FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Cosas para copiar de aquí y pegar a tu vida

Algunas formas de sacar partido a este año.
26.1.12

Ahora que por fin el latiguillo “Feliz año” va perdiendo fuelle, la peña que realmente desea tener un buen año y cuyos medios para conseguirlo son tirando a escasos tendría que irse planteando muy en serio qué hacer exactamente para que el 2012 no sea simplemente otro año que pasó mientras buscaba algo para colgar en facebook, insatisfacción general y resacas.

La respuesta puede ser buscarse un hobby. La realización del hombre a través del trabajo es algo muy del siglo XX, si no del XIX, y además hoy en día para aspirar a ella tienes que pasar por procesos de selección cada vez más nazificados que suelen suponer un problema insuperable para muchos. Para los hobbies no hay que hacer entrevistas ni dinámicas de grupo, conservan ese toque primitivo de “go and do it” que puede suponer una tabla de salvación para tantas almas confundidas.

Publicidad

Lo que debería quedar claro es que no estoy hablando en absoluto de coleccionar cosas, eso está muy visto y además puede hacerlo cualquier mindundi con dinero o una obsesión especialmente aguda (también hablo de vinilos, sí). Fuera de eso, haz lo que quieras. Hemos seleccionado algunos hobbies que pueden inspirarte, después la decisión es tuya. Suerte.

Criptozoología

Desde la peli de La Sirenita a la serie Harry y los Hendersons, pasando por Cosas de casa, hemos crecido viendo por la tele a seres extraños y horribles, pero que a la vez nos han conmovido con sus palabras y buenos sentimientos.

¿Por qué tiene que ser una tontería dedicarse a buscar o simplemente mirar fotos por internet de animales que probablemente nunca han existido ni existirán? Luchemos por no perder esa inocencia y si la hemos perdido ya, por favor, no nos hagáis perder el tiempo creando engendros o vídeos borrosos para demostrar cosas en las que ni siquiera creéis.

Salir (mucho) por la tele

Aparecer de fondo en las crónicas de los reporteros de la tele como el gordo de las fotos es un entretenimiento barato y que puede proporcionarte algo de notoriedad, incluso puedes aspirar a una entrevista por compasión en Mondo Brutto. Abrígate bien, viste de forma llamativa y asegúrate de merodear por juzgados o sedes parlamentarias entre dos y tres y media de la tarde.

Demandar a todo dios

La presentación de demandas indiscriminadamente también es una afición absorbente y adictiva. El extremo de este pasatiempo lo tenemos en Jonathan Lee Riches, que actualmente cumple condena en una institución mental en la tierra del bourbon, el bluegrass y los caballos, el estado de Kentucky. Desde el año 2006, Riches interpuso más de 1000 demandas en juzgados de todo Estados Unidos, algunas de ellas son contra gente como Platón, Perez Hilton, Rockstar Games, Hitler o las 13 tribus de Israel. Actualmente ostenta el récord Guinness de presentación de demandas, aunque ha demandado a Guinness por ello.

Lanzamiento de mocos

Es posible que los productores de “Lanzamiento de Enanos en Discoteca ALTO BOLIKE” estén preparando algo nuevo para que Pedro Piqueras les haga publicidad por la tele este verano. Todo apunta a que podría ser un concurso de lanzamiento de mocos, aunque todavía no tienen muy controlado el tema de las arcadas del personal (y la sociedad todavía no está madura para un concurso de vómitos). Ya puedes ir entrenando en el pasillo de casa de tus padres o metiéndole caña a este jueguecillo. Mis felicitaciones a quien supere mi récord.

Fabricar ropa y accesorios con cinta aislante

Lo siento por las mariliendres que estaban a punto de dar la campanada en El Zapato Rojo del año que viene, pero esto era una bomba a punto de estallar y yo voy a apretar el botón. Se puede hacer ropa, zapatos, carteras y muchas más cosas con cinta aislante. No sé si ahora los tíos que hacen los DO & DON’Ts van a amarme o a odiarme por esto.

Hemos encontrado algunos otros hobbies interesantes como el Guerrilla Gardening, el Tricot extremo, Ser feliz, el moldeado (o tortura) vegetal y algún otro más. Pero no hablaremos de ellos sin haberlos probado primero.