cerveza

Cómo vender cerveza artesanal de barril a domicilio

George Grant y Paul Delamere fundaron ShinDigger Brewing Company con sus préstamos estudiantiles. Ahora dedican sus días a llevar cerveza artesanal hasta la puerta de tu casa.

por Kamila Rymajdo
14 Julio 2016, 1:00pm

ShinDigger Brewing Company empezó con un equipo casero para hacer infusiones, que fue adquirido gracias al dinero restante de los préstamos estudiantiles de George Grant y Paul Delamere. El intento, hecho en su cocina de Manchester y fermentado en el sótano, fue un fracaso, así como su primera incursión en la elaboración de cerveza comercial.

Aquí, es tal vez donde el éxito de ShinDigger yace: son los errores cometidos por Grant y Delamere lo que los convirtió en los expertos cerveceros que son hoy en día. Sus cervezas artesanales se venden en casi todos los bares hipster de Manchester, así como también en Liverpool, Leeds e incluso Hong Kong.

ShinDigger está a punto de lanzar una aplicación por GPS que promete entregar 'ales' artesanales en la puerta de tu casa, recién servidas en la parte de atrás de la camioneta y despachadas en un tarro personalizado, todo dentro de 45 minutos a partir de que pediste la orden.

LEER MÁS: Guía para iniciarse en el mundo de las cervezas artesanales mexicanas

Paul Delamere (izquierda) y George Grant (derecha) fundadores de ShinDigger Brewing Company. Todas las fotos de Phil Tragen.

"¿Una aplicación como Crateman pero artesanal?" pregunto cuando el par me describe el complemento más nuevo de su negocio.

"Mucho mejor que eso", me aseguran.

A pesar de que ShinDigger empezó como una opción para estudiantes que vendían cerveza artesanal en fiestas caseras con la filosofía de "vibras de los buenos tiempos", Grant y Delamere han evolucionado desde sus humildes orígenes en 2013. Escogiendo "la elaboración gitana", un proceso que permite "desarrollar nuestras propias recetas y hacerlas a nivel comercial", lograron lanzar ShinDiggers con un préstamo modesto del gobierno de Inglaterra de £10,000 libras.

Grant saca ale de la camioneta de ShinDigger.

Solo en los primeros tres años desde que empezaron a comercializar, ShinDigger ha lanzado una variedad de cervezas desde IPA oscura hasta saison (un tipo de pale ale) o de temporada.

"Pero nuestro fuerte son las cervezas session estilo americano (con 3 o 4 por ciento de alcohol) lupulosas", Grant me cuenta mientras llena la camioneta de ShinDigger para una vuelta de prueba del servicio de entregas.

LEER MÁS: La escena de la cerveza artesanal mexicana está explotando

"Las elaboramos con los lúpulos más fuertes de Estados Unidos, Nueva Zelanda y Australia, los cuales ofrecen una explosión de notas cítricas y tropicales", añade Delamere, quien maneja el día de hoy, así que no bebe mucho de la pinta que Grant sirve para probar la maquinaria. "Ochenta por ciento de nuestra cerveza se vende como prueba así que es una especie de híbrido, tomando la entrega fría y refrescante de una lager y combinándola con la profundidad y variedad de sabores de una ale".

20160702_Shindigger_Vice_EDITS_032 1

La cerveza ale tradicionalmente se asocia con hombres viejos, pero ShinDigger espera cambiar eso empezando sus propios eventos musicales llamados ShinDigger Sessions, con la ayuda de la estación de radio de la comunidad de Manchester Reform.

"Deben hacer demasiado al mismo tiempo", digo mientras bebo otra pinta camino a hacer una entrega en Chorlton and Didsbury al sur de Manchester.

20160702_Shindigger_Vice_EDITS_023 1

"No tenemos ningún compromiso", admite George, quien añade que las microcerveceras usualmente son manejadas por personas mucho mayores que ellos y por eso es menos probable que corran los riesgos que ShinDigger toma.

En efecto, incluso el trabajo artístico de la marca está dirigido hacia una audiencia más juvenil. Mientras empezamos a platicar con los clientes que salieron a recibir su orden, me doy cuenta de que la cervecera sirve al esquivo "mercado Millennial", quienes dicen haberse enterado de la aplicación de entregas a través de anuncios en Twitter y Facebook.

20160702_Shindigger_Vice_EDITS_040 1

"Así que funcionan", dice Grant orgulloso.

También se siente orgulloso cuando le hago un cumplido por el sabor de la cerveza que estoy bebiendo, aunque es un poco tímido al respecto, casi como si siguiera procesando el hecho de que ya es un cervecero de tiempo completo, en vez de un estudiante venido a más. El brillo cálido se desvanece pronto cuando llegamos a otra dirección.

"Mierda", dice Delamere mientras abre la parte de atrás de la camioneta.

"¿Qué?" pregunto.

"Se nos van a acabar las tapas", responde.

20160702_Shindigger_Vice_EDITS_076 1

Tarros especialmente hechos para ShinDigger.

En efecto, hay una diferencia entre el número de tarros y de tapas en la caja. Esto es culpa mía, ya que me encargaron arreglar esto en la bodega.

"Enviaré un Uber por más", dice Grant pragmático.

Con ShinDigger, el negocio se maneja tan directo y a sangre fría como eso. Cuando algo va mal, rápidamente el par piensa en una solución y se adhieren a ella.

"¿Quieres más cerveza mientras esperamos?" pregunta Delamere.

"Claro que sí", respondo.

Todas las fotos fueron tomadas por Phil Tragen.

LEER MÁS: Conoce a los 'Beer Thugs', un club de cerveza artesanal