Cultură

'Me habría pagado las tetas en vez de un máster': el machismo y las azafatas de la tele

¿Es machista objetificarse a una misma para ganar pasta y hacer una carrera en la televisión?
30.3.16

Espontaneidad, belleza, gracia y simpatía. Esas eran las cualidades que se valoraban al escoger las míticas azafatas del "Un, dos, tres". Por aquel entonces el programa era un trampolín para chicas que tenían talento pero que antes tenían que ser utilizadas a modo de expositor. Lydia Bosch, Nina o Paula Vazquez se dieron a conocer en el background del plató. Incluso la mismísima Mariló Montero apareció por primera vez en televisión haciendo de azafata en un programa de la época, aunque no en el "Un, dos, tres", si no hipnotizada por Francisco Umbral en el programa "Ochéntame otra vez". Más tarde, Pilar Rubio debutaría en "El precio justo", el primer programa en la historia que introdujo también al azafato masculino entre su repertorio.

Lamentablemente ser azafata sigue siendo a día de hoy una peana para saltar a la fama. Las mujeres que no solo tienen que ser buenas profesionales, periodistas tituladas y con experiencia, muchas de ellas también tiene que saber cantar, bailar e incluso contar chistes —a parte de cumplir con el canon de belleza femenino normativo. Pero como juzgar desde fuera es muy fácil, decidí hablar con algunas de ellas para que nos cuenten si algo ha cambiado respecto a aquella época, para saber si les gusta su trabajo y si consideran una actitud machista el hecho de utilizar su imagen como gancho para la audiencia o están satisfechas con su papel de nuevas 'mamachicho', las 'cacao maravillao' del siglo XXI, las olvidadas 'chicas chin chin' aunque más recatadas y políticamente correctas.

ESTER LÓPEZ. 28 AÑOS. EMPRESARIA

¿A qué te dedicas actualmente?

A la organización de eventos y estancias.

Publicidad

¿Para qué programas de tv has trabajado?

Presentaba el call TV "Va de Euros". He sido finalista en el último Miss España que se retransmitió en directo para Telecinco, pretendienta en 'Mujeres y Hombres y Viceversa' y en algunas otras colaboraciones puntuales con algunos programas.

¿Cómo te iniciaste como azafata en la tele?

Todo fue por casualidad. En 'Mujeres y Hombres', por ejemplo, estaba entre el público cuando me ofrecieron ser pretendienta. La gente de allí era muy normal, no era la única licenciada. No teníamos mucho trato pero normalmente hablábamos del programa y de la evolución que llevaba. Había bastante rivalidad. No hace falta mucha inteligencia emocional para darte cuenta que nada te distingue de las otras. Estás allí, pretendiendo al mismo chico (por lo tanto se supone que tenéis los mismos gustos), en el mismo lugar, y haciendo lo mismo. Para algunos era un bicho raro por no gritar o no hablar mal. Pero a mí me supone mucho esfuerzo decir "haiga".

Volviendo al call tv, ¿Cuál era exactamente tu trabajo allí?

Presentaba el programa de 2 a 5 de la madrugada en directo. Recibía llamadas telefónicas de concursantes que participaban en un juego para ganar una cantidad de dinero. Nunca di el premio gordo.

¿En algún momento sentiste que solo estabas allí por tu imagen?

En ningún momento sentí nada que no fuera eso. Pero tampoco me traumatiza. Yo sé que no soy sólo un físico, y si así se ve desde fuera es algo que me preocupa poco o nada. Cuando trabajas en una agencia de modelos no tienes únicamente un trabajo. Tienes muchos y puntuales.

Publicidad

¿Crees que hay machismo en el mundo de la tele?

Sí, evidentemente, pero pienso que en el mundo empresarial aún hay más. He llegado a perder un puesto de trabajo por ser guapa. No me han sabido valorar lo suficiente. Soy economista y hace años atrás trabajé en un banco. Allí me pagaban 1.000 euros y en la tele se cobra el triple. Para mí es más machista el trabajo del banco que el de la tele. Yo no he sacrificado 5 años de mi vida y todo el dinero que me ha costado la carrera para ganar tan poco. Me parece súper insultante.

¿A ti te molesta que te traten como una chica florero?

He aprendido a vivir con eso. Me molestaba más antes. Para mi, que me tomen por tonta es una ventaja competitiva. Hay veces que me pregunto: ¿Cuál es el verdadero machismo? ¿El que te utilizan como objeto sexual? Una vez leí en una pancarta una frase que me gustó mucho: "Si lo llego a saber me pongo tetas en vez de estudiar un master". Yo utilizo mi cuerpo para ganar dinero. Todo el mundo utiliza sus recursos para facturar ¿A caso Einstein no utilizaba su inteligencia para lucrarse?

¿No piensas hacer nada para cambiar esta situación?

Yo no voy a cambiar el mundo. Simplemente me he adaptado a él.

Al otro lado está Adriana, que intenta abrirse camino en la televisión. Es una periodista con gran talento pero a sus 25 años aún no se ha podido lucir como ella querría. Ha trabajado como azafata en programas de televisión locales, pero su papel se ha limitado a acompañar a los participantes de un concurso al escenario y sonreír mientras coronaba al ganador del premio y le entregaba un talón.

ADRIANA BLANCO. 25 AÑOS. PERIODISTA

¿A qué te dedicas actualmente?

A lo que puedo. Intento no dejar mi profesión de lado, así que trabajo en una televisión local y también en la radio.

Publicidad

¿Por qué decides hacer trabajos de azafata para la tele?

No es una cosa que haya hecho para vivir, creo que en cierta forma tal y como está estructurado el panorama televisivo en muchos momentos va ligado a tu roll en un programa. No me gusta, pero me he visto obligada. Era parte del trabajo que se me pedía.

¿Cómo te has sentido?

Poco valorada en mi trabajo. Utilizada. No me considero una chica súper guapa, pero sí mona, y en algún momento me he sentido mal por alguno de los comentarios sucios que he recibido.

¿Qué tipo de comentario?

Tener que ir a dormir fuera y escuchar: cierra bien la puerta que por la noche me escapo. O por ejemplo, como coja éste culo…. También me han dicho que estaría mucho más atractiva si presentara desnuda o solo con americana.

¿Cómo reaccionas ante este tipo de comentarios?

En algunos momentos me he quedado bloqueada, en otros he contestado (muy pocas veces). Nunca he sabido cómo reaccionar ante este tipo de situaciones.

¿Has trasladado tus quejas a tus superiores?

Sí. Lo hice. Creo que las mujeres deberíamos poder hablar del tema con normalidad y quejarnos cuando pase una cosa así. Después de quejarme ya no recibí más comentarios por el estilo.

¿Por qué crees que hay machismo en la tele?

Creo que aún hoy el hombre tiene más poder que la mujer y esto provoca que se busquen chicas explosivas con el único fin de conseguir audiencia.

Curioseando por las redes hemos encontrado un tuit de @ignatiareilly que recrea una escena costumbrista representativa del panorama más encontrado en los hogares españoles.

Mi abuela diciendo que una modelo que sale en la tele es fea. Creo que voy a invertir mi dinero en un pasamontañas.

— ❤Lovecraftian babe❤ (@ignatiareilly)23 de marzo de 2016

" A mi abuela le encanta decir que las chicas que salen en la tele son feas o demasiado flacas, sobre todo las que salen en programas del corazón. Pienso que las chicas que salen en los programas siempre son mucho más atractivas que los hombres. Ellos tienden a ser más graciosos. En cambio una chica graciosa pero poco atractiva encaja menos en los medios. Eso no es para nada justo. Las mujeres en televisión suelen ser mucho más jóvenes, lo que implica que se quedan sin trabajo al llegar a cierta edad y además crean la idea de que una mujer siempre debe estar maquillada y arreglada. Creo que comentarios como de mi abuela refuerzan este hecho"

Pero, ¿quién tiene la culpa de que eso siga así? ¿Los medios o los espectadores? Hablamos con Isabel Muntané, experta en género y comunicación y nos alerta que contrariamente a lo que pensamos la audiencia no manda. "En los medios públicos supuestamente se regulan los estereotipos sexistas continuamente, pero eso no pasa. Debería ser así, pero no. El factor cultural y la educación en la igualdad son las claves para combatir el machismo y el patriarcado. Por eso creo que la formación de los periodistas es esencial para romper barreras". Y es que según datos del informe anual de la profesión periodística el 96,1% de las mujeres que trabajamos en los medios de comunicación nunca llegaremos a ser directivas. Una situación nada alentadora para las profesionales de la información que luchan a contracorriente para mejorar su situación.

Hay 4 roles en los que estamos estigmatizadas las mujeres en televisión, nos explica Joana García Grezner, periodista especializada en género y comunicación. El primero de ellos sería el rol de víctima, el segundo como objeto sexual, después habrían las relaciones con el hombre, por ejemplo el rol de padre e hija, el último de los roles que se cita es aquel que exalta las "virtudes" femeninas. "Como feminista que soy no debemos cuestionar a otra mujer por el simple hecho de querer utilizar el físico. Al fin y al cabo estas mujeres han adaptado una estrategia de posicionamiento en el mercado basándose en lo que más vende. No tenemos que juzgar a otra mujer por hacer esto, lo que deberíamos hacer es criticar la poca diversidad de los roles de las mujeres y las trans en los medios de comunicación más allá de poner un adjetivo a las que aceptan ser florero por dinero".