FYI.

This story is over 5 years old.

diseño

Mira al Big Ben, el Taj Mahal, y la Torre Eiffel reimaginados como muebles

Studio Job creó cinco elaboradas esculturas inspiradas en grandes piezas arquitectónicas para la Carpenters' Workshop Gallery de Art Basel Miami.
3.12.14
Taj Mahal II por Studio Job, detalle. Imágenes cortesía de Carpenters Workshop Gallery. 

Como parte del Design Miami de esta semana durante Art Basel, el aclamado grupo de diseño Studio Job  mostrará algunas de sus más recientes obras en la Carpenters’ Workshop Gallery (CWG). El show en solitario consiste de cinco elaboradas esculturas que pueden servir como mesas, armarios y lámparas. Llamada Landmark, la colección reimagina algunos de los más grandes logros de la arquitectura, incluyendo el Big Ben, Notre-Dame (Chartres), el Taj Mahal, la Torre Eiffel y el Burj Khalifa.

Publicidad

Job Smeets y Nynke Tynagel fundaron Studio Job tras graduarse de la Academia de Diseño Eindhoven. En 2000, los socios decideron combinar sus particulares visiones creativas con el objetivo de tener una meta común: traer artes decorativas al siglo 21. Mientras lo conseguían, Smeets y Tynagel se han vuelto una especie de arqueólogos del mundo del arte, excavadores del pasado, analistas del presente, y, como Smeets lo describe, excavadores que van "más profundo que el modernismo".

Con el paso de los años, el equipo ha reunido a más artistas, expandiendo a la sociedad original del Studio Job hacia un diverso colectivo artístico. “Studio Job es [ahora] como de 25 personas", explicó Smeets. "Tenemos un estudio grande y bien equipado donde, como Loic le Gaillard de Carpenters' Workshop Gallery mencionó, podrías hacer de forma segura una cirugía a corazón abierto".

Una mirada a las cinco obras en Landmark y la necesidad de tal arsenal artístico se vuelve clara: las esculturas están creadas con detalles complejos y artesanía experta. En cada pieza de la colección, la variedad de materiales por sí sola es impresionante: cristales Swarovski, bronce patinado, aluminio, latón, oro 24K, chapado en plata, vidrio soplado, mármol guatemalteco pulido, pintura a mano, LEDs, motores y más.

Las meticulosas composiciones de las obras son empatadas únicamente por su valor simbólico: cada escultura está impregnada con capas de simbolismo. Cada espacio de significancia está intrínsecamente vinculado con el siguiente, creando una simbología coherente. "Podría parecer diverso a primera vista, pero […] todos los elementos están relacionados a través del contexto: cultura, prestigio, historia y propaganda", explica Smeets. "[En Burj Khalifa] intenté reconstruir el poster de la película de 1933 de King Kong. Este King Kong está situado en un paisaje urbano del medio-oriente. La parte inferior de la escultura es donde el Templo de Petra esconde su roca y el Burj está construido encima, justo como la Basílica de San Pedro en Roma que está construida directamente sobre el Circo de Nero".

Publicidad

Para escoger sus objetos estructurales, Smeets y Tynagel salieron al campo para experimentar la arquitectura de primera mano. En el caso del Burj Khalifa, Smeets recuerda: "Visitamos Petra justo antes de la Guerra Civil en Siria. El Burj que visitamos cuando estaba siendo construido en 2008 y luego otra vez este invierno". Con el fin de representar precisamente estas estructuras monumentales en miniatura también el equipo "escaneó en internet, obtuvo planos y miró muchísimas imágenes". Dos de las otras piezas que Studio Job presenta en el show de la CWG pertenecen a una colección de trabajos que tomó cinco años en la realización. Aftermath, que será mostrada por completo el próximo año, compuesta de cinco piezas que incluyem el Big Ben y Chartres.

Smeets ha descrito el proyecto como un diario "de pérdida personal y destrucción universal". Este cuerpo de trabajo nació de un momento de crisis global y personal. "En Aftermath puedes ver a la vieja Europa sufriendo", dice Smeets, "se está desmoronando, perdiendo fuerza, perdiendo la fé… y yo también estaba así". En 2009, en medio de la peor crisis financiera desde la Segunda Guerra Mundial, Smeets experimento lo que llama su annus horribilis, un periodo lleno de "perdición inminente", donde reflexionó sobre "la fugacidad de los más grandes tesoros de la vida".

En los cinco años desde ese entonces, Smeets y Tynagel han intentado capturar estos miedos fundamentales a través de su arte. "Nynke y yo tomamos monstruos cálidos de la masa hirviente y seleccionamos y recolectamos los grumos más típicos de la masa negra de existencia", dice Smeets, "estos 'proyectos finales' pondrán a prueba la paciencia de la gente y establecerán un nuevo camino, donde podrán estar por siempre en el purgatorio, o con un poco de suerte, seran preservados para la posteridad".

Publicidad

"¿Quién dijo que el diablo no es bello?", agrega Smeets.

En adición a Aftermath y el show en la CWG, Studio Job tiene mucho en camino para los próximos meses: esta semana solamente, los artistas también unen fuerzas con el colectivo Faena para una colección de obras que opera bajo específicos "lineamientos" creativos impuestos por el grupo Faena. En 2015, los artesitas viajarán a Francia para la Bienal de Diseño en Saint-Etienne en Marzo, luego viajan a Inglaterra en Abril para el Museo Victoria and Albert en Londres, luego Austria para su proyecto Wunderkammer y de regreso a Miami para más colaboraciones con Faena…y la lista sigue.

Con tanto en camino para Studio Job, el “adorable manicomio" como Smeets lo llama, los artistas expresan un simple pero encomiable objetivo para ellos y su estudio: ¡divertirse!

Relacionado:

Escultura de video convierte arte clásico en un loop de video

Una escultura de Jeff Koons con la que puedes jugar

No es un truco, es una ilusión: un edificio que levita en Londres