FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Mi novia me cambió por la chica con la que tuvimos un trío

"Me quedé dormido y cuando desperté las encontré durmiendo abrazadas en el sofá. Mi novia no me volvió a hablar y cuatro días después me llamó para decirme que ella y Hermine eran pareja".
5.11.15

El autor en esa época.Todas las fotos cortesía del autor.

Todavía platico con "Bowie" en Skype de vez en cuando. Verla aún me conmueve, casi como la noche en que la conocí. Siendo honesto, creo que nunca nos vamos a dejar de gustar.

La conocí en un bar de Estrasburgo, Alemania, hace cinco años. Era el cumpleaños de mi roomie Caroline. Nuestro grupito estaba tome y tome cerveza cuando de pronto apareció una figura oscura frente a nosotros.

Al principio no estaba seguro si era hombre o mujer. Pero cuando se volteó y me miró con sus ojos verdes, supe que era mujer. Se parecía a David Bowie —alta, delgada hasta los huesos—. Así que la llamaré Bowie.

Publicidad

Empezamos a platicar y me sorprendió lo infantil que sonaba su voz. Parecía frágil a pesar de ser tan alta. Intercambiamos números y quedamos de ir por una cerveza al día siguiente. No pude dejar de pensar en ella durante todo el trayecto a casa.


Relacionados: Cómo tener una relación no monógama


La noche siguiente me habló sobre su vida. Su madre estuvo internada en un hospital siquiátrico por mucho tiempo y no se llevaba bien con su padre. Al saber que no tenía muchas personas en quienes confiar, de inmediato sentí que debía protegerla. En menos de una hora, decidimos regresar juntos a casa.

La primera noche en la cama fue algo inigualable. Era poderosa y andrógina. Hubo un momento en el que me tomó del cuello y susurró fingiendo ser un hombre. Fuimos inseparables por varios meses.

Poco después, Bowie me confesó que quería acostarse con una mujer. Sé que los tríos son la fantasía de muchas personas (64 por ciento de los hombres y 31 por ciento de las mujeres en Francia, según una encuesta del IFOP) pero no en mi caso. Aun así, terminé sugiriendo a Hermine —una chica que alguna vez fue mi free y que seguía siendo mi amiga—. Las presenté por Facebook y a las dos les gustó la idea.

Una noche, estaba acostado cuando Bowie llamó y sugirió que invitara a Hermine. Las dos terminaron en mi casa pero todo fue muy incómodo y ellas apenas se tocaron.

No fue hasta la siguiente semana que me di cuenta de todo lo que había cambiado a partir de esa noche. Los tres estábamos en casa de Hermine pero ellas dos estaban muy calladas. Me quedé dormido y cuando desperté, unas horas después, las encontré durmiendo juntas, abrazadas, en el sillón. La imagen era hermosa pero me dieron celos. Al día siguiente me fui a una comida familiar y traté de hablar con Bowie pero nunca me contestó.

Publicidad

No se puso en contacto conmigo hasta cuatro días después y solo me llamó para decirme que ella y Hermine ya eran pareja. Hasta se fueron a vivir juntas. Acababa de perder a mi novia y a mi mejor amiga.


Relacionados: La chica que tuvo un trío en público se niega a ser humillada


Meses después, me encontré a Hermine y a Bowie en un bar gay en la ciudad. Hermine trató de saludarme pero la ignoré. "Buenas noches, perras", dije cuando iban de salida y pasaron junto a mí. No podía creer que esas palabras hubieran salido de mi boca y juré que esa era la última vez que me comportaba de esa forma.

El autor con su ex novia y la novia de su ex novia.

Ese día llamé a mi sicóloga por primera vez en cinco años. Solía hablar con ella sobre los problemas con mi familia pero esta vez acudí a ella con una nueva serie de problemas. Después de varias semanas en terapia, me di cuenta de que lo que sentía por Bowie era fascinación y no amor.

En ese momento, los tres logramos salvar nuestra relación. Pasé de ser su amante a ser su confidente. Hermine, por ejemplo, me llamaba para quejarse porque le costaba trabajo acostumbrarse a compartir departamento y extrañaba su propio espacio.

En junio de este año, los tres fuimos a la casa de campo de mis padres y nos quedamos tres días. Nos divertimos mucho y nuestra relación se sintió más lúcida y sincera que nunca. Sentí que la honestidad nos había unido todavía más. Después, en julio, Bowie se fue unos días a Inglaterra a visitar a su ex y ya no regresó. Hermine estaba devastada y, aunque no lo dije, yo también.

Ya pasaron varios meses y no me arrepiento de nada. Bowie y Hermine hablan de vez en cuando pero es como una montaña rusa tóxica. Incluir a más personas en tu relación siempre genera una mezcla de emociones que pueden convertirse en odio o euforia. Para mí, tener una relación con dos mujeres era como estar en un territorio complicado y peligroso que tal vez nunca debí haber recorrido.