FYI.

This story is over 5 years old.

18+

Juguetes sexuales para abuelitas

Cuando se trata de autocomplacerse, las personas mayores tienen necesidades especiales.
22.1.15

Este año, nueve proyectos fueron financiados por el consejo danés de investigación independiente. Uno de estos es un estudio sobre cómo hacer el juguete sexual perfecto para mujeres posmenopáusicas. Svala Vangsdatter Andersen, pionera en la investigación sobre juguetes sexuales, dijo que su trabajo buscaba "darle voz a las mujeres mayores como minoría sexual, pues rara vez son tomadas en cuenta en temas sobre lujuria, deseo y sexualidad". Además de trabajar con documentos científicos, Andersen piensa entrevistar a mujeres posmenopáusicas y preguntarles sobre sus necesidades sexuales; después dará estos datos a los estudiantes de la Escuela de Diseño de Copenhague para que construyan el juguete sexual perfecto para este grupo específico.

En vista de que el gobierno danés creyó que valía la pena crear el juguete sexual perfecto para una abuelita, VICE también quiso entrar en el proyecto. Como Svala apenas comienza sus estudios, buscamos una experta en el tema del autoplacer. Joan Price, una señora de 71 años, autora de varios libros sobre sexo para mayores y crítica de juguetes sexuales en su blog Naked At Our Age, nos contó lo que se necesita para excitarse a esa edad.

Publicidad

VICE: ¿Cómo entraste en el mundo de los juguetes sexuales?
Joan Precio: Desde hace 30 años uso juguetes sexuales. Me encontré con la Magic Wand y la utilicé como un "masajeador personal", pero en realidad es un tonificador muscular que te da un color rosado. Hace ocho años murió mi esposo y cuando me sentí preparada para continuar con mi vida sexual, no tenía ganas de buscar una nueva pareja. Entonces empecé a usar diferentes juguetes sexuales hasta encontrar el que más me servía. Reseñé cada uno en mi blog Naked At Our Age, hasta ahora llevo 75 y tengo un cajón lleno esperando ser calificados.

¿Cómo han cambiado los juguetes sexuales en los últimos 40 años?
¡Cambiaron mucho! Hay docenas de variedades y cientos de ajustes en esas variedades. Uno los puede encontrar en tiendas para mujeres que se especializaron en temas sobre educación sexual y en la venta de estos productos.

¿Cómo se obtiene una puntuación perfecta en tu blog?
En primer lugar, el juguete tiene que resisitir mucho porque las mujeres mayores son muy lentas en estas cuestiones. Es importante que no se descargue rápido, se sobrecaliente o se incendie. El juguete tiene que ser capaz de funcionar en su máxima intensidad durante largos periodos de tiempo, porque con la falta de flujo sanguíneo en los genitales, gran parte de los adultos mayores pierden sensibilidad.

Cuando se trata de un juguete de penetración, me gustan los delgados; si no tienes relaciones activas con una pareja, puede llegar a ser doloroso el hecho de insertar un juguete. La longitud no es problema porque se puede ajustar, pero el grosor no se puede cambiar.

Publicidad

Otra cosa es que nuestros dedos van a estar llenos de lubricante y hay botones en el juguete para cambiar las intensidades: se debe saber con las manos qué botones oprimir sin necesidad de recurrir a unas gafas.

Y por último, el material del juguete tiene que ser fuerte, seguro y orgánico. Muchos juguetes están hechos de materiales tóxicos, ni siquiera pueden ser masticados por perros.

Escuché que usar vibradores puede quitar la sensibilidad y que usar consoladores puede extender la vagina, ¿es verdad?
Las dos cosas son mitos. Los juguetes sexuales ayudan a sensibilizar; todo lo contrario a lo que se teme. Los juguetes sexuales nos ayudan a alcanzar un orgasmo, eso es todo. Uno es menos sensible a medida que envejece porque hay un menor flujo de sangre a los genitales, como dije antes. Entonces los vibradores ayudan a tener un orgasmo de una forma más rápida.

En cuanto a lo de extender la vagina, un bebé puede salir de allí, ¿crees que un dildo la va a arruinar? Aunque con el agotamiento de hormonas, el tejido vaginal se adelgaza y al rozarlo es más doloroso; entonces la vagina va a estar más estrecha y, por lo tanto, uno tendrá que usar juguetes más pequeños.

Entonces, ¿también es un mito que el deseo sexual disminuye después de la menopausia?
Por desgracia no es un mito para la mayoría de las mujeres. Aunque algunas mujeres toman la menopausia como excusa para tener sexo a toda máquina, pues no pueden quedar embarazadas. Pero muchas otras que no tienen razones biológicas para tener sexo, ya no se excitan de la misma forma que antes. Sin embargo, entre más sexo se tiene es mejor, y uno se da cuenta de que ser sexualmente activa es muy importante para tener una vida sana y feliz. El sexo después de los 60 puede ser mejor que nunca en muchos aspectos: uno se conoce a sí mismo, se comprenden los errores que se cometieron y se disfruta de la excitación.

¿Qué hay de los hombres mayores? ¿Hay juguetes sexuales para ellos?
¡Sí! De hecho, en mi blog el mejor juguete sexual para hombres se llama The Pulse; se puede utilizar en un pene flácido, a diferencia de los otros masturbadores como el Fleshlight. The Pulse sostiene el pene y luego hace el movimiento, ayuda a que los hombres tengan una erección; si no pueden tenerla también les ayuda a tener placer y, en muchos casos, un orgasmo.

¿Ya encontraste tu juguete sexual ideal?
Ya casi y creo que es el Palm Power. El Magic Wand es casi ideal para mí en potencia y velocidad, pero es tan grande y pesado que es casi imposible de usar si uno tiene artritis moderada o severa. El Palm Power es pequeño pero tiene mucha potencia. Lo único que le agregaría sería un mango suave.

¿Cómo se comercializan estos productos en el mercado para adultos mayores?
En primer lugar es todo un mito que los adultos mayores no saben usar internet; sí sabemos cómo usarlo. Creo que además de enviarme los juguetes para que yo los califique en mi blog, los médicos también deberían distribuirlos. Sería bueno que los médicos hablaran de los beneficios del sexo en los adultos mayores, porque el sexo a esta edad es importante.

Gracias Joan, todo fue bastante esclarecedor.