FYI.

This story is over 5 years old.

Noisey

Analizamos el lanzamiento de los 12 mixtapes de La Vendición Records

La Vendición y su forma de sacar material no busca endiosar el trabajo sino la música.
21.9.16

Síguenos para descubrir tu música favorita

"El trabajo libera (Arbeit macht frei)" - Lorenz Dielenbach, 1873

"Libertad es no tener que trabajar" - Max Horkheimer, 1956

Este mes se ha estrenado La Vendición Records, un sello/colectivo que reúne a la gente de PXXR GVNG y sus allegados: desde Ms. Nina a los Takers pasando por Los Sugus o La Mafia del Amor.

La disquera surge como respuesta de los pur gang a su experiencia con Sony, con quien sacaron un LP tradicional en el 2015. En una entrevista con Remezcla, 'Head Honcho' hablando bajo anonimato cuenta que el proceso con Sony es tan largo y pesado, "que el disco ya se ha pasado de moda antes de salir". Estoy de acuerdo.

Publicidad

Así que para sortear este problema, La Vendición saca mixtapes al por mayor, de golpe, en grupo y por temporada (Otoño/Invierno, etc…). En vez de publicar tracks con cuentagotas, midiendo los tiempos y con un calendario de varios meses, La Vendición es como abrir la presa una vez al trimestre, se produce una inundación de material.

En el ciclo de Sony (single-LP-gira) se conserva un gran énfasis en el trabajo. El artista está trabajando duro en el estudio, se publica su trabajo. La espera y el goteo de material parece insinuar que el LP resultante es fruto de un trabajo titánico, de varios meses. Todo el proceso es una especie de ceremonia en honor del trabajo, no solo del grupo sino de productores, técnicos de sonido, publicistas, etc.

En cambio, el proceso de La Vendición (muy usado en el rap, en especial por el diosbasado Lil B) parece espontáneo y ágil. Parece más una decisión tomada en el calor del estudio que de un plan meticuloso y trabajado. La cantidad y afluencia de temas hace que lo veamos de forma distinta que a 12 tracks empaquetados en un trozo de plástico. Te preguntas si el material habrá pasado por 'los filtros' adecuados, si su espontaneidad implica descuido.

El proceso de la Vendición es innovador porque no rinde culto al trabajo sino al resultado.

Su forma de sacar mixtapes no es una novedad, pero la actitud de éste grupo de artistas respecto al trabajo sí les distingue de otros.

Publicidad

El hip-hop tiene una relación contradictoria con este tema. Ha sido considerado durante décadas música de maleantes, ladrones o dinero fácil, pero en los últimos años hemos podido ver un ensalzamiento del trabajo en el pop/RnB/hip-hop/como quieras llamarlo.

Igual que los futbolistas tienen frases de stock grabadas en el cerebro ("somos una piña", "lo importante es el equipo", etc), en el discurso de la música contemporánea se ha introducido una retórica del "trabajo duro". Los instagrams de las estrellas están repletas de citas motivacionales explicando que el 'trabajo duro les ha llevado hasta aquí' o directamente hacen un corto que se llama "Hard Work":

Junto a la retórica del 'trabajo duro', por todo Occidente crece la idea de athleisure, la ropa de gimnasio que se puede usar durante el día y no desentona. Esto aplica especialmente a mujeres, los leggings, jeggings, básicamente mallas parecen indicar que una mujer está siendo permanentemente productiva: cuando no trabaja en la empresa, trabaja en su cuerpo; la idea es estar siempre trabajando.

Como dice Moira Weigel en Real LifeMag:

"En la era del athleisure, el tiempo es más ambiguo. Cuándo empieza o termina la jornada de trabajo, y dónde ocurre el trabajo, son líneas que se han difuminado. Al mismo tiempo, la individualidad se ha convertido en un proyecto empresarial, una cuestión de optimización de diferentes actividades. El trabajador ideal en este nuevo régimen es mujer. No es sólo que las mujeres tienen más experiencia con trabajo de servicio, imagen y el trabajo emocional que ha reemplazado en gran medida al trabajo manual y de fábrica en el mundo desarrollado. Es que las mujeres están más acostumbradas a equilibrar múltiples tipos de demandas."

Beyoncé combina todo esto con su línea de ropa "Ivy Park", en cuyo anuncio habla de cómo su padre le hacía correr por las mañanas y como ella recordaba el esfuerzo de sus padres cuando sentía que desfallecía. Combina el esfuerzo físico del parque con el esfuerzo en su vida laboral y privada: "antes de un concierto, voy al parque. Antes de dar a luz, fui al parque". El trabajo la hace libre.

En 1956, Theodor W. Adorno y Max Horkheimer quedaron a merendar y filosofar sobre el trabajo. En sus conversaciones, publicadas por algún editor astuto y con deudas, Horkheimer se queja de que el trabajo ha sido fetichizado.

Es decir, el trabajo siempre ha sido un medio, la actividad mediante la cual nos asegurábamos la continuidad de nuestra civilización. No se trabajaba por deporte, sino con el fin de conseguir comida, refugio, bienestar.

Ahora parece que se trabaja literalmente por deporte.

El trabajo se ha ensalzado hasta el extremo de vaciarlo de significado. Parece que basta con trabajar duro para tener éxito; que el simple hecho de sudar mucho será lo que te convierta en Kendrick Lamar o Beyoncé. Parece que hay que trabajar hasta en nuestro 'tiempo libre', ir al gimnasio y trabajar nuestros cuerpos, aumentar nuestra productividad, comer de forma eficiente: trabajar duro.

Por el camino hemos olvidado que se trabaja para no tener que trabajar. La recompensa a una vida de trabajo es la jubilación.

La Vendición y su forma de sacar material hace invisible todo el trabajo detrás de los singles o mixtapes que saca. No busca endiosar el trabajo sino la música, la idea. Alguien como Yung Beef es la prueba en vida de que el trabajo no sirve de nada si no hay una idea detrás; el trabajo es un medio y no el fin.

Publicidad

Y por ahora, La Vendición parece una buena idea.

Lecturas:

Pajama Rich - Moira Weigel, Real Life Mag - Moira Weigel, Real Life Mag

Towards a New Manifesto - T.W Adorno, M. Horkheimer - T.W Adorno, M. Horkheimer

Podéis escuchar todos los lanzamientos de La Vendición en su web.

Nicolás Prados escribe en YoungVibez.