Publicidad
Noisey

Hace 20 años que Propaghandi se enfrentaron a la escena punk

A favor de los animales, anti-fascista, gay y feminista. Os contamos la historia de "Less talk, more rock".

por Ron Knox
06 Junio 2016, 8:08am

Cuando el legendario grupo de punk canadiense Propagandhi lanzó su cuarto disco Less Talk More Rock hace 20 años, su vida cambió completamente. La mitad de su audiencia original se desvaneció gracias a los intereses políticos que reflejaba la banda en este disco. Fanáticos y Nazis declarados comenzaron a aprecer en sus conciertos para pelearse con ellos. El álbum fue antagónico en especial para los fans de Propagandhi que no querían ser confrontados, musical o políticamente, no querían ir mas allá de su zona de confort de música punk que solo servía para brincar y gritar.

Todo era parte de un plan.

"Es una de las decisiones mas consientes que hemos tomado," dijo el fundador de la banda Chris Hannah cuando hable con él el año pasado. Cuando se dieron cuenta que su música podía ser escuchada, decidieron quitar las simulaciones de rock para skaters que tocaban desde su primer LPHow to Clean Everything, y se pusieron a trabajar en Propagandhi. Desde entonces han estado rompiendo parámetros establecidos en el punk.

Hannah dijo que Less Talk es el típico disco seriamente político que todo artista hace en sus veintes. Tiene razón. Las bandas punk llevan haciendo este tipo de discos por generaciones y algunas veces estos se convierten en el nuevo marco social y político del género. Desde Less Talk la banda se sumergió en el universo punk progresivo de bandas que iban en contra de lo tradicional y a veces demasiado conservador, rompiendo las barreras de lo políticamente sensible. Bad Brains y Dead Kennedys comenzaron una conversación sobre temas políticos más amplia que sólo Estados Unidos. Downtown Boys y G.L.O.S.S. lo siguen haciendo hoy en día.

En lo que podría ser el pico de la popularidad del punk como género musical, el mismo año que el disco de Rancid ...And Out Come The Wolves ganó un disco de oro, Propagandhi lanzó un disco que defendía los derechos gay, el ser vegano, se cuestionaba los estándares hetero-normativos y sampleaba una conferencia de Noam Chomsky sobre los mayas en Chiapas. Los temas de Less Talk fueron novedosos incluso en el mundo punk, y tal vez como ninguna otra banda de punk político, gracias a la distribución de Fat Wreck Chords y a la popularidad que gozaba este género en la época, el acceso de la banda a un público amplio quedó asegurado. Era 1996 y todas las tiendas de skaters y de música underground tenían un ejemplar de Less Talk el cual decía en su portada en letras grandes: "Gay-positive, pro-feminist". "No lo tenias que hacer una búsqueda especial," menciona Hannah. "Era accesible. Lo encontraba gente como nosotros, viviendo en un pequeño pueblo como Manitoba." Fue algo significativo.

Para gente joven interesada en la educación política que podría proveer el punk, Less Talk fue aún más importante.

Las primeras palabras del primer disco de Propagandhi, How To Clean Everything, dejaban claro que la banda estaba retando a su público, como si Hannah y la banda hubieran calculado el tipo de audiencia al cual se dirigían haciendo su gira con NOFX y vendiendo discos a través de la discográfica Fat Wreck Chords. "Baila, ríe y juega, ignora el mensaje que traigo," canta Hannah en el primer verso del disco. "Una rebelión hecha a la medida, de la cual me me niego a ser la canción." Claro que Propagandhi en esos tiempos estaba más concentrado en lo que tenían frente a ellos, los seguidores de Winnipeg quienes solo iban a los conciertos a pelear.

Tres años después, cuando se lanzó Less Talk, Hannah y el batería Jord Samolesky apuntaron su indignación hacia su nueva audiencia. Sus seguidores eran gente a la cual le interesaba poco las políticas que Propagandhi tenían para ofrecer y Hannah tuvo poco interés en agradarles. "A todo mundo le gustaba patinar y comer pollo frito en una SUV," dice Hannah. "Nos dimos cuenta que podíamos hacer esto... como How to Clean que fue antagónico, pero podíamos ir más allá y cambiar completamente a la escena y al publico como no se había hecho," Hannah mencionó a la revista canadiense Exclaim, la cual publicó la historia oficial de la banda en el 2012. "Esa no era la meta pero podemos hacer dos cosas a la vez."

La meta principal a la que se refiere Hannah era dirigirse a las enfermedades sociales de las cuales todos tenían miedo de hablar, y esto se sigue sosteniendo como el centro de Less Talk. Para los que no se alejaron por el mensaje, el disco creó un cierto tipo de guía ética: "El disco fue un éxito para la gente que ya estaba marginada por la sociedad" dijo Hannah.

En el blog de música y comida Rice and bread, el editor Jason Schreurs y Greg Pratt, quien también escribió la excelente historia de Exclaim, intentaron describir como se sentían acerca de Less Talk. Pratt escribió que el disco estaba "completamente enraizado en su ser". La presentación misma del disco: un póster con las letras, ensayos y recursos progresistas, fue abrumador cuando lo vio por primera vez.

Schreurs estaba de acuerdo: "Era como estar expuesto a Howard Zinn o Noam Chomsky por primera vez en la carrera de ciencia política". "Y claro, estamos hablando de música punk; que es un mundo completamente diferente. Yo no quiero tener un máster en ciencias políticas, soy alguien que aprendió ese tipo de cosas a través de la música, así que este disco fue realmente revelador."

El disco es tan poderoso porque es brutalmente honesto. En la canción homónima al disco, Hannah describe una experiencia homosexual que tuvo cuando tenía nueve años y otra cuando tenía veinte. Era un reto abierto a los fanáticos más obtusos en el público: si vas al mosh en esta canción, vas a bailar con una canción sobre relaciones del mismo sexo. "Si bailas con esto, estás bebiendo por mí y por mi sexualidad. Con tus manos en mis pantalones, por propiedad transitiva", la canción concluye.

"Tu mierda de macho no me va a dañar ahora" Hannah canta en la canción y mientras estos sentimientos alejaron a muchos de sus fans, también funcionó como un imán para aquellos que nunca se sintieron particularmente machos.

Algunas partes de la escena hardcore siempre han atraído a los tipos más rudos, quienes solo iban a los conciertos, golpeaban gente y se iban a su casa. Para aquellos que no se identificaban esto Propagandhi, The Descendents, Fifteen y Bikini Kill, entre otros, escribieron lo que realmente significaba ser punk. Para ellos Less Talk fue el primer capítulo.

Less Talk fue la brecha en el camino de Propagandhi. Fue un cambio en la trayectoria de la banda, de un trío punk súper serio a una de las bandas progresistas más consistentes del género. Las canciones de Less Talk capturan la versión futura de la banda, una con dos guitarristas y un sinfín de acordes, libre de los rápidos ritmos que Hannah y el batería Jord Samolesky alguna vez pusieron en escena.

Para el típico fan de Fat Wreck Chords el álbum sonaba probablemente como un intento fallido –una banda experimentando hacia una nueva dirección a pesar de su éxito inicial. Pero ahora, dos décadas después, está claro que el disco fue el primer golpe de suerte que tuvo la banda después de su popular pero personalmente decepcionante debut. Las canciones en Less Talk son más rápidas, pesadas y con una mejor narrativa. "Rido De San Atlanta, Manitoba," un disparo fugaz de canción justo antes de el himno emo-pop "Anchorless" de John K. Samson, es una clara precuela de las canciones que la banda escribiría cuando el antiguo cantante y guitarrista de I Spy, Todd Kowalski se uniera a la banda: "Fuck The Border" de Today's Empires, Tomorrow's Ashes, y "Superbowl Patriot XXXVI" del tremendamente subestimado Potemkin City Limits.

Y no es sugerir que Less Talk sonaba como los futuros discos de Propagandhi. Este no es el caso; la banda creció, progresó y cambio innumerables veces desde entonces y en comparación, Less Talk suena mas como How to Clean Everything que como el disco más reciente de la banda en 2012 Failed States. Más bien Less Talk era una prueba del futuro musical de los integrantes en la banda. "Fue una brecha interesante en el camino," menciona Hannah, "en el cual se puede ver el potencial de dos bandas y como estas eran autosuficientes."

Así como Less Talk fue el inicio de lo que Propagandhi es hoy, también fue el inicio de otra banda mucho más popular de indie-rock: The Weakerthans de Samson. Samson dejó Propagandhi durante el tour de Less Talk y algunos resentimientos duraron años. Las contribuciones de Samson al álbum como Anchorless y la melancolía de Gifts alteraron el sentido emocional del disco, añadiendo capas de sentimiento y corazón a un disco que pudo haber sido mucho más político.

En el 2012 en la revista Exclaim, Samson menciona que sus dos canciones en Less Talk lo ayudaron a convertirse en el compositor que es hoy y por supuesto Samson y los Weakerthans volvieron a grabar "Anchorless" para su primer álbum, Fallow, y la canción permaneció con ellos mucho después que se olvidara que Samson formó parte de Propagandhi . "Esas dos canciones fueron el primer paso donde realmente me di cuenta del tipo de escritor que quería ser," dijo Samson.

Para la nueva generación de punks de 1996, ninguna banda ofrecía una educación política similar. Fue el primer grupo en llevarles estas fuentes de información, en referir realmente literatura como la de Zinn o Chomsky, entre otros, que de otra forma jamás hubieran conocido.

Pero reducir la influencia de la banda a unos pocos libros y escritores seria traicionar lo que realmente significaba Propagandhi, específicamente Less Talk. Para los jóvenes muchas veces la emoción más accesible es la furia; se sabe que el mundo nos provee con infinitas injusticias e indignaciones hacia las cuales dirigirla. Aun mas difícil en esa época era generar compasión real – no solo hacia la gente cercana a uno y a la familia, sino hacia aquellos que experimentan la vida de una manera completamente diferente a ti. Ese es el verdadero regalo de Less Talk: entre los acordes de Hannah hay un mensaje de amor verdadero hacia las cosas, gente e ideas que tal vez la gente punk de otra manera no se hubiera puesto a reflexionar.

Así que escuchamos. Ponemos el disco en el tocadiscos. La aguja se inserta entre los laberintos del vinilo y el disco gira, mientras la voz de Hannah se proyecta y penetra, equipado con la idea de que estamos aquí – animales, personas de diferente genero, preferencia sexual y otros construcciones sociales estúpidas – todos juntos, más o menos iguales, y que realmente hay fuerzas mucho más grandes que tú en el mundo por las que deberíamos de estar preocupados. De pronto el mundo se abre frente a ti.

Ron Knox está en Twitter