FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

'Queremos que la gente lea y se divierta', nos dice en entrevista uno de los creadores de 'El Deforma'

Esta vez, El Deforma habla en serio.
31.7.14

Uno

Entre los portales noticiosos más visitados en México hay uno que no tiene dinero ni está hecho por periodistas. No tiene oficinas ni dirección postal. Cuando inició, ninguno de los seis empleados sabía ortografía y, aún ahora, no se conocen entre ellos, salvo los dos creadores. No hay juntas de planeación. No hay paga. No hay horario. No publican notas relacionadas con el narco ni nada que dañe susceptibilidades religiosas. No dan entrevistas personales ni suelen decir sus nombres. No saben cómo atraer anunciantes y juran que no volverán a disculparse por mentir.

Esto parece sacado de El Deforma, pero sólo es parte de su historia.

Dos

Un día publicaron que el gobierno de Peña Nieto no había renovado los derechos de autor del Himno Nacional y quedaba prohibido siquiera pensarlo. Otra vez, escribieron que la señora Harbaugh, madre de los entrenadores de los 49’s de San Francisco y de los Cuervos de Baltimore, los equipos que ese año disputarían el Super Bowl, le había pedido a Jim, de los 49’s, que se dejara perder. También inventaron que el Senado había aprobado la venta de Teotihuacán y dijeron que un hacker había entrado a la página de la FIFA y descubrió cómo quedarían los grupos del Mundial. Todas, sin excepción, se volvieron virales.

Pero la historia que dio varias vueltas por el mundo fue la que escribió uno de los inventores de El Deforma, quien me ha pedido llamarle Daniel.

Ocurrió así:

El 27 de agosto de 2012, Daniel estaba leyendo que pronto acabaría el juicio que Apple había interpuesto contra Samsung, por plagio de la iPad y otros modelos, cuando se le ocurrió escribir una nota en donde diría que Samsung había perdido el pleito en los tribunales y que pagaría la multa de los mil millones de dólares de una forma muy grosera. “Esta mañana llegaron más de 30 camiones llenos de monedas de cinco centavos a las oficinas principales de Apple, en California”, escribió Daniel, ése y cuatro párrafos más de mentiras. Subió el texto a eldeforma.com y se fue a descansar. Cuando despertó y abrió la computadora para ver quién de sus amigos o parientes había leído la nota —hasta ese momento ellos eran los únicos lectores—, sintió un torzón en la espalda, avisándole que algo no estaba en su lugar: Yahoo, The Guardian y otros medios que a él le sonaron importantes habían dado por cierta la historia de las monedas.

“Que un directivo de Apple saliera a desmentir mi nota me hacía sentir pánico”, me dice Daniel por Skype. “Luego me relajé, le llamé al amigo con el que fundé El Deforma y comenzamos a reírnos como pinches locos”.

La nota, escrita por un mercadólogo que no rebasa los 30 años, tuvo dos millones de visitas, más de dos mil retuiteos, fue compartida unas 30 mil veces en Facebook y hubo lectores y medios que ocuparon tiempo para calcular que 21 mil millones de monedas de a cinco centavos necesitarían más de los 30 trailers que decía el texto.

Ese día, El Deforma se volvió un fenómeno.

Tres

Daniel sólo habla por Skype. Lo hace, según él, porque es una política de El Deforma. “Nos burlamos tanto de los políticos que si supieran quiénes somos nos podrían hacer algo”, se excusó cuando le insistí que nos viéramos. “Algunos de los redactores, en su cuenta de Twitter, tienen nombre y foto”, me empeñé en convencerlo. Daniel, sin embargo, dio por terminado el asunto y esperó a que le preguntara. Pregunté:

VICE: ¿Qué quiere darnos El Deforma?
Daniel: Que la gente lea y se divierta.

Pero también la han confundido.
La neta sí, y ése es un conflicto bien cabrón que tenemos. A veces, nuestras notas se han prestado para desinformar, cuando sólo hemos querido que se ría la gente que está hasta la madre de malas noticias.

¿Te culpas?
Antes sí, pero hoy ya entendí que hemos jugado limpio: siempre hemos dicho que escribimos mentiras. Los culpables deberían ser los medios que aseguran decir la verdad y sus notas son más falsas que las de El Deforma. ¿Qué pasó con la supuesta confesión de Robben de que no era penal? Pues que alguien se agarró de una entrevista que dio el holandés en el primer tiempo, donde aceptaba que se había tirado para buscar un penalti contra México, y se soltó a decir que el propio Robben aceptaba que no hubo falta. ¿Quiénes hicieron viral esta mentira? Muchos medios de los grandes. Yo no sé cómo se trabaje en un periódico o en la tele o en la radio, pero, ¿no se supone que ellos dicen la verdad?

¿Qué medios han caído en sus trampas?
Huy, deja me acuerdo… Récord publicó lo de la señora Harburgh, pero al otro día se disculpó. TVNotas dio por cierta la historia de que en Irán se le aplicaría la pena de muerte a quien escuchara a Arjona. Futbol Total nos pirateó la nota de que Guille Franco se despedía del futbol. Creo que fue Terra la que replicó la nota de que el Papa quiso comprar Google porque creía que esas eran cosas del diablo. David Faitelson fue más precavido y, al aire, dijo que confirmaría nuestra nota sobre el hacker que había dado a conocer los grupos del Mundial; lo más cagado del asunto es que fue en la propia página de ESPN, donde trabaja Faitelson, donde simulamos los grupos. Y así podría seguir: El Universal, SDP Noticias, Excélsior

¿Y cómo es un día en El Deforma?
Pues no sé porque cada quien trabaja desde donde quiera, oficinas no tenemos.

¿Entonces cómo le hacen para reunirse?
Es que no nos conocemos. Sólo nos llamamos por Skype. A eso le llamamos Deformatón.

¿Por qué no tienen oficinas?
Porque no hay dinero.

¿Y eso?
El Deforma nació como un hobby, no como un negocio. Pero ha crecido tanto que hoy necesitamos anunciantes.

¿Y ya hablaron con algunos?
No, porque no sabemos cómo hacerle. Buscamos la publicidad de Google, ya ves que por cada click te pagan diez centavos de dólar.

¿Y qué pasó?
No, pues está cabrón. De un mes nos dieron diez mil pesos.

Cuatro

Yo hacía puros pinches corajes cuando veía los noticieros de la tele o compraba un periódico. Todo era tragedia. Muertos por allá, secuestros por acá, corrupción por acullá. Te estoy hablando de finales de 2010. En ese tiempo, el otro fundador de El Deforma y yo jugábamos futbol en las noches, y fue en una de ellas que hablamos de abrir un portal para reírnos de lo que pasaba en el país. Le conté de The Onion y de las historias que inventa y de cómo la gente se las cree. Nos entusiasmamos y ese fin de semana abrimos la página. Quisimos llamarle Deforma, porque eso haríamos: deformar la realidad, pero el dominio ya existía y no pudimos comprarlo. El primer texto que publicamos, me acuerdo, trató de unos historiadores mexicanos que habían descubierto que el cura Miguel Hidalgo no se apellidaba Costilla. Costilla era un pug que acompañaba a Hidalgo a todas partes y eso incluía el Grito de Dolores. Ésta, y la que dice que México volvería a tramitar su independencia por un error de papeleo, o la que dice que los hipsters consideran mainstream ser hipster, o la que habla de que los científicos aún no saben de qué lado masca la iguana, son mis historias favoritas. Ninguna de ellas se volvió viral. El récord lo tiene una que hicimos durante el Mundial. Dijimos que la FIFA repetiría el partido entre México y Holanda porque, una vez analizada la repetición, se había determinado que Robben se echó un clavado. Con esa tuvimos cinco millones de visitas y un periódico español la publicó. Esa nota sí se nos fue de las manos.

El Deforma publicó el 30 de junio pasado, un día después:

“¿Se repetirá el partido de México contra Holanda? No, claramente no se va a repetir, eso nunca sucede y nunca sucederá […] Algunas personas que no conocían el sitio quedaron confundidas y se quejaron porque 'jugamos con sus sentimientos' […] No era nuestra intención provocarles esa falsa ilusión y si ése fue su caso, les pedimos una atenta disculpa y esperamos que ya con el coraje del partido un poco más digerido, puedan entender la sátira […] ¿Lo bueno? Hicimos leer a cinco millones de personas en un solo día. Posiblemente eso no lo lograron algunos presidentes en seis años”.

Cinco

a) El Deforma publica que el ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier, lavaba dinero a través de una empresa de cosméticos.

b) El Deforma recibe un mail de la empresa; exige una disculpa pública.

c) El Deforma baja la nota y se disculpa.

d) El Deforma recibe más de tres mil comentarios: los internautas están molestos. Creen que excusarse no es la naturaleza del sitio y que una disculpa lo rebaja.

e) El Deforma ofrece disculpas por disculparse.

“De manera formal, los principales escritores, el director de operaciones, el gerente de datos del día, y todo el staff de El Deforma [sin incluir al de sistemas], ofrecemos por este medio una disculpa a todos sus lectores, ofendidos o no. Sabemos que nunca debemos de disculparnos con nadie y es por eso que les ofrecemos una honesta disculpa desde el fondo de nuestro corazón”.

* * *

Quizá lo más serio que nos ha ocurrido fue cuando dijimos que, en un partido que perdió la selección sub 17 de Nigeria, había habido mano negra. Nosotros, que no somos periodistas —Daniel, el que está hablando, es mercadologo, el amigo con quien fundó el portal es comunicólogo y los otros cuatro son ingenieros—, y que estamos jóvenes —promedian 28 años— la hubiéramos dejado en el sitio, pero los de la Femexfut nos mandaron un mail pidiéndonos que la quitáramos. Según ellos, estábamos creando controversia en el deporte, porque la gente sí se la estaba creyendo. Por lo demás, a diario nos llegan correos felicitándonos o mentándonos la madre. Una maestra, por ejemplo, nos escribió para reclamarnos que en nuestro sitio decíamos puras pendejadas, que su esposo, el director de una escuela, había leído la nota donde dijimos que había quedado prohibido tocar el Himno Nacional y quien lo hiciera debería pagar impuestos. Nos dijo que su esposo había dicho eso en la ceremonia y sólo había quedado en ridículo. Yo a veces digo: ¿pero a quién se le ocurre tomarnos en serio?

Nota

César Javier González Quezada, director general del portal, nuevo millonario (se dice que vendió el sitio a Amazon) y el mismo tipo que firmó la disculpa por haberse disculpado con la empresa de cosméticos, se deslinda de este reportaje.