Política

Rumanía acaba de legalizar la corrupción política

Y como no podía ser de otra manera, miles de personas han salido a las calles de Bucarest para protestar.

por Mihai Popescu
03 Febrero 2017, 9:46am

Imagen superior por Răzvan Băltărețu

El miércoles por la noche, una manifestación de cerca de 150.000 personas en Bucarest se vio interrumpida por una pelea entre un grupo de hooligans y las fuerzas especiales de la policía. Los primeros habían empezado a lanzar objetos incendiarios y hielo a la policía y a los manifestantes, causado heridas en la cabeza a varios. Asimismo, durante las protestas un periodista alemán fue detenido

Más de 150.000 personas se manifestaron frente a la sede del gobierno rumano el miércoles por la noche. Foto por Iulia Roșu

Las protestas se iniciaron tras conocerse que en actual gobierno rumano había aprobado una ley por la cual ya no es posible condenar a ningún político por delitos cuyas penas fueran cinco años de prisión o menos. En pocas palabras, esta ley sirve para legalizar la corrupción en Rumanía. Asimismo, su aprobación implica que se conmutarán  miles de penas de prisión, sobre todo las de políticos acusados de corrupción y malversación de cantidades millonarias de los fondos públicos.

La experta en materia de corrupción Laura Ștefan aseguró  a VICE Rumanía que "el principal beneficiado de esta ley es Liviu Dragnea", líder del partido que gobierna el país actualmente, el PSD. Sobre Dragnea pesan cargos por organizar un fraude electoral durante el referéndum sobre la destitución del presidente en 2012. Esta nueva ley le permitiría salir impune del delito que se le imputa y volver a ejercer.

Hooligans prenden fuego al mobiliario urbano en la plaza Victoriei, en Rumanía. Foto por Răzvan Băltărețu

Otra de las normas que se aprobarían con la nueva ley estipula que las víctimas de un delito no pueden presentar cargos pasados seis meses del delito en cuestión. Eso significa que va a ser mucho más difícil para las víctimas de delitos especialmente traumáticos —como violaciones o abusos a menores— buscar ayuda en la justicia.

Los manifestantes observan los enfrentamientos entre hooligans y antidisturbios. Foto por Răzvan Băltărețu

Los ciudadanos rumanos llevan más de dos semanas manifestándose contra los nuevos decretos gubernamentales. Debido a las tensiones, las autoridades prefirieron no debatir sobre la ley en sesión normal y la aprobaron el pasado martes por la noche durante lo que anunciaron que sería un debate sobre los presupuestos nacionales.

Esa misma noche, pese al frío reinante, cerca de 15.000 personas salieron a manifestarse frente a la sede del gobierno en Bucarest. Preguntado sobre por qué esta ley se había aprobado tan rápidamente, el ministro de justicia rumano, Florin Iordache, se negó a responder y pidió que se pasara a la siguiente pregunta.

Foto por Ioana Epure

El miércoles se reunieron en Bucarest diez veces más personas que el día anterior. Pero no fueron las únicas: en otras ciudades rumanas y del resto de Europa ( Berlín Londres París y Bruselas), la gente también salió a la calle para mostrar su desacuerdo. Se calcula que en total fueron 300 .000 los manifestantes en lo que se ha convertido en la mayor protesta en los últimos veinte años de la historia de Rumanía. Varios líderes europeos han advertido al gobierno rumano   que esta medida resultará perjudicial para el país. Desgraciadamente, su advertencia no parece haber servido de mucho, por ahora.

Traducción por Mario Abad.