FYI.

This story is over 5 years old.

el dinho de los últimos años

Ronaldinho y su decadencia: Fluminense ya no sabe qué hacer con él

La carrera deportiva de Ronaldinho sigue en caída libre. Excesos, mucho peso, baja forma y mal nivel. En Fluminense lo ven como un lastre al que no ya no saben cómo quitárselo de encima.
23.9.15
Fluminense se ha topado al mismo Ronaldinho apático, subido de peso y con bajo nivel que vino a México. Foto: Buda Mendes / Getty

La llegada de Ronaldinho a México supuso un impacto que en cuestión de marketing, revalorizó e impulsó la marca de Gallos Blancos. Pese a que el arribo del brasileño resultó un éxito de mercado para Querétaro, en cuestión deportiva fue un enorme y gran fracaso.

La carrera de 'R10' lleva muchos años terminada. Hay que entender que el crack que brilló en el Barcelona y en la selección brasileña no volverá. Y no es solo una cuestión de edad, pues hay grandes futbolistas que pese a estar en la etapa final de su carrera, siguen mostrando grandes actuaciones en ligas de segundo nivel. Lo de Ronaldinho no es el caso por culpa de los excesos y las fiestas.

Publicidad

El brasileño salió de México donde nunca se ganó la titularidad y donde era común escuchar semana a semana una nueva indisciplina, para aterrizar nuevamente en el futbol brasileño. Ese balompié tiene un nivel mucho más importante que el azteca, por lo que la oportunidad de Ronaldinho era tomada como una opción para ganar dinero, pero también para mostrar futbol. En Brasil, no hay vida sin futbol, así te llames como te llames, si no lo enseñas, estás acabado y con el pulgar abajo.

El presente del '10' es poco menos que un fiasco, dicen en Brasil, más grande que el enseñado en los lares mexicanos. Digámoslo así: en Fluminense ya no saben qué carajo hacer con Ronaldinho.

Tal y como sucedió en Querétaro, el brasileño llegó excedido de tamales y con una lamentable condición física. Ponerlo a tono ha sido una batalla perdida por parte de los preparados físicos y sus actuaciones en el campo definidas como terribles. El sueldo importante que le pagan al delantero es un gasto que podría redituar en el marketing pero destruir el nivel deportivo.

Creo que no fue un error ficharlo, pero nuestra situación con él no es fácil

Así de sincero se mostró Eduardo Baptista, Presidente de Fluminense cuando se le cuestionó el presente de Ronaldinho. Un poco menos destructivo pero igual de crítico sonó su entrenador, Eduardo Baptista, quien señaló que el '10' "está lejos de su mejor momento de forma, necesita trabajar para estar en condiciones".

El nombre vende, y con él, Ronaldinho puede jugar hasta los 50 años si así lo quisiera. Clubes de ligas exóticas y países con un nivel de cuarto o quinto plano soñarían por tener seis meses a un jugador que regalaría talento cuando quisiera, indisciplinas cada que se le pegara la gana, y cuanta caricia intentara en los bares y antros donde se parara.

En Brasil ya piensan recortarle el contrato a Ronaldinho. Fluminense no atraviesa un buen momento en lo deportivo y está a la espera de cualquier anomalía de dónde agarrarse para quitarse de encima al lastre que muchos ponen entre los mejores cinco futbolistas de la historia.

Ronaldinho es pasado y decadencia. La patética versión mostrada en México se agudizó en Brasil. El crack está para ligas donde ya no le critiquen y no esperen tanto de él.