FYI.

This story is over 5 years old.

diseño

Una artista se desnuda para su proyecto “100 días sin miedo”

Michelle Poler posa desnuda para una clase de dibujo, salta desde un avión y se pasea por Nueva York en bikini para enfrentarse a sus miedos.
13.8.15
Posando desnuda para una clase de dibujo en la Academia de Arte de Nueva York para enfrentarse a la aceptación de su cuerpo. Todas las imágenes cortesía de Michelle Poler.

Como parte de su performance de 100 días, Michelle Poler ha pasado los últimos 80 días enfrentándose a todos sus miedos. Durante ese tiempo, la estudiante de postgrado de la Escuela de Artes Visuales de Nueva York ha pintado a un hombre desnudo en público para enfrentarse a su miedo ante las situaciones incómodas, dirigió una clase de Zumba para combatir su temor a bailar en público y posó desnuda para conseguir aceptar su cuerpo, todo ello para su proyecto 100 Days Without Fear [100 días sin miedo].

Publicidad

“Me propuse desafiarme a mí misma y hacer algo realmente significativo que pudiera cambiar mi vida al final de esos 100 días”, dice Poler. Se inspiró en una clase de la Escuela de Artes Visuales donde le animaron a que venciera sus miedos, y explica que “Mientras otros hacen cosas como un garabato al día, un invento al día o aprenden a tocar un acorde de guitarra al día, yo decidí enfrentarme a uno de mis miedos al día, obligándome a salir de mi zona de confort y a vivir la vida al máximo de sus posibilidades”.

Poler, que es directora de arte, ve la campaña como una gigantesca obra artística. "Veo el proyecto como mi propia campaña 360, donde todo lo que expongo ha de incluir creatividad, diseño y una estrategia", dice Poler. "Fui capaz de conectar con mi público de todas las formas posibles, haciendo que formaran parte de esta experiencia increíble e inspiradora desde el principio".

El día 77 de su proyecto, Poler posó desnuda para una clase de dibujo en la Academia de Arte de Nueva York. "Posar desnuda ante una clase podría ser la pesadilla de cualquiera, así que decidí hacerlo, pero quería que fuera un lugar profesional como la Academia de Arte de Nueva York, donde la gente acude para mejorar su técnica de dibujo", explica al hablar de exponerse ante la mirada de los estudiantes. "Empecé a entender que no yo no era la protagonista, sino que se trataba de crear bellas ilustraciones independientemente de quién fuera el modelo. En ese momento conseguí relajarme".

Publicidad

En el día 65 de su reto, Poler decidió saltar desde un avión, y en el 68 probó suerte con el trapecio. Poler ha retratado cada momento de su larga misión con una GoPro, donde puedes ver cómo se pone de los nervios y luego reúne el coraje para llevar a cabo cada tarea. “Me siento más segura de mí misma”, dice. “Creo que todos estos miedos vienen de no confiar en mí misma en ciertas situaciones. Creí que me iba a desmayar en el avión antes de saltar, pero no fue así. Así que se trataba en gran parte de confiar en mi misma. Ahora me siento con más fuerzas para hacer cualquier cosa que me proponga”.

Para sus últimos miedos, Poler dejará que sean otros los que marquen el reto, presentando sus miedos en su blog. “Quiero disfrutar al máximo de estos últimos 20 días e intentar llegar a la mayor gente posible, para que también otros puedan empezar a afrontar sus propios miedos y vivir su vida plenamente”.

Body painting sobre un hombre de pies a cabeza para superar su miedo por las situaciones incómodas.

Paseándose por Nueva York en bikini para enfrentarse al miedo a las críticas.

Dirigiendo una clase de Zumba para enfrentarse al miedo a bailar en público.

Aquí puedes seguir los últimos retos de Michelle Poler.

Traducción de Rosa Gregori.