Publicidad

Así se siente trabajar en un bar embrujado

Karen Brownlee ha trabajado en Earnestine & Hazel's durante 13 años, tiempo durante el cuál ha oído voces, escuchado ruidos de poltergeists y recibido señales del más allá.

por Karen Brownlee
27 Octubre 2015, 4:00pm

Photo via Flickr user Sean Davis.

He estado trabajando en Earnestine & Hazel's desde hace 13 años. Sí señora. Si alguna vez entras, todavía estaré aquí. Soy como algo fijo en la pared. Empecé a trabajar aquí a finales de 2001. Me encanta. Soy originaria de Memphis, ahí nací y crecí.

Para ser honesta, no me gusta hablar de estas cosas cuando estoy en el trabajo. Me da una sensación extraña porque siento que los espíritus pueden estar escuchando y me siento como si a ellos o a algo les estuviera faltando el respeto. Es una locura, lo sé, pero no sé cómo explicarlo.

El edificio de Earnestine & Hazel's se fundó a finales de 1800, cuando fue construido como una iglesia. Después fue una farmacia y una tienda de artículos varios, y luego un café de jazz antiguo y un burdel, antes de convertirse en un bar, por lo que hay una gran cantidad de espíritus inquietos aquí. El burdel estaba arriba. El marido de Earnestine era dueño del club, y todos los músicos de jazz solían pasar el rato aquí. Ray Charles solía quedarse arriba, se metía heroína y se acostaba con prostitutas.

Photo via Flickr user Sean Davis.

El cuarto azul de Earnestine &Hazel's.

Earnestine y Hazel, quienes eran hermanas, vinieron aquí a mediados de la década de 1950, y luego Russell George lo reabrió el Día de San Patricio en 1993. Hazel murió en 1995, pero Earnestine no murió sino hasta 1998. Russell y ella se hicieron muy buenos amigos. Ella le contó todo sobre el lugar, y pasaban ahí el rato. Pero después de trabajar aquí, lo hemos experimentado. Russell, que era el dueño anterior, se suicidó hace un año en el piso de arriba. Hizo ese lugar lo que es hoy.

Una vez, mi compañero de trabajo y yo estábamos hablando de James Brown en el día en que murió. De repente, el tocadiscos se prendió de la nada y empezó a tocar I Feel Good.

Nunca había venido, con excepción de una vez, antes de empezar a trabajar aquí. Desde siempre el lugar ha sido conocido por sus famosas hamburguesas Soul. Yo solía venderle la carne de hamburguesa a Russell. Trabajé en un mercado de carne durante seis años, y él me dijo que si alguna vez quería un trabajo, viniera. Yo nunca antes había trabajado en un bar, me asusté de estar sola en ese bar grande y viejo.

Sin embargo, aquí pasan cosas raras todo el tiempo. He estado sola y escucho el piano tocando en el piso de arriba. Suena como si las personas estuvieran vagando, hablando allá arriba. Todas esas habitaciones del burdel siguen arriba. Los tipos paranormales están siempre aquí, pasan la noche. No se puede tomar una foto aquí sin que salga un orbe. Están por todas partes.

He oído, aunque no estoy segura de que sea cierto, que algunas de las prostitutas fueron asesinadas allá arriba. Estoy bastante segura de que todos los espíritus son mujeres. Yo nunca estudié nada de eso, y nunca había creído nada sobre fantasmas hasta que empecé a trabajar aquí. Pero no tengo duda de que hay algo en este edificio.

Siento que lo que sea que esté aquí me cuidará, porque respeto mucho el lugar. Había un tipo que trabajó aquí durante 15 años. Subió un día, y te lo juro, bajó corriendo por el bar, salió por la puerta, hasta su casa. Ya no vuelve a subir desde entonces. No sabe lo que vio, no lo puede explicar, pero dice que le causó horror.

En general he tenido que lidiar con la parte de arriba, excepto que abajo la máquina de discos a veces se enciende periódicamente y reproduce canciones al azar y esto sucede todo el tiempo, puede preguntarle a mis clientes, a veces estamos sentados hablando de algo y la máquina de discos se prende en una canción relacionada con lo que estamos hablando.

Es realmente raro.

Una vez, mi compañero de trabajo y yo estábamos hablando de James Brown en el día en que murió. De repente, el tocadiscos se prendió de la nada, me espantó de muerte, y empezó a tocar I Feel Good.

En otra ocasión, un paranormal estuvo aquí hablando de exorcismo y esas cosas con Russell, y de repente la canción de los Rolling Stones, Sympathy for the Devil, comenzó a sonar así nada más, lo juro. Creo que la única vez que realmente me asusté fue cuando yo estaba de pie en la máquina de discos y me sentí como si alguien me hubiera tocado.

Photo via Flickr user Sean Davis

Una de las consolas de Earnestine & Hazel's.

A veces puedes tomar fotos y ver caras en las paredes. Demonios, tengo clientes que van arriba con sus pequeños aparatos y cosas así. He estado allí cuando tienen sus linternas encendidas y, cuando entro, están diciendo: «Karen está aquí, Karen está aquí» y las linternas empiezan a apagarse y a encenderse. En ese momento me levanto y me voy, ya sabes.

A veces se escuchan voces. Realmente no se puede entender lo que están diciendo, pero la gente está hablando. Todo el mundo solía pensar que el tipo de limpieza que tuvimos durante años estaba loco porque decía que en cuanto entraba en ciertas habitaciones alguien decía: «Aquí está otra vez». Pero yo le creo, definitivamente, después de trabajar aquí durante 13 años. No tengo duda.

De repente las luces comenzaron a ponerse más brillantes, más tenues, más brillantes, más tenues, y así. De pronto, este lugar brilló tanto como la luz del sol.

También he visto gente que se burla del lugar. Una noche, esta es una historia real, algunas personas estaban sentadas en el bar burlándose de los fantasmas, y hablando mal de Earnestine y Hazel. De repente las luces comenzaron a ponerse más brillantes, más tenues, más brillantes, más tenues,y así. De pronto, este lugar brilló tanto como la luz del sol.

También he tenido todo tipo de experiencias extrañas con el dinero. Una vez se nos perdió una bolsa de dinero, no podíamos encontrarla, por ninguna parte. Entonces, un viernes, literalmente cinco años después, yo estaba en el billar con un compañero de trabajo, y no había nada de gente en el bar. Golpeé la bola blanca de la mesa y rodó debajo de un sofá. Alzamos el sofá, y debajo estaba una bolsa de dinero con telarañas y otras cosas por todas partes. Le llamé a Russell y me dijo: «No tengo ni idea de dónde vino». El próximo sábado, otro compañero de trabajo estaba jugando billar. Pasó lo mismo, golpeó la bola blanca fuera, y se fue abajo del sofá. Alzamos el sofá y en el mismo lugar estaba la bolsa de dinero que había estado ausente durante cuatro o cinco años.

Puede que no quieras escuchar esta última historia, pero es verdadera, y fue cuando supe que algún espíritu estaba aquí.

Como dije, he estado trabajando aquí durante mucho tiempo. En 2007, a sus 24 años de edad, asesinaron a mi hijo. Yo estaba en el trabajo y me enteré de que le habían disparado. Para no hacer el cuento largo, así fue como supe que Earnestine –creo que es Earnestine– me estaba cuidando. Cuando volví al trabajo, yo estaba sola, sentada en el extremo de la barra, y estaba llorando inconsolablemente. Le dije a Dios: «Por favor, dame una señal de que mi hijo está bien».

Cuando me asustaba de estar aquí comenzaba a hablar con Earnestine. Sé que suena loco, pero estar aquí es un poco espeluznante. Le dije: «Earnestine, por favor dame una señal de que mi hijo está bien». De la nada, este pequeño pajarito vino caminando hacia mí justo encima de una de las cabinas. Miré hacia abajo, y el pequeño pájaro se acercó a una puerta de hierro, donde la puerta estaba abierta, y salió volando. Esa fue mi señal de que mi hijo estaba bien, cuando empecé a hablar con Earnestine y el pájaro apareció y salió volando. Fue muy extraño. Justo en ese momento, esta pequeña señora vino, nunca la había visto antes en mi vida. Entró y dijo: «Oiga, señora, ¿está bien?» No sé de dónde venía, nunca la volví a ver, pero empecé a hablar con ella de todo un poco. Y ya sabes, esa señora salió de mi bar y regresó una hora más tarde, y me había comprado un collar de plata con un pájaro.

No supe su nombre ni nada. Me dio ese collar y un gran abrazo y se fue. Nunca la volví a ver. Ahora, eso debe significar algo, ¿no? Que ella regresara con un collar con un pájaro, así como así. Es una historia verdadera, no estoy mintiendo acerca de eso, no miento sobre nada. Russell me dijo: Karen, Earnestine está velando por ti.

The bar. Photo via Flickr user Eric Allix Rogers

El bar.
Karen Brownlee es bartender y gerente en Earnestine & Hazel's Juke Joint en Memphis, Tennessee.

Desde entonces, ya nunca he tenido miedo de estar aquí. Escucho cosas raras, pero no me importan. Amo este lugar. Es como mi casa. He conocido a tanta gente buena, me han pasado tantas cosas buenas aquí. Algunas personas se inquietan y se asustan, pero yo ya no.

Este artículo apareció originalmente en MUNCHIES el 31 de octubre de 2014.

Tagged:
Munchies
Food
mexico
Halloween
Ciudad de México
Voces
bebida
bar
trabajo
poltergeist
emburjado
ruidos