FYI.

This story is over 5 years old.

Libros

Estos son nuestros libros favoritos para el día del libro

Nuestras recomendaciones para el día de Sant Jordi.
18.4.16

El día del libro ya se acerca y hemos decidido hacer un repaso entre todos los miembros de nuestra redacción para ver cuáles son nuestros libros favoritos de cara al 23 de abril.

Paciencia, Daniel Clowes (Fulgencio Pimentel)

"Un viaje mortal por el tiempo y el espacio hasta las esencias del amor eterno", así es como el mismo Clowes describe su nuevo libro, Paciencia. Una descripción que, sinceramente, me hubiera lanzado a mil kilómetros de distancia si el autor no hubiera sido Clowes, el autor de cómics (como Ghost World, Como un guante de seda forjado en hierro o El rayo mortal) que me han hecho ser la persona que soy hoy en día (para bien y para mal). En este libro, el primero desde hace unos 5 años, el autor de Chicago nos sumerge en los rigores del amor perdido, de la búsqueda de la verdad y de la venganza a través del tiempo, literalmente, hacia delante y hacia atrás. Y la verdad es que no quiero desvelar nada más de la trama. Solo diré que me hizo pensar que es curioso que aunque en las pelis de viajes en el tiempo es muy fácil cambiar el futuro, quizá si en la vida real pudiéramos aspirar a hacerlo, hacerlo tampoco sería tan fácil como nos imaginamos.

Juanjo Villalba

Roba este libro, Abbie Hoffman (Capitán Swing)

Poca gente hizo caso cuando los de System of a Down invitaron a los fans a robar su CD titulándolo Steal this Disco! Eso fue en el año 2002, lo que hicieron los armenios-americanos fue guiñarle un ojo con este trabajo (con el nombre, al menos) a Abbie Hoffman y al manual yippie que publicó en 1970: Roba este libro. Pero, ¿quiénes eran los yippies? Pues algo así como la facción radical y política de los felices hippies. En lugar de flower-power, el eterno verano del amor y la era de Acuario, ellos proponían pasar a la acción, mandar a tomar por culo el sistema, patear el culo de los poderosos y tocarle los cojones a todos aquellos que se quisieran forrar a costa de putear al resto. Su naturaleza macarra y subversiva hizo que cerca de 30 editores dijeran "NO" a Hoffman que, finalmente, montó su propia editorial para poderlo publicar. En Roba este libro hay claves y pistas para cualquier tipo de acción a la contra. Desde montar un periódico underground a información sobre armas y bombas, pasando por nociones básicas de primeros auxilios para agitadores que quieran liarla. Una verdadera joya que hay que leer teniendo en cuenta el momento en el que fue escrita y que a día de hoy depara pasajes alucinantes como los motivos para que les den por el culo a ciudades como San Francisco, Nueva York o Los Ángeles.

Fernando Bernal

La historia del ojo, Georges Bataille (Tusquets editores)

Puede que en un principio La historia del ojo parezca un cúmulo de perversos encuentros sexuales en los que abundan los huevos duros, los ojos y los fluidos corporales. Pero, a pesar de ser considerado como una obra maestra de la literatura erótica, deja a un lado tus intenciones masturbatorias porque esto no es 50 sombras de Grey.

El libro trata sobre una pareja de adolescentes burgueses que, mediante prácticas sexuales extremas, intentan encontrar la línea que separa la cordura de la demencia. No es de extrañar que en la época que se editó (los años 20) el libro provocara un gran revuelo (y seguro que mucho morbo) pero la Historia del ojo esconde mucho más.

Publicidad

Sería ingenuo definir a esta obra como superficial y obscena, Bataille escarba en la parte más grotesca y reprimida de la mente humana y cuenta una historia que tiene mucho más de filosófico que de sexual.

Los protagonistas se desprenden de su parte humana para dejarse guiar por instintos macabros en busca del placer, aunque siempre acaban encontrando el dolor, porque como dice el narrador: "el universo les parece honesto a la gente honesta porque tienen los ojos castrados".

Raquel Zas

Top 10, Alan Moore (Norma Editorial)

Alan Moore es Dios. Es Dios en la tierra de las viñetas. Es el profeta absoluto del cómic actual. Un tipo raro, con ese aspecto que le hace parecer un miembro de la familia Manson. Fan de lo oculto y retorcido, también, de vez en cuando, deja que se vea un poco su faceta más luminosa. Como todo buen genio también tiene sentido del humor, le gusta la risa, no todo iba a ser oscuridad y densidad dramática como la de los superhéroes de Watchmen. O la anarquía incontrolable de V de Vendetta. También hay que pasar un buen rato y en Top 10, con la ayuda de los pinceles de Gene Ha y Zander Cannon, se imagina un futuro (im)posible en el que los superhéroes tienen su propia ciudad, sus propios villanos y, por supuesto, su propio cuerpo de Policía para perseguirlos. Es como si X-Men hubieran dominado la tierra y algo al doctor Xavier se le hubiera escapado de las manos. Muy a lo loco. No hay capas, ni arañas, ni martillos, ni gigantes verdes… Estos superhéroes de Moore son borrachos, tienen pasados muy turbios, les gusta la jarana y meterse en follones. Vamos, como la vida misma. Un reflejo de nuestro mundo en el espejo de los mutantes y héroes del tebeo. Todo llevado al extremo, pero sin caer en la parodia absurda, porque Moore ama a sus personajes, y les debe tanto como el mundo del cómic le va a debe a él. Eternamente agradecidos por lo tuyo, Alan.

Fernando Bernal

Perímetro, Jair Domínguez (Enciclopedia Catalana)

Es una road movie crepuscular. Una fusión entre Cormac McCarthy + Saint-Exupéry + Beckett. El protagonista es un ingeniero que camina por el desierto con una única misión, encontrar a La Toussaint, matarle y desactivar el "Perímetro". Toussaint mató a su familia, así que la venganza está servida. Por el desierto va encontrando distintos obstáculos que lo alejan de su objetivo: unos bandidos le atacan, unos soldados que no saben que la guerra ha terminado le acechan, una niña le pide que se quede con ella y acaba teniendo una intensa historia de amor con ella, jugadores de ajedrez despistados le impiden el paso… El ingeniero debe salvar al mundo, pero por culpa de cosas menos importantes no lo hace. Una novela existencial sobre el Apocalipsis que te hace reflexionar sobre lo que verdaderamente merece la pena. Si hay algo que me ha fascinado de este libro ha sido la forma cutre y decadente con la que todo llega a su fin. Un nihilismo optimista sin grandes explosiones ni naves espaciales. Los que entienden de libros lo describen como "El pequeño príncipe de Saint-Exupéry explicado por Tarantino".

Alba Carreres

Carvalho Gourmet, Manuel Vázquez-Montalbán (Planeta)

Un detective de Barcelona, aunque nacido en Galicia. Exagente de la CIA, expreso político y cínico militante confeso. Pepe Carvalho también quema libros -sin importarle el autor y el título, solo para alimentar el fuego de su hogar-, tiene un novia prostituta, un confidente que se llama Biscúter y un Watson-pinche de cocina, que atiende al nombre de Biscúter. Pero entre aventura y investigación -viendo ante sus ojos cómo España va cambiando desde la Transición hasta la época de Aznar- también cocina y cocina mucho. En cualquier lugar, en cualquier situación, después de tener sexo, también antes, después de recibir una paliza o a punto de dejar con el culo al aire a cualquier mafioso especulador inmobiliario. A Carvalho le gusta pasear despacio por Las Ramblas hasta encontrar la entrada del Mercado de La Boquería. Elegir con mimo los productos, llegar a casa, abrir una botella de vino, invitar a su vecino a la cena (también es su asesor fiscal) y preparar un menú largo de tres platos, copa y puro. Y charlar mucho. Vázquez Montalbán le calzó su pasión por la comida al ADN de su icónico personaje y las recetas y sus gustos están recogidos en este volumen. Que huele a comida casera, a platos thailandeses y vietnamitas, pero también a recetario aprendido en la escuela Cordon Bleu de París. Muy recomendable para carvalhistas profesionales (entre los que me encuentro), pero también para cocinillas advenedizos con ganas de comer como un detective.

Fernando Bernal

La última noche, James Salter (Salamandra)

¿Quién es James Salter? Pues la verdad es que antes de leerme este libro no tenía ni puta idea. Buscando un poco por internet me encuentro con que el tipo antes de escritor fue piloto en las Fuerzas Aéreas Estadounidenses, joder, por lo que parece el tipo derribó aviones. Pensadlo bien, AVIONES. Más tarde escribió un libro sobre sus hazañas bélicas, trabajó como guionista en Hollywood e incluso dirigió una película. Nunca dejó de escribir guiones, novelas e historias cortas. Murió en 2015. En internet no lo dice pero deduzco que era una persona agradable y que percibía el mundo de una forma especial, sin miedo a abrazar la verdad por terrible que esta fuera.

Lo digo porque en La última noche nos encontramos con diez historias cortas que retratan la tristeza de conocer, perder y mentir a las personas. Todos sus personajes conviven con secretos, decepciones o deseos nunca realizados, narrado con un estilo sintético cercano al de Raymond Carver y haciendo un exquisito y sutil uso de la elipsis como herramienta dramática. De puta madre, sus relatos son exquisitos a nivel formal pero lo que más cautiva es esa facilidad que tiene para tratar temas supuestamente inmorales y envolverlos con una preciosa y absolutamente reconocible cotidianidad.

Publicidad

Pol Rodellar

Pétronille, Amelie Nothomb (Anagrama)

Supongo que es el libro que he leído en el que la mayor parte del tiempo sus protagonistas están borrachas. Amelie Nothomb busca en París a la compañera etílica perfecta con la que descorchar champán muy caro y contarse la vida. Encontrar a alguien con quien emborracharse es cosa seria (algo así se dice en alguna parte del libro y creo que es muy cierto). Así conocemos a Pétronille, un ser que se nos presenta enigmático, tremendamente interesante y en cierto modo asexuado, porque es una mujer pero en realidad podría parecer un hombre muy joven. Vemos a Pétronille crecer y hacerse mujer (¡cumple treinta años!) y ella es cada vez mayor, más exitosa y más peligrosa. Y solo quieres pensar en ella como tu mejor amiga, pero acabas imaginándola como a una especie de novia. Amelie y Pétronille se alcoholizan mucho, mucho rato, y hablan de política, de Cristo, de Vivienne Westwood y de Christopher Marlowe. En la novela solo importan ellas dos –una siendo muy burguesa, escritora de éxito y gran bebedora; y la otra, muy proletaria, pero de gustos "absurdamente aristocráticos"–. Está muy bien encontrar a alguien con quien divertirse tanto, y esta novela va de eso todo el rato.

Anna Pacheco

Puedes encontrar todos estos libros en Fnac.

;dc_lat=;dc_rdid=;tag_for_child_directed_treatment=' alt='Advertisement' ]