FYI.

This story is over 5 years old.

motor

¿Puede Sérgio Sette ser el futuro Ayrton Senna que busca Red Bull?

Con sólo 17 años, el piloto brasileño Sérgio Sette —que vive y entrena en el CAR de Sant Cugat, en Barcelona— ha sido elegido por Red Bull para formar parte de su programa Junior Team, la gran cantera de la Fórmula 1.
30.12.15
Foto vía Red Bull

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Oh, sí. Los 17 años son una edad fascinante. En esa etapa, uno piensa que se puede comer el mundo, hacer y deshacer a placer: un par de cervezas por aquí, un par de fiestas por allá, la clásica escapada a la playa con los amigos y alguna que otra noche faltando a casa. ¡Qué época más maravillosa! Bueno, para algunos es así.

Si nos ponemos a pensar, sin embargo, a esa edad Pelé jugó y ganó su primer Mundial, Diego Maradona rompía la liga argentina, Cristiano Ronaldo sorprendía a Sir Alex Ferguson y Leo Messi deslumbraba a sus rivales mientras Ronaldinho le aplaudía. Cierto, la vida de un deportista es de mucha disciplina para poder llegar al éxito: y es precisamente a esa edad cuando las cosas se ponen serias. Ahí se traza una línea entre aquellos que realmente llegarán y aquellos que se quedarán por el camino.

Publicidad

Más motor: Todo el mundo detesta a Lewis Hamilton —y es injusto

El piloto Sérgio Sette Câmara está en esa encrucijada. Este brasileño de Belo Horizonte acaba de ser elegido por Red Bull para su programa Junior Team, algo así como la cantera de los pilotos de Fórmula 1 de la marca austríaca. Formar parte de este club tan selecto es muy complicado: el programa eligió sólo a tres pilotos de todo el mundo entre los miles de aspirantes que tuvo la convocatoria.

Soy un privilegiado y tengo con una oportunidad única; quiero hacerlo bien y devolverles la confianza

Sérgio Sette

Sergio es el piloto más mayor —sí, habéis leído bien— de los tres seleccionados por el Junior Team. Los otros dos son el finlandés Niko Kari, de 16 años, y el australiano Luis Leed, que apenas tiene 15 años de vida. El jefe del programa de Red Bull para jóvenes pilotos, Helmut Marko, fue quien mandó llamar a los tres a su despacho de Graz, en Austria, para informarles personalmente que estarían dentro del programa en 2016.

El nombre de Marko tiene un enorme peso en el mundo de la Fórmula 1; sin él no se podría explicar el éxito de Red Bull en los últimos años. El austríaco descubrió a Sebastian Vettel en su día y llevó a Daniel Ricciardo, Daniil Kvyat o Max Verstappen a la escudería. Marko se encarga de asesorar al equipo y de dirigir el programa de jóvenes valores de la marca, pero también tiene un trabajo más oscuro: despedir a quienes no pasan el corte. En total, unos 50 pilotos se han quedado por el camino desde el inicio del programa en 2001.

Publicidad

Pero volvamos al presente. Una vez elegidos, Marko dio un discurso a las tres jóvenes promesas: les habló de la dedicación que requiere tanto la Fórmula 1 como el formar parte de Red Bull, de la responsabilidad que tienen al formar parte de una marca tan importante, y del compromiso de buen comportamiento que eso conlleva. Al acabar, Helmut les dio una gorra y una sudadera con los colores y el emblema de Red Bull y les conminó a llevarla siempre que aparezcan en actos públicos.

Helmut Marko discute con Sebastian Vettel, que no parece demasiado convencido. Foto de Kai Pfaffenbach, Reuters.

En Red Bull, Sérgio Sette correrá su segundo año en monoplazas en Europa. El primero lo hizo en Fórmula 3; quizá sea su progresión lo que ha llamado la atención de Red Bull. Concluyó el curso en el lugar 14 sobre 36 a pesar de proceder directamente del Karting e hizo la mejor vuelta en el Gran Premio de Macao. Sette lo tiene claro: "Mi sueño es seguir los pasos de Verstappen y Carlos Sainz Jr".

Hace dos años que Sette vive en el Centre d'Alt Rendiment Esportiu (CAR) de Sant Cugat del Vallès, en Barcelona. Es ahí donde se entrena físicamente junto a Marcel·lí Massafret, su preparador, bajo la supervisión de su mánager Albert Resclosa.

"Albert es como un padre para mí, mi tutor en Europa", afirma Sette. El brasileño es consciente de que formar parte de la élite no es sencillo y tiene presente que es vital trabajar duro: "Debo someterme a revisiones médicas rigurosas periódicamente, comportarme bien y vestir con la ropa del equipo. No puedo hacer deportes de riesgo que pongan en peligro mi integridad y debo pasar controles de forma física constantemente", explica el brasileño.

Para Sette, Barcelona es lo más parecido a Belo Horizonte, su ciudad natal: es por ello que la nostalgia de momento no ha hecho mella en él a pesar de llevar dos años lejos de su casa. En el CAR, Sérgio ha encontrado un hogar y unos compañeros que se han convertido en su familia. Ahí le cuidan, lo educan y lo orientan. Entrena seis horas diarias sin descuidar sus estudios de bachillerato, además de aprender otros idiomas como el inglés, el catalán y el castellano.

Sette es un chaval bien educado con hambre de crecer y poder cumplir el sueño que lo ha llevado a miles de kilómetros de su casa: ser piloto de Fórmula 1. ¿Será suficiente el trabajo duro para emular al legendario Ayrton Senna?

Sigue al autor en Twitter: @RauGarr