FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Así es ser joven y masón en España

Existen, están entre nosotros y, según ellos, son inofensivos. Hablamos con un chico que pertenece a una de las logias de la masonería española sobre su vida dentro y fuera de la institución.
6.7.16

Templo másonico de Santa Cruz de Tenerife, uno de los pocos que no fueron destruidos durante el franquismo. Imagen vía Wikipedia

Ese gran foro público presidido por la libertad absoluta que es internet tiene muy claro que la masonería tiene mucho que esconder. De hecho, las webs que parecen ser de logias son muy distintas y, por lo general, tienen un aspecto descuidado y poco coherente entre sí. Una vez más, lo que uno cree es que lo mejor es no meterse ahí.

Conspiración, ocultismo y "gobierno mundial": los masones, para muchos, forman parte del supuesto poder en la sombra que nos controla a todos. George Washington, Churchill y personajes de nuestra historia como Prim, Sagasta o Zorrillapertenecieron a alguna logia.

Publicidad

Todo ello, acompañado de la imagen que la sociedad española había percibido durante el régimen franquista que hablaba de "contubernios judeo-masónicos marxistas", hizo que me pusiera el reto de entrevistar a uno de ellos y que, para derribar prejuicios, fuera menor de 35 años. O sea, joven. Joven y masón en España… ¿Conseguiría encontrar a uno dispuesto a ser entrevistado?

Gobierno provisional de España tras la Revolución Gloriosa de 1869 que derrocó a los Borbones. Tres de ellos, Prim, Sagasta y Zorrilla, eran masones. Imagen vía Wikipedia

Sin embargo, las afirmaciones sobre su objetivo de ser de ser los amos del mundo sólo serían leyendas: los masones, en su mayoría, son personas normales que comparten inquietudes, de todas las edades y condiciones y que sólo quieren elevarse intelectual y espiritualmente. Nada más. Nada habría de lo que preocuparse. Simplemente no se han visibilizado lo suficiente y por eso no han conseguido derribar las mentiras que cuentan sobre ellos.

Tras un largo y complicado proceso de contactos en un mundo desconocido y a puerta fría, después de que una logia me negara su ayuda y el permiso para grabar en su sede y aunque un confirmado para ser entrevistado se echara para atrás el día de antes de haberse citado conmigo, mi empeño por sacar a la luz este tema no sólo no cesó sino que me reté a mí mismo a tirar adelante y no parar hasta encontrar a uno de ellos. Finalmente lo conseguí.

Miguel posa cubriendo sus manos con unos guantes blancos, usados habitualmente en las reuniones masónicas

Miguel*, 33 años. Vive en Madrid y pertenece a la masonería desde hace cuatro años. Prefiere que su rostro no se muestre. Le preguntaremos por qué a lo largo de esta entrevista.

VICE: ¿Por qué eres masón?
Miguel: La respuesta de manual sería que soy masón porque mis "hermanos" me reconocen así, como masón. Es una actividad más que desarrollas en tu vida, no es algo que defina tu vida… Es como cualquier otra inquietud cultural o artística que tengas. Es una asociación de personas que tenemos un acerbo interno cultural.

Publicidad

Ya, pero… ¿Por qué entraste en la masonería?
Fue un proceso más o menos largo. Todo el mundo escucha cosas de la masonería relacionada con leyendas o con asuntos sociales, su origen en Francia, el tema de la laicidad, el tema republicano…

Al principio me fui interesando, fui leyendo algunos temas… y llegué a la conclusión de que toda esa parte de leyenda, como que el origen de la masonería viene de los templarios o de los egipcios o de, yo que sé, que hay un gobierno mundial y una conspiración y que los masones se mueven en los altos niveles de la política y lo manejan todo… todo eso es leyenda.

Hace cuatro años que entré en la masonería y no he visto absolutamente nada de eso. Igual es tan jodida la conspiración que lo que pasa es que todavía no estoy en el círculo, vamos (risas). Creo que tengo una perspectiva más o menos amplia y cuando llegué a esa conclusión vi que realmente, al final, es un espacio donde la gente se reúne en unas ciertas condiciones: respetando unas reglas básicas y compartiendo unos valores similares.

Que hay un gobierno mundial y una conspiración y que los masones se mueven en los altos niveles de la política y lo manejan todo… todo eso es leyenda

¿De qué valores hablamos?
Libertad-igualdad-fraternidad es la triple divisa que comparten muchas logias. Eso tiene muchas implicaciones, porque realmente eso quiere decir todo y nada. ¿Qué es la igualdad de los masones? Pues todos en la logia son iguales, desde el que entra que hace un minuto que está iniciado hasta el más viejo y consagrado de los masones.

En ese camino hay tres grados: aprendiz, compañero o maestro, pero esos tres grados no afectan a la igualdad de los masones sino por el tema de que si tú acabas de entrar, obviamente tienes que hacerte con las costumbres de donde estás y conocer a la gente para después, digamos, actuar con la mejor información y de la mejor manera posible.

Publicidad

La masonería te da la habilidad del análisis crítico, de la libertad de expresión y de la solidaridad con tus hermanos.

Pero, ¿qué es lo que le empuja a una persona a entrar en la masonería?
Pueden ser diferentes cosas. Desde mi punto de vista, hay varios elementos muy interesantes: uno que puede ser más espiritual, porque la simbología masónica tiene un componente muy espiritual y puede ser interpretado en ese plano.

Tú entras en un sitio donde no te dicen una respuesta… nadie te impone que tienes que creer en Dios, por ejemplo. Tú tienes una serie de símbolos que los interpretas de manera libre, de acuerdo a tu propio criterio.

Igual es tan jodida la conspiración que lo que pasa es que todavía no estoy en el círculo

Ese acercamiento puede venir por el interés de estar en un grupo de personas y tú puedes vivir tu catolicismo, o tu judaísmo, o tu islamismo o cualquier tipo de corriente que tú sigas y enriquecerlo con eso. Ahí estás enriqueciendo esa parte espiritual.

No hay ningún tipo de respuesta: es falso que haya algún tipo de dogma. Por ejemplo, a Dios se le llama "gran arquitecto del universo" porque es la fórmula que se encontró menos problemática.

Miguel, perteneciente a una logia masónica, sujeta un libro de Rudyard Kipling, un escritor también masón

¿Por la disparidad de opiniones o puntos de vista?
Bueno… eso te lo tendría que decir alguien que supiera más que yo. Lo que es la respuesta purista no te la sé decir. Yo creo que es más porque tú al final te estás metiendo en una sala con gente en condiciones de igualdad que van a debatir de manera libre, que nadie te va a juzgar por lo que digas, que vas a poder hablar sin que te interrumpan, que vas a debatir de una manera racional y vas a aceptar escuchar al otro y el otro va a aceptar escucharte.

Hay que darse cuenta de que la masonería nace, por acotar, en 1717 que es cuando cuatro logias se unen y forman la Gran Logia de Londres, que es lo que sería una "primera audiencia". La unidad de la masonería son las logias.

Publicidad

Cuéntame un poquito más sobre las logias, porque he investigado y al final no me queda muy claro por qué hay logias, por qué unas están agrupadas en una gran agrupación y otras en otras… la realidad es que hay muchas y hay como muchas divisiones. Veo, en ese sentido, poco sentido de la unidad.
Yo creo que tienes razón. La masonería se organiza en logias. La unidad básica, las células, son las logias.

Un masón siempre, por norma general, está adscrito a una logia; de otra forma estaría "bajo la bóveda celeste", que sería como darte de baja aunque seguirías siendo masón. Ahora bien: las logias se federan, y es lo que tú ves como "asociaciones de logias", como el Gran Oriente de Francia , la Gran Logia de España… Hay más…

¿Por qué hay tantas agrupaciones? ¿Qué genera esas divisiones?
Hay una división fundamental, que está entre la tradición anglosajona y la tradición liberal. Fundamentalmente, aunque puede haber motivos políticos, las condiciones en las que se estableció la masonería fueron muy determinadas, que es lo que en inglés se llama 'landmarks', como unos 'círculos' o condiciones para entrar en ella: el primer círculo era ser hombre, después que tiene que creer en un Dios determinado, después que tiene que creer en la inmortalidad del alma, y por último ser de 'buenas costumbres'.

En los inicios de la masonería fue así, como si fuese la primera criba. En aquella época, por ejemplo, si decías que Dios no existía, explotaban. En el contexto en la que se crea, la no existencia de Dios ni se planteaba; no se podía ser ateo y de buenas costumbres al mismo momento. Tampoco las mujeres podían entrar.

Hay ciertas cosas que no se suelen tocar: no se puede debatir sobre el PP o el PSOE

Pero, por lo que yo he podido saber, todavía hay logias que no permiten entrar a las mujeres y otro tipo de condicionantes un poco raros.
Efectivamente, pero porque hubo un momento en que cierta parte de la masonería se preguntó que por qué no iba a poder aceptar ateos si eran librepensadores, o por qué no iban a poder entrar mujeres… hubo debates y un auténtico sigma que hasta el día de hoy dura.

La masonería siempre es legitimista: apoya al sistema establecido siempre que sea un sistema democrático. Al rey Felipe en España, a la reina en Reino Unido, al primer ministro en Francia… De hecho no puedes entrar si eres de extrema derecha. Si tienes una mentalidad intolerante o totalitarista no se te deja entrar.

Publicidad

Entonces, si eres ateo, puedes entrar hoy en la masonería.
A la liberal sí. A lo mejor no puedes entrar a una audiencia a la Gran Logia de España, que es anglosajona. Tienen sus normas y siguen opinando que los landmarks correctos son los que se aplicaban desde un principio y, en esencia, no han cambiado. Puede que en algunas cosas, pero no te dejan entrar si eres mujer.

A ver si me queda claro, ¿podría decirse que la masonería es un foro de debate ideológico y filosófico?
Es un foro de debate de ideas; se puede debatir sobre liberalismo económico en una logia, por supuesto, se puede debatir cualquier tipo de ideas.

Lo que pasa es que hay ciertas cosas que no se suelen tocar: no se puede debatir sobre el PP o el PSOE porque lo que se intenta es mantenerse en los argumentos y en los conceptos, no en cuestiones concretas, no otras cosas en las que te metes en un terreno más emocional y con las que no estás fomentando un debate.

Sigue sin quedarme claro lo que es.
Es un grupo de personas diverso en edad, profesiones, estilo de vida, en sensibilidades, en gente que vota al PP, gente que vota a Podemos… es un sitio muy diverso donde se debate de una manera que te hace crecer.

A mí me lo dices así y me parece una cosa no sólo que no es mala sino que puede ser muy buena y muy gratificante, sin embargo, para hacer esta entrevista, he tenido que tocar muchísimas puertas y he tenido que invertir muchísimos esfuerzos para encontrar a una persona. ¿Por qué crees tú que no quieren salir en una entrevista personas que pertenecen a algo que parece tan éticamente recomendable?
Es algo que probablemente tenemos que plantearnos entre nosotros. Los de nuestra generación hemos crecido en sociedades donde la libertad de expresión impera; se puede decir que hay tendencias y tal y cual pero… nadie te mata por decir que crees en tal o cual cosa y tu vida no suele correr peligro. Entonces choca, choca mucho que en estos tiempos seamos tan cerrados.

¿Cuál es el motivo?
No hay que desconocer cuál es la mochila que tiene la masonería como institución. Nació en un clima de intolerancia tremendo y fue el espacio que muchas personas tuvieron para expresarse libremente, y no podían hacerlo sin que hubiera cierta protección. Ahora no pasa nada, pero hace trescientos años te podían matar.

Publicidad

En la masonería se hace un ejercicio de libertad de expresión brutal, no quiere decir que de una manera libertina.

No deberíamos de ser tan cerrados. Deberíamos plantearnos por qué somos así

Ya, pero sigues sin responderme a la pregunta ¿cuál es el motivo por el que me ha costado tanto encontrar a alguien para la entrevista?
Pues ese hermetismo tiene un lado negativo, y es una desconfianza extrema hacia lo exterior. Yo creo que es un lado negativo porque al final estamos en una sociedad con un régimen de libertades decentes y no deberíamos de ser tan cerrados.

Deberíamos plantearnos por qué somos así; sinceramente no sé la causa. Es la mochila que tiene la masonería de persecución y que al final no dejamos de ser hijos de nuestra historia. Esa tradición que llevamos detrás nos lleva a ser un poco cautos.

No dejamos de ser una organización humana, con sus cosas buenas y sus cosas malas.

¿Cómo cambió tu vida de no ser masón a serlo de un día para otro?
A mí me ha aportado muchísimo estar presente en todos debates donde uno aprende a escuchar, sobre todo los primeros años en los que uno no puede hablar, y como no puedes hablar te dedicas a escuchar y escuchas cosas interesantes y eso te enriquece mucho.

Luego, cuando empiezas a hablar, también intentas pensar más las cosas, valorar puntos de vista diferentes… y al final no deja de ser un ejercicio democrático.

Las tenidas, que son las reuniones de los masones, se desarrollan de manera ritual: desde que se entra hasta que se sale se sigue un guión

Esos debates, ¿qué formato tienen? Porque se habla mucho de rituales. No sé si es correcto o si es una leyenda…
Eso es absolutamente correcto. Las "tenidas", que son las reuniones, se desarrollan de manera ritual: desde que se entra hasta que se sale se sigue un guión. Hay muchos rituales en la masonería…

¿Qué sentido tienen esos ritos?
Estructurar la tenida y hacerla de tal manera que el rito en sí sea una reflexión. No sólo ordena la manera de reunirse sino que la estructura en sí ya es algo que te hace reflexionar.

Publicidad

¿Cómo?
De la manera en que se camina, la manera en la que se intercambian ciertos diálogos, cuál es el contenido exacto del diálogo, por qué uno está aquí y el otro está allá, por qué dice tal cosa, por qué no la dice… te aporta reflexión, reflexión, reflexión.

La masonería no te dice lo que tienes que pensar… para eso me voy a un partido político

Sales en las fotos con unos guantes blancos. ¿Los objetos tienen también el mismo sentido?
¿A ti qué te parece?

Que sí.
Si me ves con unos guantes a mí, ¿qué piensas?

Pues que eres un profesional… o una persona que toca algo con mucho cuidado…
Bueno, pues eso es una reflexión, "alguien que toca algo con mucho cuidado", eso es una reflexión muy interesante… cuando estás debatiendo igual tienes que tener mucho cuidado porque puede que toques un tema que pueda herir a alguien. No es nada místico, es una reflexión.

Entonces, ¿el único sentido que tiene es generar una reflexión?
No diría que es el único sentido que tiene; yo diría que el sentido para mí, desde luego, es una reflexión.

¿A ti nadie te lo ha explicado tampoco?
Es que, ¿cómo se puede explicar una reflexión? Es que eso entraría dentro del dogma. Por ejemplo: la escuadra y el compás es un símbolo masónico, pero… ¿qué es la escuadra y el compás?

La rectitud y la virtuosidad…
Puedes hablar de lo que te salga de los cojones. Al final es un elemento de reflexión. Son psicodramas, por así llamarlo. Es un símbolo plástico, que te hace reflexionar… o no, aunque normalmente sí. Alguien podría pensar que igual que nos ponemos un guante también podemos poner una longaniza con una pechuga de pollo en la mano y te hace reflexionar… pues sí, también.

Publicidad

Lo que pasa es que la masonería tiene un sistema más o menos coherente de símbolos; vienen de lo que eran los gremios medievales de constructores. Esa coherencia interna no te lleva a ningún sitio concreto, está hecho para que reflexiones, por eso fomenta el librepensamiento.

La masonería libera esa dogmática, no te dicen lo que tienes que pensar; para eso me voy a un partido político, aunque puedes ser masón y estar en un partido político y no pasa nada. Es legítimo.

¿Por qué cuando buscas masonería en internet no te sale más que términos relacionados con conspiraciones, gobierno mundial, poder en la sombra…?
Es sobre el tema del morbo que dan ciertas cosas… toda esa leyenda que puede ser muy morbosa es absolutamente falsa.

Claro que habrá masones que han estado en altos cargos políticos, y los habrá, pero también en otras instituciones y eso no implica una conspiración. Hay otro elemento que es la necesidad constante de encontrar patrones: si tú miras una nube lo suficiente, vas a terminar viendo una forma de algo, que en realidad es tu mente que ha proyectado unos patrones determinados.

Lo mismo pasa con los hechos sociales muchas veces: yo veo aislado esto, veo aislado lo otro y conecto los puntos por debajo… y la mayoría de los masones nos prestamos para eso por nuestro hermetismo. Como somos tan cerrados…

Entonces, asumís esa parte de culpa o culpa completa.
Sí, pero a ver… yo no tengo la culpa de que una persona salga diciendo que los Illuminati y los masones son los que gobiernan el mundo. ¿Tú como demuestras que no tienes que ver en una conspiración? El que tiene que demostrar es el que acusa. Es una consecuencia de nuestro hermetismo… tenemos que reencontrarnos en nuestra etapa actual.

Publicidad

La masonería hoy tiene para aportar. No es que seamos cerrados porque estemos conspirando o porque seamos malos, sino porque la institución tiene unas características determinadas que son fruto de su historia.

Somos personas normales que tenemos un trabajo normal, que luchamos para llegar a fin de mes

Me dices que la masonería tiene parte de culpa por su hermetismo pero tú, sin embargo, no quieres salir a cara descubierta ni dar tu nombre…
Eso es una cuestión mía individual; soy muy estricto con mis datos personales en internet. Tengo un trabajo de cara al público y para el que, lo que transmita internet de mí, puede ser importante… la información que puede haber en internet sobre mí es algo que cuido muchísimo.

De la misma manera que no me gusta que salga mi cara, también te digo que en mi propio Facebook no subo fotos mías ni digo que estoy en tal o cual estado sentimental. Una de las cosas que me ha aportado la masonería es que lo importante es el mensaje, no el mensajero.

Puedes sacar mi cara, pero mi interés real en esta entrevista es lo que yo te pueda decir sobre lo que yo interpreto sobre la masonería.

Por lo general, todo el mundo se imagina a gente muy mayor como en una especie de sitio en el que conspirar y hacer cosas cuando ya te has jubilado. ¿Es habitual que haya gente joven como tú en la masonería?
Sí, hay bastante. De hecho yo no soy el más pequeño de la logia. Probablemente la media de edad será de entre 40 y 50 años.

Publicidad

La masonería al final tiene un perfil que requiere estar más o menos afincado en un sitio, que puedas tener ciertas inquietudes que se tienen a partir de ciertas edades.

Ahí también está la riqueza: puedes estar sobre la mesa con un chico de 23 años, un jubilado, un veterinario de 50, una catedrática de 45… estás con gente totalmente diferente a lo que fuera te encontrarías, en una relación de confianza enorme.

A mis padres, a mis amigos, a toda mi familia, a mi pareja… se lo he dicho y no hay ningún problema

¿A qué logia perteneces?
Si yo te dijera de qué logia soy, no me gustaría que se corriera el peligro de que estoy diciendo el punto de vista de una logia concreta. Quiero dejar claro que todo lo que digo es mi opinión personal.

Además, doy esta entrevista para desmitificar muchas cosas que deben ser desmitificadas, decir que la masonería es muy rica, que hay muchas logias en España y que la gente que pueda interesarse por estar dentro creo que si te digo de qué logia soy puedo quitarle a la gente esa posibilidad de tener una visión más objetiva del conjunto de la masonería española.

¿Sólo tenéis relación dentro de la logia o fuera también se establecen relaciones?
Sí, es muy sencillo: es un grupo humano. Hay con te llevas mejor y quedas a comer y con quien te llevas peor y no lo haces.

Nosotros tenemos grupos de WhatsApp y algunos hasta quedan para cosas tan elevadas como tomar cañas y hablar de fútbol. No estamos hablando de filosofía todo el día.

¿Y qué me dices sobre la financiación?
Tenemos que pagar una cuota con la que se paga el local y los gatos de la gestoría y demás. Estamos inscritos como asociación, somos una asociación en esencia.

¿Qué le dirías a una persona interesada en entrar a la masonería?
Que hay varias logias, que las logias se agrupan en obediencias, que viera las obediencias que hay, el Gran Oriente de Francia, la Gran Logia de España, el Derecho Humano, la Gran Logia Femenina de España… cada una tiene sus características y cada obediencia tiene logias.

Es importante que sepan que, si les interesa el concepto de estar en un grupo heterogéneo que les saque completamente de lo normal, con muchos puntos de vista donde se tratan temas que pueden tener cierto contenido… pues es un sitio muy interesante para estar.

¿Has tenido algún problema por ser masón?
No. En ese sentido soy bastante abierto. A mis padres, a mis amigos, a toda mi familia, a mi pareja… se lo he dicho y no hay ningún problema.

En general, la respuesta al principio es el desconocimiento; te preguntan qué es eso. Se imaginan a gente del siglo XVIII disfrazada de forma un poco rara y a ver qué cojones hacen.

Incluso en mi familia, que es muy religiosa, no me pusieron ningún tipo de pega. Somos personas normales que tenemos un trabajo normal, que luchamos para llegar a fin de mes de mala manera.

¡Gracias Miguel!

*El nombre del entrevistado se ha cambiado para preservar su intimidad.