiguo atleta olímpico y estrella de la televisión, a la bella mujer que fue portada de la revista Vanity Fair enfundada en un corsé. Mientras tanto, la afamada actriz Laverne Cox, de Orange Is the New Black, marcaba un hito como la primera mujer transgénero en ser nominada a un premio Emmy Primetime. Crear una división exclusivamente transgénero parecía un modo inteligente de capitalizar una nueva ola de interés por parte del público, especialmente cuando se supo que Apple Model Management iba a expandir su campo de acción abriendo una segunda sede en Estados Unidos.

Lolita

Fue un movimiento muy audaz, pero aun así "no fue una buena decisión en términos de negocio", admite Lev. A pesar del oportuno amor que los medios empezaban a profesar por las celebridades trans, Lev y Hotarapawanond sabían que encontrarían resistencia por parte de sus clientes más conservadores en cada paso del proceso. "No importa lo bellas que fueran, los clientes decían que no", explica Hotarapawanond. "Cuando empezamos este proyecto sabíamos que no íbamos a ganar dinero, al menos no durante algún tiempo".

Si caminas por cualquier calle de Bangkok probablemente verás a más de un miembro de la comunidad transgénero de esta ciudad, pero a pesar del elevado número de ciudadanos transexuales per cápita —por no mencionar el concurso de belleza transgénero Miss Tiffany—, el país muestra una actitud contradictoria ante este colectivo.

Publicidad

A principios de 2015, Tailandia atrajo atención internacional por su decisión de incluir un "tercer género" en su constitución, con el fin de proteger los derechos de aquellas personas cuya identidad no se corresponde con el cuerpo en el que nacieron. Más tarde, este país saltó a los titulares de nuevo cuando la Universidad de Bangkok emitió sus nuevas directrices de uniformidad, que otorgaba a los estudiantes transgénero la libertad de vestir con la ropa que reflejara el sexo de su elección.

Pero a pesar de estos gestos de progreso, la vida cotidiana puede estar teñida de una discriminación totalmente enraizada. Muchas personas transexuales se enfrentan a la exclusión de los empleos mejor remunerados y al rechazo por parte de sus familias. En el caso de las mujeres representadas por Apple Model Management, la reticencia de los clientes tailandeses a contratarlas para lucrativas sesiones comerciales significa que la mayoría de ellas se ven limitadas a trabajar en revistas y desfiles por los que muchas veces no pagan absolutamente nada.

Entre bastidores en Apple Model Management

Esta es "la tierra de las contradicciones", afirma Lev, con el aire fatigado de un hombre que ha pasado muchos años luchando contra una cultura que siempre le será ajena. "Una de las cosas que tiene Tailandia es que lo aceptan todo. Aceptan a todo el mundo y al mismo tiempo no les aceptan".

Inasequibles al desaliento, Lev y Hotarapawanond comenzaron a buscar modelos potenciales un año antes de abrir la nueva división y aplicaron el mismo criterio que con todas las demás chicas de su agencia. "Deben tener aspecto de modelos, ¡somos una agencia de modelos!", afirma Lev con brusquedad. Anunciaron el lanzamiento publicando en una revista local una sesión de fotos protagonizada por sus nuevos fichajes y explicando que eran mujeres transexuales.

Publicidad

Ahora Lolita, con su metro setenta y dos centímetros de altura, se ha sacudido de encima la timidez y busca inspiración en la supermodelo de aspecto rebelde Cara Delevigne. "Tiene el mismo carácter que yo, es una chica alocada, natural y traviesa", dice Lolita soltando una risilla. Espera que su apuesta por la industria de la moda anime a otras mujeres en la misma situación que ella a perseverar. Sin duda, su propia resistencia y fortaleza han dado sus frutos: tras muchos años de dolorosa negación, su padre por fin la ha aceptado como su hija. Actualmente vive con él en la casa familiar y, cuando su primera sesión de fotos fue publicada en una revista, su padre la mostró orgulloso a sus amigos.

¿Puede la industria de la moda mostrar la misma predisposición al cambio? Robbie Sinclair, editor de moda femenina en WGSN, cree que sí. Apunta a la prominente carrera de Andrej Pejic, la supermodelo serbio-australiana cuyo aspecto andrógino sedujo en los desfiles de Jean Paul Gaultier y Marc Jacobs, como prueba de que la industria está empezando a celebrar la diversidad de género. Desde que Pejic se revelara como mujer transexual en 2014, después de someterse a una operación para confirmar su género, su carrera no ha dado muestras de decaer: recientemente firmó un contrato comercial con la marca de cosméticos Make Up For Ever que la ha llevado desde el elitista mundo de la alta costura hasta el mercado mainstream.

Sinclair espera que esta inclusión gradual de rostros transgénero anime a las marcas más populares a aceptar una gama más amplia de modelos para sus campañas. "Está llegando una nueva generación de consumidores que posee una visión más inclusiva, audaz e individual de lo que es la norma", afirma. "Estamos en un momento muy emocionante para la moda que esperamos que vaya calando y tenga un efecto enorme en la sociedad y en la idea que tiene la gente acerca del género".

Sin duda, el cambio se atisba en el horizonte para Apple Model Management. Tras firmar un contrato con Departure Films, una productora con sede en Nueva York, próximamente se rodará un reality acerca de esta agencia, que pondrá especial énfasis en la división transgénero. Y desde que se anunció la próxima apertura de su sucursal en Estados Unidos, los fundadores han visto con agrado cómo han ido surgiendo diversas agencias que han seguido su ejemplo con una agenda similar. ¿Podría su pequeño negocio suponer un punto de inflexión para las modelos transgénero de todo el mundo?

"En lo que respecta a la comunidad trans, esto resulta muy interesante", indica Lev, mientras asoman bajo su escritorio los calcetines que cubren sus pies. "Si se trata solo de Apple, deberemos luchar, seguir luchando, seguir empujando y seguir invirtiendo solos, pero el hecho de que surjan otras firmas será de gran ayuda". Hace una pausa para meditar y después continúa con una sonrisa: "Nos encanta la competencia".