Cómo disfrutar Nochebuena atrapado en el aeropuerto

FYI.

This story is over 5 years old.

Cómo disfrutar Nochebuena atrapado en el aeropuerto

Es 24 de diciembre y son las dos de la tarde. Si estás en el aeropuerto esperando tu vuelo, tal vez sea el momento de aceptar que pasarás Nochebuena ahí. Quizás puede ser divertido.

¡Ho, ho, ho! ¡Feliz Nochebuena!

Si estás leyendo esto es porque no estás metido en la cocina luchando con el enorme pavo que sigue crudo y ya no sabes cómo terminar de hacer. Quizás estés recostado en el sillón de la casa de tu mamá, bebiendo cerveza esperando a que la cena se sirva mágicamente. O tal vez eres una de las tantas personas que están atrapadas en el aeropuerto esperando a que tu vuelo atrasado —no importa dónde estés y a dónde vayas, seguramente está atrasado— por fin sea anunciado.

Publicidad

Si es así, puede que sea el momento de considerar pasar Nochebuena en el majestuoso palacio de aeroplanos. Lo mejor es que le mandes un mensaje de texto a mamá porque ésta será una víspera de Navidad muuuy larga.

Pero, ¡no te preocupes! Tener una experiencia turbulenta durante tu viaje en días festivos es una tradición tan arraigada, como arañar a la gente que quiere llevarse la prenda que elegiste el día de rebajas. Da un paseo por las tiendas del aeropuerto y compra todos los utensilios navideños que veas, así como sosas innecesarias. Y prepárate —mental y fisicamente— para pasar la noche con un montón de extraños.

LEER MÁS: Pasar la Nochebuena y el Año Nuevo trabajando en la cocina es mejor de lo que parece

pissed-dude-in-airport-with-elves

Quizás encuentres un restaurante que venda pavos cocinados completos (¿por qué no?) Cómpralo, invita a comer a un agente de seguridad, obvio no te va a mirar feo, es víspera de Navidad y todo mundo tiene actitud positiva. Toma una de las charolas donde normalmente pondrías tu equipaje de mano para que sea revisado bajo rayos equis. ¿Ves? Cabe perfecto.

perfectly-cooked-christmas-goose-x-ray

Si no hay asientos disponibles en el patio de comida, ¡no te sientas mal! Los aeropuertos están conscientes de la tensión que los viajes en días festivos generan. Durante la crisis navideña, es tradición que los empleados motiven a los viajeros a ser creativos con el lugar donde consumen alimentos dentro de la terminal.

LEER MÁS: Navidad a domicilio

Publicidad
diaper-changing-station-for-dinner

Intenta llevar una mesa cerca de la taza del baño, ya que cuando hay mucho tráfico en los pasillos del aeropuerto es casi imposible encontrar un lugar para sentarse. En mi experiencia, el baño es el único lugar en el que querrás comer en la mesa de los niños. Las estaciones para cambiar el pañal son planas y robustas, y si pueden aguantar el peso de un bebé, entonces definitivamente pueden aguantar la cena también.

feasting-area-is-for-diapers

¿Se te antoja un digestivo después de tragarte ese pavo? Antes de acostarse a dormir la siesta en tu compuerta, debes dirigirte al bar del aeropuerto para reunirte con el resto de los viajeros que están ocupados ahogando sus penas. La terminal tiene un montón de bebidas alcohólicas dentro de sus paredes, pero con todo tipo de agencias federales que vigilan el lugar, las normas de bebidas pueden ser bastante estrictas a veces. No temas. Tan solo se necesita un poco de trabajo en equipo para subvertir esos molestos reglamentos.

LEER MÁS: Así se ven 200 calorías en bebidas alcohólicas navideñas

creepy-elves-at-airport-bar

¡Maldita sea! ¿Tu vuelo sigue —cancelado— atrasado? Cuando intentas aprovechar el tiempo, las bienes raíces en el piso del aeropuerto son una valiosa mercancía, (sobre todo cuando se trata de encontrar corriente eléctrica para tus miles de aparatos). Puede que tengas un departamento de renta controlada en el barrio más rápidamente gentrificado del Polo Norte —o de la Ciudad de Méxic—, pero ninguna propiedad es tan valiosa como el suelo frente a una toma de corriente en un aeropuerto. Quédate ahí todo el tiempo que puedas, no importa cuántas personas traten de desalojarte.

Publicidad
charging-station-xmas-tree

Y después de todo eso, si tu avión en verdad está teniendo problemas para despegar ya sabes que siempre le puedes llamar al mismísimo gordo viejo y alegre. Con un poco de suerte, Santa, Rudolph y el resto de renos harán una escala en el aeropuerto también, y por lo general estarán más que contentos para darle un empujón a tu avión para que salga de la pista.

airplane-being-tugged-by-santa

¡Mierda! Olvidé mi cargador! Bueno, ni modo. ¡Feliz Navidad a todos!

Gráficos porDave Maggio y Studio Malagón Con Anton & Larry Spivack Gracias a Misha Spivack, Brad Bush y Elena Tarchi

Este artículo se publicó originalmente en diciembre de 2015.