FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Cómo es hacer porno cuando tienes una parálisis cerebral

En el porno alternativo hay gente con tatuajes, discapacidades, transexuales y, en general, personas que no tienen representación en el porno convencional.
12.3.16

Billy Autumn y Daniel James, divirtiéndose desnudos. Fotos cortesía de "Spit Magazine".

En algún momento de sus vidas, muchos usuarios de porno se encontrarán, durante sus búsquedas de nuevo material, videos de porno alternativo. Para quienes no logren entenderlo, este género puede resultar bastante confuso. En muchos aspectos, el porno alternativo es una especie de categoría paraguas que cubre cualquier perspectiva o narrativa omitida en los videos habituales de Brazzers o Bangbros, desde el vello corporal femenino y las perforaciones al pegging y los juegos con orina. A menudo también engloba a artistas que no forman parte del circuito convencional del porno, como por ejemplo aquellos que tienen discapacidades.

Hace poco, uno de mis amigos de la universidad se metió en el mundillo del porno alternativo. Su nombre artístico es Daniel James y acaba de grabar su primer video porno junto con el actor Billy Autumn para Spit Magazine, un sitio web dedicado a la cultura del sexo natural y alternativo.


Relacionado: Juguetes sexuales para personas con discapacidad


James nació con parálisis cerebral. Se crió en Ontario y se trasladó a Toronto para empezar sus estudios de secundaria (y para tirarse gente por dinero). A lo largo de los años, James se ha tenido que someter a varias operaciones de cirugía correctiva y estética para mejorar su estado, ya que la frágil naturaleza de su musculatura convierte el simple hecho de caminar o sostener peso en una tarea dolorosas o incómoda.

Hablamos por teléfono con James sobre su experiencia en el mundo del porno como discapacitado y sobre lo que significa para él el porno alternativo.

Publicidad

VICE: ¿Cómo ha afectado a tu vida sexual la parálisis cerebral?
Daniel James: Siempre ha tenido un impacto tremendo y no positivo en todos los casos, sobre todo cuando se trata de encontrar personas dispuestas a tener una cita o a disfrutar de sexo casual. Cuando tienes una discapacidad, lo más complicado realmente es convencer a la otra persona de que puedes seguir siendo deseable para coger.

Pero como he convivido con esto toda mi vida, soy muy consciente de mis limitaciones físicas y sé qué funciona y qué no en la cama. Sé qué esperar. El tiempo me ha ayudado a tener más confianza en mí mismo, y no sólo en el ámbito sexual. Cada vez que me llevaba a alguien a la cama, tenía la sensación de que la parálisis cerebral me definía en menor grado que antes.

¿Qué te llevó a empezar en el porno?
Soy una persona muy abierta y siempre me ha fascinado la cultura y el material de la industria del porno. Eso me llevó a entablar relaciones en esta comunidad. Sencillamente, me sentía atraído por el mundillo y acabé formando parte de él.


Relacionado: Un actor porno te dice cómo coger como profesional


¿Cómo definirías el porno alternativo? ¿Qué hace que sea diferente?
En Spit, el concepto es que el porno gire en torno a la positividad sexual y el sexo ético. Por ejemplo, en la escena que hice con Billy, ella tenía la menstruación. En Spit se procura que no haya ningún tipo de presión y que todo el mundo esté a gusto con lo que hace. La idea es que sea natural y seguro. No queremos que nadie sufra daño ni que sienta que está haciendo algo que no quiere hacer.

En cualquier caso, el porno alternativo es diferente. Hay gente con tatuajes, discapacidades, transexuales y, en general, personas que no tienen representación en el porno convencional. El porno alternativo los reúne a todos.

Publicidad

¿Crees que todos esos colectivos que has mencionado deberían tener más presencia en el porno comercial?
Creo que nos estamos encaminando en esa dirección, pero el proceso es lento. Personalmente, nunca me he sentido ofendido por eso, pero soy consciente de que es algo que hay que solucionar. Ya veremos… Yo creo que las cosas como las que hacemos en Spit van a impactar cada vez más.

Dices que te fascinaba la industria del cine para adultos. ¿Cuándo viste la primera película porno?
Creo que tenía diez u once años. La vi en la computadora de casa de mis padres, que tenía Windows XP instalado. Una cosa lentísima. Tecleé alguna tontería como tetas.com y ahí empezó todo, hasta ahora.

Pero, ¿qué es lo que te prende? ¿Qué te hace seguir en este mundillo?
El porno amateur o cualquier cosa que parezca real, que te haga pensar que podría pasar. Nunca me ha gustado el porno sobreproducido, con esas chicas que parecen de mentira o que llevan kilos de maquillaje en la cara, orgasmos fingidos y tipos calvos y gigantescos con tatuajes tribales absurdos. Ese tipo de cosas no me gusta. La gracia está en el porno amateur.

Respecto a tus costumbres sexuales, ¿qué es lo más experimental que has hecho?
[Risas] Buena pregunta. Yo diría que he seguido una línea bastante normal. Como todo el mundo, empecé masturbándome con frecuencia y luego pasé a las citas, las relaciones y al sexo en pareja, que en mi caso fue un paso difícil debido a mi discapacidad. En mi ciudad natal, las chicas eran bastante normales en el sentido de que todas tenían un aspecto similar y no les gustaba probar cosas diferentes. Cuando me mudé a Toronto, las cosas cambiaron. Había muchas chicas que me llamaban la atención y que tenían conceptos distintos sobre el sexo y las relaciones.

¿Hasta qué punto te sientes cómodo estando desnudo y cuánto tiempo te ha llevado alcanzar ese estado?
Llevo mucho tiempo acomplejado de mi cuerpo [por mi discapacidad], pero poco ha poco he ido exponiéndome con más frecuencia. Fue algo muy gradual y me costó mucho tiempo llegar a estar cómodo desnudo. Es difícil, pero estar en una comunidad sexualmente positiva me ha ayudado mucho.


Relacionado: Cómo tienen sexo las personas con discapacidad


Por lo que dices, da la impresión de que has pasado de la inseguridad a ser no sólo una persona feliz con su cuerpo, sino también segura de sí misma y orgullosa de estarlo. ¿Cómo es esa sensación?
No diría que he alcanzado ese punto del todo. La primera vez sufrí miedo escénico, pensando que habría gente que vería el vídeo y preguntándome cómo quedaría el resultado final. Pero es cierto que ahora me siento más cómodo.

¿Cómo fue tu primera escena?
La verdad es que fue muy, muy bien. Antes de grabar estuvimos mucho tiempo hablando sobre dónde queríamos establecer los límites, qué nos gustaba y qué nos ponía cachondos, las posturas que haríamos y, en general intentando rebajar la tensión todo lo posible.

Publicidad

Explícame qué ocurrió cuando llegaste al sitio. ¿Cómo era el entorno?
Pues la escena se grabó en el piso del fotógrafo del sitio web, así que estuvo genial. Tanto el entorno como el ambiente entre nosotros eran muy relajados. La premisa en Spit es que todo el mundo se sienta cómodo. Era un entorno muy natural y minimalista. No recibíamos presiones de nadie; de hecho, nos decían que nos tomáramos nuestro tiempo y nos animaban a que expresáramos lo que nos gustaría que apareciera en la escena.

¿Hiciste alguna sugerencia?
Hice un par, principalmente sobre las posturas que era capaz de adoptar o con las que me sentía más cómodo.

¿Qué posturas eran esas?
Con la pareja a cuatro patas. Las posturas sencillas son las mejores para mí. También hicimos una escena hardcore de mamada en la que tuve que mantenerme en la posición apropiada para que no se me bajara.

Según tengo entendido, la otra actriz, Billy, tenía el periodo cuando grabaron la escena y se hizo así de manera intencionada. Habrá gente a la que le parezca asqueroso. ¿Te sentiste cómodo haciendo esa escena?
Totalmente. En mi vida sexual personal soy muy abierto. No tengo muchos límites en el sexo, así que si alguien me propone que incluyamos algún juguete o que probemos un fetiche, nunca diría que no. Siempre estoy dispuesto a probar cosas nuevas. Durante toda la escena usamos protección. El personal me hizo ponerme un condón, así que no me sentí incómodo en ningún momento.

Publicidad

Hablemos de tu actuación. En el momento en que la cámara empezó a filmar, ¿qué te pasaba por la cabeza?
Pues cuando empezamos tuve verdaderas dificultades para mantener la erección, porque en esos momentos te pasan un millón de cosas por la cabeza y tienes al director y al cámara diciéndote que hay que repetir tal o cual toma. Estás constantemente juzgándote a ti mismo y pensando en cómo se verá todo en la pantalla… cosas así. Pero una vez que nos pusimos a hacerlo, todo se desarrolló con naturalidad y salió bien.

¿Tuviste que tomar alguna pastilla, Viagra o similar, o fue todo natural?
Todo natural, todo natural. No me tomé nada.

Entonces, si no te planteas tomar Viagra, ¿cómo remedias cuando se te baja?
El equipo le pidió a la chica que se tocara un poco y yo intentaba pensar en escenas exóticas que había visto o en gente atractiva que me gustaría tirarme y finalmente conseguí que se me pusiera dura.

¿Es un problema que tienes solamente frente a la cámara?
En absoluto. Me pasa mucho y es una mierda. Suele ser por algún aspecto que impide que se me levante: estrés, el alcohol, las drogas… Puede ser muy embarazoso y molesto, y procuras que la otra persona no piense que es por su culpa. Pero supongo que le puede pasar a cualquiera.

¿Cómo fue el sexo?
Pues ocurrió como en la vida real, con naturalidad. Empezamos a besarnos y tocarnos un poco y luego pasamos a la cama, donde hicimos una escena de mamada. Luego cogí un condón, me lo puse y bueno, pene en vagina, mucho sexo y acabé viniéndome en sus tetas. Voilà.

Así de fácil. Y ¿qué hay de las guarradas que se suelen decir? ¿Tienes alguna línea?
No, soy bastante aburrido [risas]. Me limito a decir cosas tipo "Oh, sí" o a gemir. También me gusta mucho decir, "Buena niña".

¿Hubo algo que te chocara durante la grabación? ¿Algo raro o poco común?
¿Algo extraño?… No, pero es gracioso la de pausas que se hacen en el porno. Nunca se graba toda una escena del tirón. Grabas y paras, pasan cosas entre tanto, se habla de lo que funciona y lo que no, la gente bromea, etc. En el video todo parece muy intenso, pero en realidad no es así.

¿Cómo te sentías después de haber grabado tu primera escena?
Fue increíble, te sientes genial. Iba camino a casa después de la grabación y pensaba, "Acabo de hacerlo". Nunca podría imaginarme que haría algo así cuando tenía 15 o 16 años y en cambio, aquí estoy. Es súper gratificante y me siento más confiado precisamente por eso.

Sigue a Jake Kivanc en Twitter.