Cultură

Hablamos con el inventor del despertador orgásmico

Entre sus compradores existen varios padres que han obsequiado a sus hijas con un Little Rooster como regalo de despedida cuando van a la universidad.
2.11.16

Este artículo se publicó originalmente en VICE Reino Unido.

Hay formas de despertarse por la mañana peores que con un orgasmo. Por suerte para nosotros, Tony Maggs, emprendedor de cuarenta y tantos años, ha hecho realidad —al menos para las mujeres— esta última posibilidad con su nueva creación.

Little Rooster es a la vez un juguete sexual y un reloj despertador cuyo éxito de ventas mundial ha sido tal que se han agotado las existencias, según nos cuenta Tony, incluso en países en los que el placer de la mujer es considerado un tema tabú.

Publicidad

Conseguí contactar con Tony antes de su vuelo a China para que me contara por qué creía que lo que el mundo necesitaba era un despertador-vibrador rosa.

VICE: Hola, Tony. ¿Cómo se te ocurrió crear un aparato como el Little Rooster?
Tony Maggs: La mayoría de los despertadores funcionan irritándote hasta que te levantas, pero lo haces de mal humor. Pensé que un reloj que te despertara con placer haría de ese momento del día una experiencia más agradable, ¡y así ha sido!

¿Qué perfil de mujer tenías en mente cuando creaste el Little Rooster?
El tipo de mujer que odia levantarse de mala uva, que quiere despertarse con un rollo sexy. Mujeres a las que les encanta la idea de despertarse de forma progresiva y sensual mientras recibe estimulación en el clítoris. Mujeres que odian sus despertadores.

Entonces, ¿consideras que un orgasmo es la mejor forma de despertar?
Hicimos una encuesta entre nuestras clientas y la mayoría aseguraba que utilizan el Little Rooster entre tres y cinco veces por semana. Por tanto, no hay duda de que a nuestras clientas les gusta despertar de esa forma, si no a diario, la mayor parte de la semana.

También les preguntamos qué sentían al despertar con el Little Rooster. Más del 90 por ciento dijeron cosas como, "Me desperté sintiéndome muy cachonda, feliz y afortunada". Ya han contactado con nosotros varios terapeutas sexuales que están interesados en usar el Little Rooster para ayudar a las mujeres que tienen dificultades para llegar al orgasmo debido a inhibiciones conscientes.

Publicidad

¿Y un despertador normal no funciona igual?
Los despertadores normales son muy desagradables y nos ponen de mal humor, incluso en el mejor de los días.

¿Podrías explicarme cómo funciona el Little Rooster?
Te lo pones en la parte de delante de las bragas cuando te vas a dormir y, por la mañana, la "pata" del Little Rooster empieza a vibrar y a estimularte el clítoris. Lo hace de forma progresiva, para evitar que te despiertes de golpe. Luego, en el transcurso de cinco minutos, las vibraciones van aumentando de intensidad para que tengas un despertar placentero, sensual y feliz. Además, incorpora un botón para detener la alarma temporalmente, por lo que puedes despertarte las veces que quieras de esta forma.

¿Qué hay de los chicos? Probablemente habrá muchos heteros que se sientan desplazados ahora que muchas mujeres preferirán despertarse con su Little Rooster.
¿Desplazados? Si acaso será lo contrario. A la mayoría de los hombres les encanta la idea de que su pareja despierte de esa forma. Por eso más de la mitad de nuestras ventas son pedidos de hombres que quieren regalárselo a sus parejas.

¿Qué dirías a las mujeres que piensan que es un poco inapropiado tener un despertador metido en las bragas toda la noche?
No solo inapropiado, sino incómodo, ¿verdad? Mi mayor arrepentimiento con el Little Rooster es no haber hecho que su diseño pareciera tan cómodo como realmente es. Creamos unos 300 prototipos, probados por 36 mujeres de complexiones muy diversas que me dieron su opinión: todas las que lo probaron afirmaron que es mucho más cómodo de lo que parece.

Publicidad

Esto se debe a que es un aparato muy pequeño y ligero. Pesa menos de 56 gramos y se estrecha en un extremo, de forma que permite moverse libremente y que permanezca en contacto con los labios. El cuerpo principal tiene poco grosor, por lo que no se clava contra el pubis cuando se está durmiendo boca abajo. No importa cuánto te muevas, el Little Rooster no se moverá.

¿Y si eres de las que no duerme con bragas?
Bueno, hay gente que cree que no es necesario dormir con ropa interior, pero no lo recomiendo.

¿Cuál es la opinión más memorable que has recibido?
Una persona escribió para decir que había estado buscando por Google un despertador que vibrara porque padecía sordera. Me conmovió mucho. Y nunca deja de sorprenderme la creatividad de la gente. O la mujer que usa el Little Rooster para poder echar una cabezadita en el tren y no saltarse la parada. ¡Es genial!

Has recibido pedidos de 72 países distintos. ¿Cuál es el lugar más inesperado desde el que has recibido un pedido de compra?
Hace poco tuvimos que enviar un pedido urgente a un tipo que quería regalárselo a su pareja en el momento de proponerle matrimonio. Hubo una mujer que nos pidió una docena para una despedida de soltera. Varios padres le han comprado a sus hijas un Little Rooster como regalo de despedida cuando van a la universidad. Y, por supuesto, también recibimos muchos pedidos dobles de parejas del mismo sexo. Llámame un loco sentimental, pero esos son los momentos que me hacen sonreír de pura alegría.

Publicidad

¿77 euros no es un precio un poco excesivo, o consideras que el placer que proporciona lo vale?
No es barato, desde luego, pero por otro lado es recargable y muy silencioso. Muchas clientas nos escriben para decirnos lo mucho que ha cambiado su vida el Little Rooster. No solo su vida sexual y su estado de ánimo por las mañanas, sino su relación de pareja y con los compañeros de trabajo. Teniendo en cuenta los cambios que puede obrar en tu vida, 77 euros es poco dinero.

¿Habrá versión masculina? Para que no haya algún hombre que diga que todo se lo llevan las mujeres…
¡Sí! Tenemos una lista de correo en la que iremos actualizando la información sobre el Little Rooster para hombre.

Gracias, Tony.

Sigue a Salma en Twitter.

Traducción por Mario Abad.