FYI.

This story is over 5 years old.

Este fue el legado electrónico que Gustavo Cerati nos dejó

El legendario argentino fue uno de los pioneros de la electrónica sudamericana.
11.8.16

Pensar en Cerati es evocar la imagen máxima del rockstar sudamericano. Un tipo alto, con su chamarra de cuero, pantalones ajustados, gafas de sol y una guitarra estruendosa entre las manos, de donde salieron auténticos himnos que han hecho de su nombre una leyenda. Con sus canciones, Gustavo supo sacudir el mundo, inspirar generaciones y dejar una huella imborrable en la cultura popular.

Literalmente nos dio una vuelta por el universo.

Publicidad

Pero entre todas estas canciones, proyectos y mitologías alrededor de su música, se encuentra su contribución para la escena electrónica de este continente. A lo largo de su carrera, Cerati tuvo un interés casi que obsesivo por la música que podía producir con computadores y desde mediados de los ochenta, se salió del formato más clásico de batería, guitarra y bajo que utilizó en el álbum debut de Soda Stereo e introdujo sonidos electrónicos en sus composiciones influenciado por la onda new wave inglesa del momento.

Una primera muestra de eso fue Nada Personal (1985), el segundo larga duración de Soda Stereo en donde se escucha por primera vez la presencia de los sintetizadores, muy populares en la música pop de esa década. Una adición ideal para un momento en el que todo el mundo quería mover la cadera debajo de una bola disco.

Cómo Trainspotting hizo que nos diéramos cuenta que la electrónica es tan importante como el rock

Un año más tarde llegaría Signos (1986). Eran los días del rimel, los peinados alocados y esa onda medio gótica, bailable y alternativa que los convirtió en una banda masiva en Latinoamérica. De ahí salió "Profugos", el tercer track del disco y uno de sus temas más populares en donde los sintetizadores volvieron a hacer de las suyas en una intro que induce al baile, a celebrar por tres días seguidos sin parar.

Luego vendría el primer disco en vivo de Soda Stereo. Se trató de Ruido Blanco (1987), un trabajo que incluye temas de sus primeros tres discos y que fue grabado durante la gira de Signos por Argentina, Chile, Perú, México y Venezuela. De ahí salieron versiones colmadas de baterías electrónicas, sintes y secuencias de temas como "Sobredosis de TV", "Final caja negra" y "Persiana Americana". Es clave porque se nota el esfuerzo de Cerati por llevar el sonido electrónico que trabajaba desde el estudio a sus presentaciones en vivo.

1992 fue un año que marcó definitivamente un antes y un después en la apropiación definitiva de los sonidos hechos a computador en la obra de Cerati. En marzo se publicó Colores Santos, un disco que con los años se ha convertido de culto y que Gustavo creo junto a su amigo de toda la vida Daniel Melero. En ese trabajo la presencia de la psicodelia y el dream pop es notable gracias a la utilización de samplers como el MPC 60 y el Emax II, loops y efectos en las guitarra y las voces.

En octubre, y de vuelta con Soda Stereo, apareció Dynamo, un disco adelantado a su época y que viajaba por el shoegaze, el dream pop, la psicodelia y el rock. Un disco acelerado y colmado de samples de donde surgieron portales sonoros como "Sweet Sahumerio" y "Claroscuro".

Los mejores sintetizadores virtuales gratuitos

En el '93 salió Amor Amarillo, el primer trabajo como solista de Cerati. En este interpretó un pequeño instrumento musical electrónico conocido como el Akai MPC60 que fue muy utilizado a comienzos de los noventa por artistas de hip hop en Estados Unidos para hacer las percusiones de sus canciones. En ese disco se encontraba "Pulsar", un tema lleno de percusiones digitales, teclados de ambiente y una guitarra hipnotizante.

Un par de años después, la etapa de Cerati en Soda Stereo se cerraría con Sueño Stereo, su séptimo y último disco. Pura experimentación hecha con secuenciadores que en su momento pudo haber sonado extraña para los fanáticos más acérrimos de la banda gracias a "Crema de estrellas", "Planta", "X-Playó" y "Moirè", los cuatro tracks ensoñadores y meramente electrónicos con los que se cerró la era Soda Stereo.

Más tarde, en 1996 y con el anuncio de la disolución definitiva de Soda Stereo, Cerati se embarcó junto a los chilenos Andrés Bucci, Christian Powditch y Guillermo Bassardo en un corto proyecto de techno ambiental bautizado Plan V. No tuvo gran éxito comercial (aunque tampoco tuvo la intención de tenerlo) pero dejó canciones como "Teletrack" y otro disco publicado en 1998 en conjunto con el proyecto británico The Black Dog.

A esto le seguiría la segunda placa solista de Gustavo. Era

Bocanada

Publicidad

(1999), una obra fundamental en su discografía en donde priman las atmósferas electrónicas, la influencia de la música raizal sudaca y la psicodelia lenta y pronunciada. Cerati lo pensó como una sola pieza que debía ser escuchada de principio a fin, como una de sus obras maestras.

Iniciando el nuevo milenio apareció Ocio, otra banda de laptop que Cerati conformó junto al compositor argentino Flavio Etcheto y en la que se destaca el ambient y el techno hecho por estos dos visionarios de la música espacial. De este proyecto solo se editó Medida Universal (1999), un disco del que se hicieron pocas copias pero que gracias al Internet podemos darnos el gusto de escuchar completo.

Otro de los proyectos alternos fue +Bien, la banda sonora de una película con el mismo nombre que se lanzó en el 2001. Las 11 canciones fueron escritas e interpretadas por Cerati (que también actuó en la cinta) y contó con la colaboración de Leandro Fresco, Claudia Oshiro (voz en "Es solo una ilusión) y Leo García y Flavius (samplers en "Todos duermen" y "Llegaste). Un viaje intenso en la experimentación, lleno de texturas y emotividad. Toda una pieza housera con esteroides de dub y vitaminas experimentales.

Siempre es hoy

(2002) fue su tercer disco como solista. Un trabajo que emana felicidad y que al escucharlo brinda una sensación de frescura especial. De ahí se desprendieron canciones en las que se utilizaron percusiones electrónicas y sintes espaciales como "Cosas imposibles", "Karaoke" y "Tu cicatriz en mi". un año mas tarde se publicó un disco de reversiones de este trabajo en el que participó el mismo Cerati y otros artistas como Gustavo Lamas, Kinky, Miranda, Leo García y Leandro Fresco.

Entre sus proyectos también aparece Roken, un power laptop trio compuesto por Cerati, Flavio Etcheto y Leandro Fresco, un viejo conocido de la época de Soda Stereo. Su aparición ocurre en el 2003 durante la gira de Siempre es Hoy. Roken fue un proyecto pensado para el club, con la característica principal de crear piezas que inducieran al baile mediante la composición en tiempo real. En Internet se encuentra una de las pocas presentaciones en vivo que dieron en el extinto bar Gótica en Bogotá en 2004.

Tu música vivirá por siempre.

***

Sigue a THUMP Colombia en su nuevo perfil de Facebook