FYI.

This story is over 5 years old.

Cultura

Páginas de la bitácora de laboratorio de Alexander Shulgin

Un vistazo a la historia de la química psicodélica.
18.9.12

Introducción y pies de foto por Paul Daley y Hamilton Morris

Material de archivo, cortesía del Shulgin Collective

La reproducibilidad es la esencia del método científico, así que todo buen químico debe tener una bitácora. Si no llevas un registro detallado de tu trabajo, otros investigadores no podrán reproducirlo después. Aunque el trabajo de muchos científicos languidece en las hojas amarillentas de bitácoras olvidadas, nunca faltará el químico entusiasta que quiera reproducir las síntesis de Alexander “Sasha” Shulgin. Desde sus primeras clases de química, pasando por el tiempo que trabajó para Dow Chemical, y hasta sus años independientes experimentando con sustancias psicodélicas, Shulgin documentó siempre y de forma meticulosa sus síntesis en unas bitácoras que actualmente están siendo digitalizadas para hacerlas disponibles al público. Aquí presentamos algunas páginas aún no publicadas que van desde su primera síntesis psicodélica, hasta sus investigaciones con los derivados del MDMA y los radiopsicodélicos emisores de rayos gamma.

Primera página en la colección de Sasha. Es una fotocopia que hizo en Dow por ahí de 1989, mientras recopilaba su investigaciones anteriores para PiHKAL, su magnus opus sobre sus experiencias personales con las fenetilaminas. La página ilustra la formación del nitropropeno, precursor del TMA, o 3,4,5-trimetoxianfetamina, su primera incursión en la síntesis de anfetaminas psicodélicas. El TMA es un compuesto activo, pero carece de la serenidad de su homólogo 2-C, la mescalina.

Esta página detalla la síntesis de la α-etilomescalina por medio de la reducción del precursor del nitrobutano con hidruro de litio y aluminio. La α-etilomescalina resulta ser una homólogo inactivo de la mescalina, pero la α-etilación de otras fenetilaminas generó compuestos prometedores como el MBDB y el ARIADNE, cuyo enanciómetro (R) fue patentado para devolver la motivación a los pacientes seniles geriátricos con el nombre de “Dimoxamina”.

La formación del 3,4-metilen-dioxi-fenilacetona a partir del isosafrol con ácido fórmico y peróxido de hidrógeno. Esta cetona es una primera sustancia intermedia en la síntesis de varios entactógenos conocidos. Un infame error de impresión en el libro de Michael Valentine Smith, Psychedelic Chemistry, dice: “agregar 100ml de H2O2” cuando debería decir: “agregar 100ml de H2O”. ¡Sólo hace falta un error en un subíndice para convertir una reacción de simple sustitución en una fuente negra de explosiones sin cesar!

Formación del nitropropeno precursor al MADAM-6 (o, con cetona y una aminación reductora con metilamina, 2-metil-4, 5-metilen-dioxi-metanfetamina). Sasha descubrió que el MADAM-6 era inactivo, pero igual que todos los compuestos inactivos, ofrecía una valiosa lección sobre la relación entre estructura y actividad de sus parientes cercanos. Algunos informes anecdóticos recientes sugieren que el compuesto aminotetralínico, MDMAT, tiene efecto en dosis de 500mg, lo que parece indicar que la sustitución en la posición 6 reduce la potencia de los compuestos entactogénicos del tipo MDMA.

Esta página muestra los planes para realizar las síntesis de varias anfetaminas radiomarcadas que resultaron en el identificador digital de objetos (DOI) yodo 131. El DOI radiomarcado era una herramienta poderosa para mapear la distribución central de los psicodélicos serotoninérgicos, así como la circulación de sangre en el cerebro. Eventualmente, Sasha desarrollo una síntesis muy rápida que podía desarrollar DOI123 radiomarcado en menos de una vida media del I123.

Más sobre la Edición de la Ciencia Extraña aquí