FYI.

This story is over 5 years old.

FIGHTLAND

Todos quieren enfrentar a Khabib Nurmagomedov, incluso BJ Penn

La lista de peleadores dispuestos a reemplazar a Tony Ferguson en UFC Tampa es larga y un tanto extraña.
6.4.16
Photo by Josh Hedges/Zuffa LLC

El MMA como la vida, es una amante caprichosa, y no podemos culpar a nadie más que a nosotros mismos cuando destruye nuestras esperanzas. Sólo significa que fuimos lo suficientemente tontos como para tenerlas en primer lugar.

Tomemos como ejemplo la pelea programada para la estelar de UFC Tampa, el próximo 16 de abril entre los contendientes Khabib Nurmagomedov y Tony Ferguson. ¿Alguno de nosotros creímos, en el fondo de nuestro corazón, que la pelea se llevaría a cabo? Después de todo, han pasado dos años desde que Nurmagomedov peleó en el octágono, dos años llenos de lesiones y miseria y tres peleas canceladas. Por todos sus logros y su genialidad para el grappling y sus sombreros incomparables, Nurmagomedov es conocido en este momento como un recuerdo de la fragilidad humana y el declive. Todas las remontadas del daguestaní han sido evitadas por el cruel destino, cada cancelación ha sido más desgarradora que la anterior. Primero esperanza y luego decepción, y al final desesperanza. Cuando se vio obligado a retirarse de su última pelea en octubre debido a una lesión en la costilla, el indomable Nurmagomedov parecía resignado a su destino, escribiendo en Instagram, "No estoy seguro si regresaré". Los dioses del MMA se pasaron del límite en aquella ocasión. Algo se rompió. Para Nurmagomedov, primero que nada, pero también para los fans del deporte.

Publicidad

Pero los dioses del MMA no son crueles, sino que también son caprichosos. Cuando ayer se anunció que la pelea de Ferguson/Nurmagomedov se había cancelado, la sorpresa no fue que no había sido Nurmagomedov sino Ferguson el que se había lesionado. ¿Quién hubiera pensado que fuera posible? Incluso mientras nos lamentamos por la cancelación de la pelea nos maravillamos ante la novedad. Cuando se lidia con los destinos en el MMA, cualquier cosa diferente es buena.

Claro, a menos que la lesión de Ferguson sea prueba de que la lesión de Nurmagomedov cambió forma y ahora afecta a todos los que están en contacto con él. Tal vez a los dioses ya les fastidió molestarlo directamente y decidieron cambiar las cosas, molestarlo a él y a nosotros, atacando a su oponente en vez de a él. En ese caso sería sabio que los otros peleadores, que son un montón de supersticiosos, se mantuvieran alejados de Nurmagomedov por miedo a dañar sus costillas, pulmones y carreras, ¿verdad?

Pero no: incluso en su ausencia, Khabib Nurmagomedov siguió siendo una fuerza en la división y una sombra para sus potenciales oponentes, desde el excampeón Anthony Pettis hasta el actual campeón Rafael dos Anjos. Los peleadores quieren enfrentarlo. De hecho, la única persona a quien los demás parecen querer más que a Conor McGregor, y una pelea on Nurmagomedov no daría la misma ganancia monetaria que el irlandés. Lo que significa que enfrentarlo debe significar algo más, más profundo que el dinero o la exposición. Los peleadores deben sentir que tienen que ponerse a prueba, medirse y que no han logrado lo que necesitan si no lo enfrentan. Si puedo derrotar a este hombre que alguna vez derrotó a un oso entonces merezco estar donde estoy.

Publicidad

Así que Nurmagomedov pidió un nuevo oponente en Twitter— "alguien, quien sea y en cualquier peso"— y recibió varias respuestas. Donald "Cowboy" Cerrone, por supuesto, quien se deleita en pelear tan a menudo como pueda y con tan poco tiempo de anticipación como sea posible, y que le respondió en Twitter a Ariel Helwani de MMAFighting cuando declaró también en Twitter que convencer a cualquier peleador de enfrentar a Nurmagomedov con diez días de anticipación sería complicado.

Y luego el campeón reinante de peso ligero, Rafael dos Anjos lanzó su nombre a la discusión, buscando su primera pelea desde que se lesionó antes de enfrentar a Conor McGregor y también vengar su última derrota, cuando cayó a manos de Nurmagomedov misma que causó que el daguestaní lo atormentara por ser un "campeón falso" desde entonces.

Pero debido a que dos Anjos no regresará a las competencias hasta julio y Nurmagomedov, un musulmán devoto, no puede pelear en julio porque estará recuperándose del Ramadán, lo más que podemos esperar es que ambos son más provocaciones en redes sociales y comentarios religiosos disfrazados de hastags.

Pero si los dioses del MMA han sido crueles con Khabib Nurmagomedov al maldecirlo con lesión tras lesión en el mejor momento de su carrera, ellos (y la vida) han guardado los más grandes tormentos para el peleador, llenando su mente con sueños de regreso más allá de sus habilidades y redención más allá de su capacidad, y lo atormentan con recuerdos de días más gloriosos. No hay nada peor que ver a un peleador aún atrapado en ilusiones y nada más peligroso, tanto para el peleador como para aquellos que lo quieren pero ahora quieren que desaparezca en el pasado. Por lo que sólo podemos esperar que el tuit de anoche sobre BJ Penn contactando a UFC para solicitar una pelea contra Nurmagomedov haya sido una broma.

A dos años de un descanso sabático que siguió a tres brutales e innecesarias derrotas a manos de peleadores más jóvenes y siete años después de su mejor momento, Penn es un hombre bajo la influencia de fuerzas que lo acecharon y arruinaron a muchos peleadores antes que a él, como Muhammad Ali —fuerzas que llegan por la noche y susurran en tu oído: Todavía puedes. Aún eres el mejor. Recuerda tus días de gloria. Puedes tenerlos de vuelta.

Una pelea entre Khabib Nurmagomedov y BJ Penn no sería una maldición; serían los fríos, duros e inevitables hechos de la vida y la decadencia arraigados en el cerebro y sangre de un peleador demasiado terco como para reconocerlos. Ahora Nurmagomedov no sería el que recibiera la lección, sino el encargado de llevar el mensaje. Supongo que es diferente.