¿Quién pagaría para ver la película de Jamie Vardy?
Jamie Vardy

¿Quién pagaría para ver la película de Jamie Vardy?

Después de una temporada en la que el Leicester regresó a la mediocridad, la idea de una cinta sobre Vardy es mucho más incómoda.
17.5.17

Cuando se trata de rechazar el potencial de marketing, nada se equipara al título de Premier League del Leicester. Mientras que por lo general coronarse campeón de liga impulsa a todo equipo hacia la estratosfera económica, el Leicester parece haber sido propulsado por una resortera con las ligas cuarteadas. Apenas alcanzada la cima de la liga, el equipo se encontró en picada, jalado por el peso gravitacional de una decepcionante defensa de su campeonato, su pésimo nivel futbolístico, y una racha maldita de cinco victorias de agosto a febrero. El romance se acabó con el despido formal de Claudio Ranieri, y después de un ínfimo momento frente al sol, a los Foxes se les derritieron las alas para caer en seco.

Publicidad

Esto no hace menos la resonancia del primer título de la Premier en toda la historia del Leicester, evento no menos histórico que habla sobre un acto de rebeldía sobre los límites de los posible, un suceso que avergonzó a expertos e infieles al momento de articular lo que tomaba forma frente a sus miradas. Y aún así es difícil no sentir cómo se disuelve el aura de la temporada 2015-16 hacia la nada, la genialidad surreal de Ranieri y compañía reemplazada por la fría realidad de un Chelsea emergente y el restablecimiento del status quo. La muerte repentina del cuento de hadas del Leicester le ha pegado a Jamie Vardy como a nadie más, el jugador marginado y exestrella del Stocksbridge Park Steels que milagrosamente se ganó un lugar en el altar de los campeones de la Premier League con sus 24 goles y después de destrozar una serie de marcas antes oxidadas. En el transcurso de la campaña 2015-16, su historia de la nada hacia la fama capturó el imaginario colectivo, pero para su poca fortuna el hechizo caducó y regresó a la miseria del futbol.

En el verano de 2016, Vardy era el rostro sobresaliente, angular, de las hazañas del Leicester, lo más cercano a una celebridad surgida de un equipo profundamente ajeno a ser el centro de atención. Sedujo a los tabloides, apareció en revistas de moda e incluso atrajo la atención de un doble. Vardy también probó la falsedad de los reality shows con su programa Jamie Vardy's Having An Academy.

Publicidad

Leer más: Tras romper la sequía del Feyenoord, Dirk Kuyt deja el futbol

Ahora, en la resaca de una temporada de ensueño que no es más, la idea de una cinta sobre Jamie Vardy parece un anacronismo atrevido. Este temporada ha anotado 15 goles en todas las competiciones y el Leicester esta listo para terminar en la parte baja de mitad de la tabla, y cerrar una campaña común y corriente –con excepción de unas cuantas tardes emocionantes de Champions League–. Una vez acabado el romance de la última temporada, la imagen de Vardy como figura inspiradora del éxito se ha revertido a la de un futbolista del montón con desagradable historial de comportamiento. Es casi inconcebible que los creadores de esta cinta intenten prestar particular atención a la "escena racista del casino", pero dados los factores desmembrados con anterioridad importa poco o nada.

Esto nos hace preguntarnos, ¿quién iría al cine a ver la película de Jamie Vardy, y para qué audiencia está dirigida? En lugar de presentarse como un hombre que expande los límites de lo posible en el futbol, Vardy ha regresado a su imagen de futbolista inglés promedio. En un comunicado reciente para confirmar que la cinta de Vardy sigue en pie a pesar de la decepcionante campaña del Leicester, los productores dijeron: "El éxito del Leicester City en 2016 y el increíble surgimiento de Jamie Vardy hacia el estrellato es una historia inspiradora y universal que debe ser contada… Lo excepcional no puede opacarse por el fracaso del intento". El problema es que, aunque el éxito del Leicester no tiene precedentes, la estancia de Vardy en el estrellato parece haber sido efímera a lo mucho.

Desde luego, anotar 15 goles en una campaña escabrosa para el Leicester no es cualquier cosa, pero incluso los seguidores de hueso colorado deben admitir que sería un final decepcionante para una película de Hollywood. Darren Huckberry anotó 15 goles para el Coventry City en el transcurso de la temporada 1997-98, pero no logró derrocar al tiempo. La realidad es que, en un giro inesperado, Jamie Vardy tomó el camino de su doble en términos de su atractivo popular, al menos más allá de los límites de Leicester. De hecho, una comedia de humor negro sobre su doble sería material más valioso para una película que su vida a estas alturas. Existe en algún lugar una parábola de la fugaz gratificación de la fama y la voluble naturaleza de las celebridades modernas. Pongan a Ken Loach a dirigir, y probablemente ganarán una Palma de Oro.

@W_F_Magee