FYI.

This story is over 5 years old.

News

Los malditos balleneros japoneses están cazando al pastor del mar

El Capitán Paul Watson, fundador de la sociedad del Sea Shepherd es el principal dolor de muelas del la industria ballenera en Japón.
Phoebe Hurst
London, United Kingdom
18.9.12

El Capitán Paul Watson, posa en una roca.

El Capitán Paul Watson, fundador de la sociedad del Sea Shepherd y el principal dolor de muelas del la industria ballenera en Japón, lleva un mes huyendo, luego de que lo dejaran salir bajo libertad condicional en Alemania. Nadie sabe dónde está, aunque es muy probable que esté en algún lugar del mar, en aguas internacionales, lejos del alcance de la ley.

Japón sigue matando cientos de ballenas de forma ilegal y a otros animales marinos, excusándose en supuestas “investigaciones científicas”, y el viejo de 61 años lleva desde los setenta en una cruzada para detenerlos. Su sociedad del Pastor de Mar, con su flotilla de embarcaciones, helicópteros y lanchas, actúa como una grupo de vigilantes, cuyo único objetivo es destruir los barcos balleneros a como dé lugar (lanzar bombas de olor era uno de mis favoritos) sin romper (demasiado) la ley (también aparecieron en un episodio de South Park).

Los roces de Watson con las autoridades comenzaron en mayo de este año, cuando lo detuvieron en el aeropuerto de Frankfurt por un incidente de 2002, en el que su grupo atacó a un barco tiburonero costarricense y fueron acusados de intento de homicidio. Es probable que Costa Rica esté colaborando con Japón para extraditar a Watson, considerando que Japón donó dinero a Costa Rica para protección ambiental, es decir, un pago por adelantado para poder arponear todas las ballenas que quieran. Fuera de una declaración en The Guardian y un mensaje en la página de Sea Shepherd, Watson no ha contactado a sus seguidores ni ha dado pistas sobre su paradero. Sus apariciones públicas fueron canceladas y su abogado no contesta las llamadas.

No pude encontrar a Watson (¿quién creen que soy? ¿Columbo? Ese güey está muerto), pero encontré a Peter Hammarstedt, veterano opositor a la caza de ballenas, capitán de uno de los barcos de Sea Shepherd, el MY Bob Barker, y amigo de Watson.

VICE: Hola, Peter. ¿El capitán Watson te ha dicho dónde está?
Peter Hammarstedt: No he tenido ningún contacto con el capitán Watson. Sólo sé que no está en Alemania y que está en un lugar seguro. En este momento tenemos un equipo internacional de expertos trabajando para resolver este problema lo más pronto posible, y regresar al capitán Watson a sus barcos, donde pertenece.

¿Es probable que lo extraditen a Japón y termine en prisión?
Navegué con el capitán Watson durante casi diez años, el lo ha hecho durante más de 40 años, y lo único que parece seguro es que siempre logra zafarse de las peores situaciones. Incluso cuando todo está en nuestra contra, parece que al final, el capitán Watson siempre triunfa.

¿Crees que los cargos en su contra están motivados políticamente?
Creo que no tienen fundamento. El caso en Costa Rica ya fue desechado dos veces en corte porque tenemos videos de los ocurrido. Pasaron nueve años y ni siquiera apareció en la agenda hasta octubre del año pasado, cuando la industria ballenera en Japón nos demandó. Estamos completamente convencidos de que Japón está detrás del intento de extradición en Costa Rica. Estoy seguro de que los cargos serán desechados; sólo tenemos que luchar con la misma dedicación y entusiasmo que en nuestra campaña marítima.

¿Estuvo bien que el capitán Watson no se presentara ante la corte?
Creo que fue la decisión correcta. Dudo mucho que le habrían dado un juicio justo en Japón, un país en el que la tasa de convicción es del 99.7 por ciento, y eres culpable hasta que se demuestre lo contrario.

¿El hecho de que el capitán Watson sea un fugitivo no afectará su campaña?
No creo que el capitán Watson sea un obstáculo. Sea Shepherd no es sólo el capitán Watson, es todos los voluntarios comprometidos, inspirados por lo que Paul ha creado y lo que representa. La industria ballenera no nos detendrá yendo tras de él. Todo lo contrario: lo único seguro con todos los problemas legales que enfrenta el capitán Watson, es que Sea Shepherd estará presente en el santuario ballenero del océano austral, y le daremos a los balleneros la peor temporada que hayan tenido.

¿Alguna vez te han arrestado por tu trabajo con Sea Shepherd?
El problema son las cosas en las que nos metemos, es parte del trabajo. Durante mi primera campaña unos pescadores enfurecidos de las Galápagos me tomaron como rehén; unos cazadores de focas canadienses me atacaron cuando intenté detener su cacería, de hecho me han arrestado dos veces en Canadá. Soy una persona non grata. Ya no puedo visitar el país por haber cometido la ofensa de grabar cómo despellejaban a una foca viva. Pero la situación con el capitán Watson es distinta. Si lo extraditan a Costa Rica, tenemos razones muy fuertes para temer por su seguridad. La mafia taiwanesa ofreció 15 mil libras por su cabeza, y eso es dinero fácil dentro de ese tipo de sistema penal.

Dado todo por lo que has pasado y el peligro que corre el capitán Watson, ¿qué te hizo unirte a Sea Shepherd en primer lugar?
Cuando descubrí que todavía estaban cazando ballenas, quedé sorprendido. Saber que los barcos balleneros en Japón seguían masacrando especies en peligro de extinción a pesar de las leyes, me dejó estupefacto. Sentí que tenía que involucrarme. En el caso ballenero, cuando tienes a la ley de tu lado, cuando tienes a los medios de tu lado, tienes a la opinión pública de tu lado. Si estas personas siguen saliendo a matar ballenas, entonces no hay otra opción más que salir a buscarlos y hacer lo que el gobierno debería estar haciendo.

Ahora eres capitán del MY Bob Barker.
Así es. La diferencia entre ser capitán de un barco de Ses Shepherd, en comparación con cualquier otro barco, es que no eres responsable únicamente de tu tripulación y su bienestar, también eres responsable por la seguridad de los cazadores a los que te enfrentas. Esa es una responsabilidad que no nos tomamos a la ligera. En 35 años de confrontaciones, Sea Shepherd no ha lastimado, y mucho menos matado, a nadie.

¿No preferirías tener una campaña más cómoda en tierra?
Estuve involucrado con Greenpeace, pero llega un punto en el que decides que protestar no es suficiente. Sea Shepherd es mejor para mí. Lo que realmente me gusta de Sea Shepherd es que los resultados son más directos; podemos contar cuántas ballenas salvamos.

Un enfrentamiento con cañones de agua entre Sea Shepherd y un barco ballenero.

¿Qué es lo peor que has visto en altamar?
Hace cuatro años, atraparon a una ballena muy lejos de nuestro barco como para intervenir, pero nuestro helicóptero grabó todo. Desde que la arponearon hasta el momento en el que murió, 22 minutos y 40 segundos. Usaron dos arpones y le dispararon siete veces con rifles, antes de que se ahogara en su propia sangre. No hay nada que se compare con eso. Por eso pongo mi vida en la línea para proteger a estos individuos. Lo que me inspira es saber que cuando ubicamos a la flota ballenera, estamos evitando la masacre de 20 o 30 ballenas. Somos los pastores de nuestro rebaño, y lo mantenemos seguro; eso justifica cada minuto que paso haciendo esto.

¿Cuál es su siguiente misión?
En este momento estamos preparando cuatro barcos para la Antártica. El año pasado sacamos tres, este año tendremos cuatro y nuestra campaña se llama Operación Cero Tolerancia. Queremos encontrar a la flota ballenera antes de tiempo y enviarlos de vuelta a casa sin una sola ballena.

¿Cero es un número realista?
Creo que es el único objetivo posible. Es completamente inaceptable que una ballena muera en un santuario, así que ese es nuestro objetivo. El año pasado salvamos a 363 ballenas. Evitamos que la flotilla ballenera cubriera el 76% de su cuota y, el año anterior, evitamos que mataran 829 ballenas. Así que en los últimos dos años no han logrado su cometido. Llevamos dos años seguidos dejando a la industria en bancarrota.

Más ejemplos deprimentes de humanos que se comportan como pendejos:

A los faroeses les encanta apuñalar ballenas