Publicidad
Film

Febrero, el miedo de los galgos

Se cuelga en abierto en internet "Febrero, el miedo de los galgos", el documental de Irene Blánquez sobre la situación de los galgos en España.

por Juanjo Villalba
09 Febrero 2015, 3:14pm

Como ya hemos contado en otras ocasiones, para los galgos febrero es el peor mes. Al llegar el fin de la temporada de caza, miles de ellos son abandonados a su suerte por el campo cuando no directamente sacrificados o asesinados de las formas más crueles.

Por suerte, hoy en día hay diversas asociaciones por toda España que intentar hacer lo posible porque cada año esta práctica salvaje y retrógrada de librarse de los galgos cuando ya no sirven para cazar vaya reduciéndose poco a poco y por otro lado, en los casos en los que los animales ya han sido abandonados, intentar rescatar de una muerte casi segura y posteriormente entregar en adopción al mayor número de ellos.

Febrero, el miedo de los galgos, es un documental independiente que narra la terrible situación que viven decenas de miles de galgos cada año en España. Es el resultado de dos años de trabajo, de filmación y edición en solitario de la realizadora Irene Blánquez. Desde hace unos días, este documental puede verse libremente online (lo puedes ver al final del artículo). Para comentar el lanzamiento hablamos con Irene, su directora,para que nos contara más cosas sobre el mismo.

VICE: ¿Qué es lo que se puede ver en tu documental?

Irene Blánquez: Por un lado se descubre una práctica desconocida por muchos, la caza de la liebre usando galgos, y por otro las consecuencias directas de esta práctica.

El hilo conductor de "Febrero" es la historia de Mila. Ella es la protagonista, el típico caso de galgo abandonado y atropellado al acabar la temporada de caza, en febrero.

A parte de explicar cómo el colectivo galguero entrena a sus galgos, atados a vehículos de motor y cómo los cría indiscriminadamente, el documental destaca cómo la caza usando galgos es literalmente insostenible (miles de galgos son abandonados también indiscriminadamente cada año porque ya no son "útiles" para el colectivo galguero).

Este documental no pretende ser sensacionalista, no hay imágenes explícitas, es apto para niños mayores de 8 años, y me gusta pensar que es un documental que "dignifica" al galgo, que rompe prejuicios... Soy de las que cree que, mostrando la belleza, se consigue más que mostrando tan solo la crueldad.

¿Dónde lo rodaste?

El maltrato y abandono del galgo tiene lugar en muchos puntos geográficos españoles, zonas rurales con grandes y áridas superficies ideales para la caza. En mi caso rodé en pueblos del interior de Andalucía; en Cádiz y Sevilla. Y lo hice allí por una cuestión logística. Este es un proyecto autofinanciado y allí, voluntarios y miembros de SOS Galgos, ONG también protagonista en este documental, me abrieron las puertas de sus casas, de sus coches y de su realidad. También rodé en Esplugues de Llobregat (Barcelona), donde tiene sede SOS Galgos, en Francia y en Boston (EUA).

¿Fue complicado el rodaje?

Durante un año entero, rodé 30 sesiones espaciadas entre sí. Al ser un proyecto totalmente independiente y no remunerado, lo compaginaba con otros trabajos y lo hacía cuando podía, fines de semana, puentes, vacaciones...Tuve muchísimo apoyo de SOS Galgos, de mi familia y de mis amigos. Iba con un monotrípode, una cámara Sony EX1 y un micro de corbata, el equipo más básico imaginable. Lo positivo es que en el género documental esto puede ser ventajoso... Es diferente ver a una mujer-platillo rodando, que a un equipo de cinco profesionales. Accedes de forma mucho más fácil a las personas y tienes más capacidad de reacción e improvisación, algo clave.

¿Cómo ha evolucionado la situación actual de los galgos en las zonas en las zonas que aparecen en el documental?

Según tengo entendido, hay más maltrato y abandono que nunca. Y ahora, en febrero, es la peor época de todas. El documental se estrenó en cines comerciales en Barcelona y Madrid a finales del 2013 (Cinemes Girona y Cineteca) pero se llegaron a organizar más de 70 pases por todo el país durante los dos meses que duró la gira oficial. Todas las protectoras y asociaciones de rescate, muchas de ellas especializadas en el galgo y el podenco, nos solicitaron el film. Se lo cedimos gratuitamente y eran ellas quienes organizaban proyecciones y usaban el documental como herramienta de concienciación en sus aulas, en sus centros cívicos, en sus auditorios... El éxito mediático de este documental ha sido gracias a todas las personas que luchan diariamente para ayudar.

El maltrato de los galgos es cada vez más conocido y los medios le hemos dado mucha difusión al problema. ¿Crees que esto ha hecho cambiar la actitud de las personas en general hacia este problema? ¿En general crees que es algo conocido y repudiado?

Creo que para los que trabajamos en la industria de la imagen y de la comunicación, el problema puede ser muy conocido. Y es verdad que en los dos últimos años muchos profesionales de la radio y la tele (presentadores, actores...) se han volcado en la causa del galgo dando visibilidad al problema. En mi opinión, los embajadores reales son los galgos que vemos por las ciudades. Ellos, paseando con la cabeza bien alta, son el indicador que algo está cambiando, por un lado más gente conoce su injusta condición de perro de caza que acaba siendo abandonado y por otro, las personas que han acogido o adoptado a un galgo saben que el galgo no es "miedoso" porque sí. Hay un background muy duro, los galgos que vemos en la ciudad, son la primera generación de galgos "felices", "queridos". Los primeros que "empiezan" a confiar en el hombre.

¿Y la actitud de las instituciones?

Los temas animalistas no son temas de estado, pero deberían serlo. España es un país cazador. Es una afición que se puede ver en distintos estratos sociales. El Gobierno debería hacer algo, al menos para controlar la cría y abandono masivo del galgo. En su ausencia, cientos de asociaciones y ONGs hacen el trabajo por ellos. El año pasado se mostró el documental en el Congreso de los Diputados, se trataba de un foro parlamentario para debatir posibles soluciones al problema. La gran mayoría de ONGs optan por la abolición de la caza.

¿Cuál crees tú que es la solución a este problema?

Hoy por hoy, mi opinión personal es la abolición de la caza de la liebre, aunque en el documental no me pronuncio y muestro varias opiniones distintas al respecto. Cada uno que decida libremente lo que piensa después de ver el documental. No me gusta el conductivismo, los datos están ahí.

¿Qué proyectos tienes? ¿Vas a seguir haciendo documentales sobre estos temas? ¿Estás preparando alguno?

Ahora mismo estamos dando forma y rodando el primer spot de Waggingtale Films, la productora que hemos creado a raíz de "Febrero" y en el spot contamos qué ofrecemos como productora (webs, spots...). Ya tenemos algunas propuestas en marcha para rodar spots a empresas con valores no solo animalistas, sino también ecologistas y de defensa del medioambiente. En unos meses, empezaremos a rodar el teaser para nuestro segundo documental, también de defensa animal. Pero esta vez, y aunque hemos aprendido mucho de "Febrero" y de cómo gestionar un proyecto sin recursos económicos, usaremos sponsors y crowdunding.

Muchas gracias, Irene.

Os dejamos con el documental.

Tagged:
ESPAÑA
documental
caza
crimen
animales
perritos
Vice Blog
maltrato animal
galgos
Febrero el miedo de los galgos
Irene Blánquez