Los nevados en Colombia serán historia patria

FYI.

This story is over 5 years old.

La tierra murió gritando

Los nevados en Colombia serán historia patria

En el siglo XIX Colombia tenía 17 montañas glaciadas, pero hoy en día sólo permanecen seis. Es decir, en los últimos 160 años se nos ha derretido el 84% del helado.
8.7.15

Si tienes una larga lista de sitios por visitar el día que por fin ganes lo que te mereces o que llegue la herencia de algún tío extraviado, vale la pena que apartes un espacio en las primeras líneas al Nevado del Cocuy, el Parque Nacional los Nevados y la Sierra Nevada de Santa Marta.

De lo contrario, en dos décadas no encontrarás más que desierto.

Ilustración por Melissa Vásquez Aristizábal.

En el siglo XIX Colombia tenía 17 montañas glaciadas, un área total de 374 kilómetros cuadrados de masas de hielo, algo así como la superficie actual de un municipio como Medellín. Pero según cifras del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), para 2010 tan sólo permanecían seis de esas montañas, con un área glaciar total de 45,3 kilómetros cuadrados, poco más que una localidad como Chapinero. Es decir: en los últimos 160 años se nos ha derretido el 84% del helado.

Si bien es cierto que fenómenos naturales como El Niño, la actividad volcánica en algunas de estas zonas y el acercamiento de la Tierra al sol (perihelio) han contribuido al derretimiento de grandes masas de hielo, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) ha concluido que la mayor influencia la ha ejercido la acción humana. El calentamiento progresivo de la baja atmósfera a causa de los gases de efecto invernadero (GEI) ha hecho que los picos nevados del país desaparezcan de "abajo hacia arriba", como lo ha registrado el Ideam.

Publicidad

Aunque nuestro país no es un gran emisor de GEI —según el último Inventario Nacional produce menos del 1% de las emisiones globales: 180.000 gigagramos de CO2—, la ONU ha dicho que nuestra situación geográfica nos convierte en el tercer país del mundo más vulnerable frente al cambio climático.

Fotografías del deshielo en la Sierra Nevada de Santa Marta, cortesía de Danilo Villafañe Torres.

Además del derretimiento de los nevados, esa vulnerabilidad se traduce en "el ascenso del nivel del mar, los cambios en la temperatura y en las lluvias y el incremento en la frecuencia e intensidad de eventos hidrometeorológicos extremos como las tormentas, los temporales, las sequías y las inundaciones", según datos suministrados a VICE por el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible.

La Sierra Nevada de Santa Marta ofrece el panorama más desolador. Ha perdido cerca del 91% de su área glaciar. En diciembre de 2014, mientras el presidente Juan Manuel Santos la sobrevolaba, dijo que "de nevada y de sierra queda muy poco" y estimó que para 2030 no habría nieve allí. Por su parte, la Fundación Pro Sierra Nevada le da una década más, como lo ha venido informando el diario regional El Heraldo.

Sea cual sea la fecha, la desaparición de la nieve en esta zona generará riesgos de avalancha por la baja condensación y afectará la producción de agua de 30 ríos que abastecen a más de 17 municipios y a un millón y medio de personas, según un informe especial publicado recientemente por El Heraldo. Además, ocasionará un efecto en cadena sobre los ecosistemas de alta montaña, que se traducirá en la pérdida de especies animales y vegetales.

"El hermano menor, el hombre blanco, no puede seguir con la etiqueta del desarrollo dañando la naturaleza", le dijo al diario barranquillero Armando Villafaña Chaparro, indígena arhuaco que ha venido documentando la destrucción de la sierra. "Se necesita un cambio de actitud de todos. La gente debe dejar de desafiar, maltratar la naturaleza para evitar estos cambios climáticos que van aceleradamente".