nba

En los Spurs no son las estrellas, sino la banca lo que los tiene ganando partidos

Esta es la verdadera clave del éxito de los Spurs
27 Enero 2017, 6:07pm
Photo by Soobum Im-USA TODAY Sports

K emEs un fenómeno tan consistente que hasta parece tonto volverlo a mencionar, pero nuevamente, los Spurs de San Antonio son uno de los mejores equipos de basquetbol. Con 45 juegos transcurridos en la temporada, los Spurs han ganado más juegos (y un mayor porcentaje) que cualquier otro equipo con excepción de golden State. Esto, en sí mismo, no es sorpresa. Al final, los Spurs han estado haciendo esto por décadas, literalmente. En la historia de 49 años de la franquicia, los Spurs se han perdido la postemporada solo en cinco ocasiones, y nunca en temporadas consecutivas. En los últimos 20 años, solo una vez han ganado menos de 50 juegos por terómporada: fue en la temporada 1998-99 acortada por una huelga donde la temporada de la NBA apenas duró 50 juego y en la que los Spurs jugaban para un ritmo de 61 victorias.

Si hay una cosa que ha definido a la organización de los Spurs a lo largo de los años, es la consistencia. La consistencia de propietarios: Peter Holt y su esposa Julianna que han tenido al equipo desde 1993. Consistencia en el liderazgo ejecutivo: R.C. Buford ha estado con el equipo desde 1994, primero como scout en jefe, luego como Director de Scouteo, luego Vice Presidente y Asistente del Gerente General, y desde 2002, como Gerente General. La consistencia en el asiento del entrenador: Gregg Popovich también llegó al equipo en 1994, y luego fue nombrado Gerente General y Vice Presidente de Operaciones de Basquetbol. Pop se instaló primero como entrenador tras despedir a Bob Hill a los 18 juegos de la temporada 1996-97 y ha desempeñado ese puesto desde entonces.

Esa consistencia se extiende de la oficina hacia la duela, con los Spurs liderados años tras año por talentos súper estrellas. Tim Duncan, por supuesto, fue el baluarte del equipo en 19 temporadas dignas del Salón de la Fama, pero tomó la estafeta de David Robinson, y luego al final de su carrera, se la entregó a Kawhi Leonard, quien se moldeado hacia el estrellato bajo la tutela del área de desarrollo de los Spurs.

El que las estrellas sean consistentemente excelente, no es algo que se salga de lo ordinario. Es por eso que les dicen estrellas, ¿o no? Pero lo que sí es extraordinariamente inusual en San Antonio, entre otras cosas, es la consistencia con la que han sacado calidad de excelencia desde la banca.

NBA.com mantiene datos de la alineación de cinco hombres desde la temporada 2007-2008. Asumiendo que los titulares de un equipo son los cinco jugadores que están en la duela más tiempo que ningún otro grupo, los Spurs nunca han tenido en esas 10 temporadas, un Net Rating negativo (esto es, puntos anotados menos puntos recibidos por 100 posesiones) cuando tienen a un jugador de la banca en la duela. La temporada pasada, tuvieron la mejor banca de toda la NBA. Al enfrentar la mayor cantidad de cambios en el roster durante la época de Popovich en esta temporada 2016-17, San Antonio respondió nuevamente construyendo la mejor banca de la liga.

¿Cómo es que han encontrado el éxito tan sostenido recurriendo a los remplazos? "Creo que empieza con identificar quiénes son los jugadores que quierer poner junto a tus mejores jugadores", explica popovich. "Encontrar al personal que quiere rendir por encima de sí mismo, que quiere cubrir un rol y no solo hablarlo, sino que esté satisfecho con ese rol. Porque muchos jugadores pueden decirtelo y podrán hacerlo durante un año, pero luego llega el último año del contrato y ya no quieren ser un jugador de rol específico. Hacen otras cosas. Así que tienes que hacer tu trabajo para asegurarte de que tengas gente a tus estrellas que estén dispuestos a hacerlo a perpetuidad".

Para su gran crédito, los Spurs han hecho eso mejor y de forma más uniforme que cualquier otro equipo de basquetbol. Han estado dispuestos de deshacerse de jugadores claramente positivos que sin embargo no han cumplido con esa actitud, como Luis Scola (cambiado antes de jugar un solo partido en San Antonio), Richard Jefferson y Stephen Jackson, por ejemplo.

Mientras tanto, han estado ciclando continuamente entre piezas útiles de rotación junto al súper sustituto (y mejor jugador de banca de la historia) Manu Ginobili. Piezas como Brent Barry y Kurt Thomas; Robert Horry y Drew Gooden y George Hill; DeJuan Blair, Matt Bonner, Gary Neal, y Tiago Splitter; Boris Diaw, Cory Joseph, Marco Belinelli y Jeff Ayres; y ahora, Patty Mills, Jonathon Simmons, Kyle Andrson, David Lee, Dewayne Dedmon, y Dejounte Murray. Han adquirido algunos de esos jugadores a través de cambios, algunos en la agencia libre tradicional, otros en la agencia libre internacional, en el draft (primera o segunda ronda), en la agencia libra posterior al draft o visoreando en la liga de desarrollo. Han encontrado talento visoreando en cualquier rincón posible del mundo del basquetbol.

Y mientras que Ginobili ha sido por mucho tiempo el baluarte de la banca, Pop asegura que los Spurs no buscan activamente a jugadores que puedan caber a su alrededor. En realidad, buscan ciertas habilidades que puedan ser útiles junto a cualquier tipo de estrella. "Se trata más de intentar tener suficientes defensores, suficientes reboteadores, ese tipo de cosas", explica. "Puedes irte con esos jugadores en el primer equipo o en el segundo dependiendo de las lesiones o algo por el estilo. No traemos gente pensando en que serán realmente buenos en el segundo equipo".

Ginobili es el súper sustituto de los Spurs. Foto por Kevin Sousa-USA TODAY Sports

El cuerpo de remplazos de este año es el más ecléctico de todos. Está Ginobili, por supuesto, quien ha sido la excepción del equipo a sus propias reglas. Incluso el mismo Pop lo reconoce: "Cuando Manu estaba en su mejor momento tuve que dejarlo hacer cosas que yo pensaba que eran locas, porque luego te hacía cuatro cosas para ganarte el juego", asegura con un poco frecuente brillo en sus ojos. "Y no puedo preocuparme sobre hacer siempre lo correcto o lo otro, o la forma convencional, porque es muy creativo".

Mills está hoy en su sexta temporada como un remplazo vital, y está trabajando con la más alta cantidad de minutos, anotaciones y tiros de su carrera. Esencialmente se reparte minutos como armador con Tony Parker (Parker promedia 25.8 minutos por juego, mientras que Mills anda en 22.1 por partido) y también ha arrancado algunos juegos. Es un as en los tiros de tres puntos y suele ser el jugador más rápido en el piso, lo que ayuda a revolucionar a San Antonio para jugar al vigor de los atletas que saltan de la banca con él.

En ese grupo, Simmons puede ser el más atlético, y está semana fue retribuido por su trabajo duro a lo largo de los años con una invitación al Desafío de Estrellas Emergentes. Se quedó sin ser drafteado al salir de la Universidad de Houston en 2012, pero Simmons anduvo de un lafo a otro antes de llegar al roster activo de los Spurs. Su carrera empezó con un equipo llamado Sugar Land Legends, que juega en la Liga Americana de Basquetbol. (Es real, lo juro). Promedió 35.6 puntos por partido en ese equipo y se ganó una prueba con los Toros de Austin, hoy Spurs de Austin, el equipo de San Antonio en la liga de desarrollo. Jugó ahó dos años completos y la rompió, especialmente en su segunda temporada, en la puso una línea de 15-4-4 y fue convocado al tercer equipo de estrellas defensivos. En el verano de 2015 llegó su gran irrupción: una gran actuación son el equipo de los Nets en la Summer League en Orlando le valió una invitación con el equipo de los Spurs en Las Vegas. Simmons llevó al equipo de Becky Hammon al campeonato y fue nombrado el MVP de la Summer League. Dos días después, San Antonio lo firmó en un contrato para la NBA.

Simmons bien podría ser el más atlético Spur en la banca. Foto por Ken Blaze-USA TODAY Sports

Estuvo subiendo y bajando entre el equipo grande y el equipo de la D-League la temporada pasada, mostrando un buen ritmo de tiro, una defensiva de toda la duela desde el ala, y reboteo nutrido. Este año lo ha visto mostrar más de lo mismo, pero de forma más consistente. Solo se ha ausentado en un juego de los Spurs y promedia 18 minutos por partido. Los Spurs han estado abofeteando a los rivales al ritmo de 12.8 puntos por 100 posesiones cuando Simmons está en la duela, impulsado principalmente por una defensa que ha sido más de ocho puntos mejor por cada 100 posesiones en ese tiempo.

Anderson ha ido aportando de forma más lenta que casi cualquier otro prospecto de los Spurs, honrando su apodo de "Cámara Lenta". Es un pasador inteligente, y un reboteador bastante decente, sabe dónde estar y cuándo estar. Su falta de tiro lo vuelve menos útil ofensivamente que lo que el resto de sus aptitudes merecería, y no es un gran defensor, pero puede acoplarse sin problemas a cualquier tiepo de alineación. Es exactamente el tipo de jugador que los Spurs adora traer desde la banca.

Sin embargo, son los tipos grandes en la banca a quienes Pop considera como los salvadores este año. El retiro de Duncan dejó un gran hueco en la alineación titular, y dejar ir a Diaw para hacerle espacio a Pau Gasol privó a la banca de poder. Fue cuando llegaron David Lee y Dewayne Dedmon.

"David y Dewayne han sido maravillosos para nosotros todo el año", asegura Popovich. "Estábamos realmente preocupados de no tener a Timmy y solo tener a Pau y LaMarcus (Aldridge) ahí. Realmente no sabíamos como ellos dos se integraría o cómo serían utilizados. Y en el caso de Dewayne, es uno de esos tipos que es néofito en términos de inteligencia para el basquetbol; empezó muy tarde. Pero, en los rebotes, jugando defensa y dando energía al segundo equipo ha sido alguien especial para nosotros. Y David Lee ha jugado un basquetbol maravilloso en todas las áreas. Anota un poco, gana rebotes, y es tremendo pasador".

Lee está jugando como titular tras la lesión de Gasol, pero él y Dedmon se han acoplado sin problemas desde la banca. La velocidad de Dedmon, su capacidad atlética, y protección del ato han ayudado a cubrir las carencias defensivas de Lee, mientras que la habilidad de Lee para mover el balón y jugar en el espacio han liberado a Dedmon de tener que hacer más cosas de las que puede ofensivamente. "Solo corre la duela, gana rebotes, pon pantallas, muévete y clávala", como describe Dedmon. Un jugador con su capacidad física en la línea frontal es algo que los Spurs no han tenido en el pasado, y ha habido algo de ajuste entre los habituales para jugar con él. "Definitivamente. 'Muy atlético', no es algo a lo que estamos acostumbrados. Así que esto sigue siendo un trabajo en proceso".

Sus habilidades y su energía para trabajar más que el jugador rival es una de las cosas que han abierto oportunidades para los otros Spurs en la duela. "Algunos ya lo dan por hecho", asegura Dedmon. "Le ganas a alguien en la duela, le das a tu equipo alguien que está cerca de la canasta, pero también abres la esquina de tres puntos para alguien".

Murray es joven pero impresiona. Foto por Kevin Sousa-USA TODAY Sports

Y finalmente, está el joven de 20 años, Dejounte Murray. Apenas tuvo minutos de verdad en juegos recientes, y Popovich ha quedado notablemente impresionado. "No sabía qué esperar de Dejunte", asegura Pop. "Solo pensaba en que le tomaría tiempo y no esperaba realmente que hiciera algo este año, excepto que madurara, se fortaleciera, jugara en la D-League y ganara algo de experiencia, además de aprender del juego de pantallas y movimiento de la NBA. Pero una vez que lo pusimos jugó tan bien que yo quería tenerlo ahí para que sintiera lo que es viajar y jugar. Y cuando Tony ha estado lastimado y ha iniciado, ha hecho un gran trabajo".

Murray ha iniciado los últimos cuatro juegos y promedia 13.3-3.3-3.3 en 25.3 minutos por juegos, tirando para 56 por ciento desde el campo y 43 por ciento de tres puntos. San Antonio ha ganado los cuatro juegos, incuyendo tres en la gira, y uno de los cuales fue ante los actuales campeones. "No parpadeó en Cleveland", señala Popovich. "Es un juego grande por televisión, las luces encendidas, y eso me preocupaba por cómo se sentiría. Pero no se ablandó". Murray anotó 14 puntos, con siete de diez en disparos, y entregó seis asistencias. Mills cerró el juego pero Murray estuvo en la duela gran parte del inicio en el último cuarto cuando los Spurs tomaron la ventaja. Parece en buen camino para ganarse la confianza de Pop.

Jóvenes o veteranos. Estadounidenses o extranjeros. Con pedigree o sin él. Los Spurs se enchufarán y jugarán a quien sea que esté dispuesto a conocer, y apegarse a su rol específico, y que pueda ejecutar el plan de juego ofensivo y defensivo. Eso es mucho más facil de decir que de hacer, y los Spurs -solo por que son los malditos Spurs- han encontrado la forma de tenerlos año tras año.

Suscríbete a nuestro boletín y no olvides seguirnos en Facebook y Twitter.