NBA draft

El jugador de baloncesto que quiere llegar a la NBA... desde YouTube

Thon Maker tiene 19 años, mide más de dos metros y es la estrella de uno de los mixtapes de baloncesto más vistos de YouTube: ¿le servirá eso para alcanzar la NBA... o será todo humo?
23.5.16
Image via YouTube

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Las únicas personas en la Tierra cuyas vidas pueden cambiar gracias a un mixtape son los raperos… bueno, y las promesas del baloncesto norteamericano. Cada año, el draft de la NBA trae consigo un debate eterno: ¿quién será el próximo número uno?

Los mixtapes —que vendrían a ser una recopilación de los mejores momentos de las jóvenes promesas— se convierten en esta época del año en la principal guía para el público general de lo que está por venir… y, habitualmente, eso significa subrayar las cualidades mitológicas de los chavales que apuntan a la élite del baloncesto norteamericano.

Publicidad

En los últimos años, nadie había causado un impacto equiparable al que está consiguiendo un tipo llamado Thon Maker.

Más baloncesto: Así es ser jugador de la NBA… sin haber pisado jamás un pabellón americano

En su breve —y muda— película sobre sí mismo, un jugador cuyo nombre y estilo de juego evocan a los personajes de Marvel, podemos ver a un adolescente sudanés de más de dos metros de altura que corre, hace fintas, pasa, gira, machaca y, a veces, tira como un alero moderno dominante.

Maker parece un destructor, y además le apoya el título de su vídeo, que promete una revolución en el mundo del baloncesto: sus más de dos millones de visitas dejan comentarios que le tildan de creación de videojuego convertida en realidad, o un emisario extraterrestre del futuro del deporte.

La realidad es que estos mixtapes suelen ser tan sensacionalistas como los teasers de las películas de Hollywood: todo el mundo sabe que no son de fiar a la hora de escribir un informe de cazatalentos. Aún así, ver a un joven de ese tamaño y edad moverse y ejecutar jugadas de esa manera es ciertamente chocante.

Maker se declaró eligible para el draft de la NBA el mes pasado, a los 19 años. El jugador llegó al NBA Combine de Chicago quitando hierro a su legendario vídeo, que cumple ya dos años.

"La gente debe dejar de molestarme con lo del mixtape", contestó al corrillo de periodistas congregados entorno a su mesa. "Ese no soy yo. Estoy seguro de que la mayoría de la gente ni siquiera ha visto uno de mis partidos al completo, así que no han visto ni mi rotación defensiva, ni la forma en la que me comunico con mis compañeros, ni cómo paso el balón".

Publicidad

"Algunas personas utilizan ese vídeo para identificarme, pero yo les explico a los equipos con los que me he entrevistado de que no soy esa persona", afirma Maker.

El quid de la cuestión es que el mixtape, por muy hiperbólico y selectivo que parezca, constituye gran parte de lo que el baloncesto norteamericano conoce, o creer conocer, sobre Thon Maker.

Thon Maker has HIGHEST No-Step Vert(32") & 2nd highest MaxVert(36.5") of player OVER 6'11 in NBA History #NBACombine pic.twitter.com/YrqYIwZ9yn
— Sky Smith (@Sky_Smith_) May 13, 2016

La familia de Maker huyó de Sudán cuando él tenía seis años para establecerse en Australia; cuando él tenía 13 años, se mudaron a Estados Unidos. Desde entonces ha vivido en multitud de lugares… tantos, de hecho, que ni siquiera recuerda todos los nombres.

"He experimentado todos los climas posibles", bromea. Lo que no ha disfrutado, de momento, es una situación estable y altamente competitiva en la pista de baloncesto. Como resultado de tanto ir y venir, Maker cuenta más con una mística que con un informe preciso de cazatalentos: de hecho, podríamos asegurar que dentro de los círculos de la NBAse le ve más como un ente etéreo que como un jugador de carne y hueso.

Su relativamente baja participación en los eventos del Draft Combine solo sirvió para acrecentar dicha aura; físicamente es tan sorprendente como su fama, incluso entre los gigantes y dioses menos atléticos de su generación del draft, pero eso no le convierte en alguien —o algo— menos abstracto.

Publicidad

Maker alcanzó todas las metas en la prueba de salto vertical con facilidad, así que obligó a los evaluadores a aumentar los límites de la prueba. Con Aaron Gordon, la sensación de los Orlando Magic, pasó lo mismo hace apenas dos años.

Maker también realizó movimientos alrededor de algunos conos para probar su agilidad. En su primera vuelta, Maker tiró uno de los conos. Fue difícil, en aquel momento, no pensar cuántos miles de dólares de contrato se pueden perder por haber tirado un cono de plástico.

Imagen vía YouTube

Sin embargo, Maker no jugó los partidos de entrenamiento, y no está claro si tocó siquiera un balón durante su estancia en Chicago. La NBA forzó un poco sus reglas de elegibilidad para que Maker entrara en el draft directamente desde el instituto; el problema de dicha excepción es que su valor en el draft, como hasta ahora, es un tanto dudoso.

Desde la perspectiva institucional se entiende que un año en la universidad puede demostrar muchas más cosas que ninguno, y en el caso de un jugador tan único como Maker provoca que no haber pisado más categorías formativas sea un obstáculo mayor. De momento, las proyecciones sitúan a Maker fuera de la primera ronda, aunque nunca se sabe qué puede pasar.

A pesar de esto, o a causa de ello, Maker aún posee algo de su misterio. La gente quiere saber quién es, y aunque su presencia fue la más llamativa en el Combine, los periodistas fueron sorprendentemente tímidos cuando Maker se sentó para escuchar la primera pregunta: el trámite duró más de lo esperado y, cuando por fin empezó la ronda, el jugador respondió con tranquilidad, tono bajo y un acento algo distintivo.

Publicidad

Thon Maker #NBACombine pic.twitter.com/DYJVYh1k5K
— PROSPECT-CENTRAL (@Paradigmn13) May 13, 2016

Según Maker, su inspiración para llegar a la NBA es Kevin Garnett, aunque compartió que nunca llegaría a los límites de trash talking de su ídolo: "No voy a llegar al punto de hablar sobre las madres de mis rivales", explica con cara de póker.

Maker podría pasar como un ciudadando de cualquier latitud, y también menciona que posee lo que él considera dos familias: una biológica y otra de entrenamiento. Edward Smith, a quien describe como su guardián, encontró a Thon cuando era un adolescente y se lo llevó primero a Estados Unidos y después a Canadá.

Smith ha sido, tal vez, el miembro más importante de la familia de Maker en los últimos tiempos. Los escépticos se tomaron la decisión de Smith de llevarse a Maker a jugar a Canadá como un indicio de que estaba muy lejos de la competición estadounidense; esta forma de pensar hizo que la decisión de Maker de intentar alcanzar la NBA haya sido aún más sorprendente.

Aunque ha subido 12 kilos en 15 meses, solventando así las dudas de algunas franquicias en lo referente a su delgada constitución, a Maker todavía le falta recorrido para demostrar que puede lidiar con el juego físico de la NBA. Es algo común entre la mayoría de los adolescentes de 19 años, pero los equipos reacios al riesgo tienden optar por no creer en las posibilidades de estos tipos.

Esto ayuda a explicar por qué Giannis Antetokounmpo, de los Milwaukee Bucks, un atleta igual de único que tampoco había pasado una prueba verdadera de baloncesto, acabó siendo el pick número 15 del débil draft de 2013. Varios General Managers a día de hoy se echan las manos a la cabeza al ver hasta dónde ha llegado el joven griego, uno de los mejores de su clase en la NBA.

Publicidad

En las próximas semanas, las pruebas de Maker con los equipos de la NBA le darán una mejor oportunidad de disipar dudas y hacer temblar al resto de colegas de promoción. Quizás también pueda generar nuevas dudas, pero de bien seguro que estas sesiones tendrán un inmenso impacto sobre su posición en el draft.

Estos momentos serán privados, lo que generará más especulaciones y sorpresa sobre quién —y qué es— Thon Maker sobre el parqué. Es absurdo juzgar a cualquier jugador según sus mixtapes, pero a falta de otras pruebas y con mucho que soñar, es razonable pensar que el vídeo de Maker vaya a obtener otra buena tanda de visitas.

Maker reconoció que sus entrenamientos tienen mayores consecuencias que cualquier otra persona por lo poco que se ha visto de él. Se encuentra en medio de una remolino mediático, esperanzador y lleno de especulaciones, pero la confianza de Maker parece extraordinaria.

Cuando uno de los periodistas se dio cuenta de que el trofeo Larry O'Brien de la NBA sirve de adorno para la pantalla del móvil, este sonrió. "Me encantan los trofeos", aseguró. "Los colecciono en mi cuarto, así que tomen nota".

Sea lo que sea lo que le depara el futuro, a Maker no le debería resultar incómodo ser el centro de atención: los demás, sin embargo, deberemos esperar para saber si este centro será una pista de la NBA… o si al final todo quedará en el etéreo mundo de YouTube.

Sigue al autor en Twitter: @johnwilmeswords