FYI.

This story is over 5 years old.

Cultura

Las pandillas de Papúa Nueva Guinea parecen aterradoras

Aunque no lo son tanto una vez los conoces.
29.8.12

Si crees que las pandillas de tu ciudad dan un miedo que te cagas (cabrones que mastican pajitas de McDonald’s, te gritan groserías por la calle, y te asustan para hacerte saltar y así escuchar cuánto cambio llevas en los bolsillos), entonces da gracias por no tener que cruzarte con los Raskols, las pandillas de Papúa Nueva Guinea. Son tíos con pistolas caseras que hacen que los Crips y los Bloods parezcan los pringaos de ese vídeo de Outkast sobre ese musical de mierda. Hablamos con el fotógrafo Stephen Dupont, quien pasó un tiempo en la capital de PNG, Port Moresby, documentando a los Raskols.

VICE: Antes que nada, ¿cuál es tu conexión con Papúa Nueva Guinea?
Stephen Dupont: Crecí en Australia, y conocí a muchas personas que vivían o habían visitado Papúa Nueva Guinea. Ese lugar siempre me ha fascinado; las historias, esa imagen salvaje, como se describe en el Corazón de las tinieblas. A finales de los noventa, paseaba con mis amigos más cercanos por el Jayapura Room, una especie de club para corresponsales de guerra, donde suele haber fotógrafos, cineastas, periodistas, profesores y una serie de personas interesantes conectadas con Papúa Nueva Guinea.

¿Qué pasaba en Jayapura Room?
Nuestro anfitrión era un gran hombre llamado Mark Worth, que lamentablemente ya no está entre nosotros. Él organizaba cenas y fiestas con bebidas toda la noche, durante las cuales contábamos historias, nos cuestionábamos cosas y estábamos rodeados de gente con la que conectábamos. Todos los que estábamos ahí habíamos venido a cubrir una historia de última hora en una zona en guerra.

¿Cuándo fuiste por primera vez?
Mi mejor amigo, Ben Bohane, ya había pasado un tiempo en Papúa Nueva Guinea y decidimos regresar juntos en 2004 para trabajar en un proyecto sobre los Raskols en Port Moresby. Como no sabíamos con qué nos encontraríamos, terminamos pasando mucho tiempo en un poblado llamado Kaugere, donde encontramos a nuestra pandilla: Kips Kaboni.

Para aquellos que no lo saben, ¿podrías resumir la situación en Papúa Nueva Guinea desde que se independizó de Australia en los setenta? 
Papúa Nueva Guinea se independizó de Australia en 1975 y tiene varios gobiernos y líderes, entre ellos el depuesto Michael Somare. Aunque ha vivido algunos golpes militares, una guerra tribal constante y una reciente y sangrienta guerra civil en Bougainville, siempre ha sido un lugar relativamente estable. Probablemente porque hay más de 800 tribus dispersas en las distintas islas y territorios remotos.

Según The Economist, Port Moresby es una de las ciudades más “increíbles” del mundo, como comentas en tu libro. ¿Cómo es esto en el día a día?
Port Moresby siempre está en el top cinco de las ciudades más increíbles del mundo, y este año apareció después de Dhaka, en Bangladesh. No estoy seguro de dónde salen estas estadísticas, pero a mí me parecen exageradas. Sí, Moresby es un lugar rudo y peligroso, donde la seguridad es uno de los mejores negocios y el desempleo es muy alto, pero te aseguro que he estado en lugares más peligrosos e increíbles que este. Moresby no es Lagos, Mogadishu ni Kabul. Como cualquier gran ciudad, si conoces el lugar, tomas las precauciones necesarias y te juntas con las personas correctas, puedes pasar un buen rato; si eres amigo de los Raskols puedes caminar sin problema por algunos de los lugares más peligrosos de la ciudad.

¿"Raskol", según entiendo, es una palabra local que significa “miembro de una pandilla”? ¿O es algo más específico?
"Raskol" significa “criminal” en tok pisin [la lengua que se habla en Papúa Nueva Guinea].

¿A qué pandillas pertenecen las personas que aparecen en el libro? ¿Son conflictivas? ¿O todas son del mismo grupo?
Los retratos del libro son de miembros de una sola pandilla llamada Kips Kaboni.

¿Qué clase de crímenes cometen las pandillas en Nueva Guinea? ¿Hay alguna especie de crimen altamente organizado? ¿O es algo a nivel más local?
La mayoría son crímenes menores, a nivel local: robos de coches, allanamiento, y cosas así. Sin embargo, las pandillas se organizan de vez en cuando para realizar actividades más coordinadas, como asaltos a mano armada o guerras entre pandillas.

¿Cómo obtuviste acceso a los miembros de las pandillas? 
Ben y yo estábamos en Port Moresby, estudiando a las pandillas, y oímos algo sobre Kaugere y los Kips Kaboni. Mientras estábamos con un policía local, Lady Kidu, que era del sur de Moresby, nos topamos con una guerra tribal. Ben y yo, y la valiente Lady Kidu, llegamos hasta un enfrentamiento entre los dueños de la tierra de los Motu y sus rivales, los Tari Highlanders. Una mujer motu había sido atravesada con una lanza por un Highlander borracho la noche anterior, lo que motivó un ataque en represalia contra los Highlander: incendiaron y robaron todas las tiendas y propiedades dentro del asentamiento.

Una situación muy tensa.
Durante la reunión que tuvo Lady Kidu con los ancianos de Kaugere, tuvimos la suerte de conocer a Alan Omara, el líder de los Kips Kaboni. Alan y sus muchachos estaban protegiendo a los Motus y sus propiedades, esperando un contraataque por parte de las pandillas de Highlander. Alan era un hombre muy accesible, y Ben y yo simpatizamos con su causa y comenzamos a entablar una relación con él y sus muchachos, lo que nos llevó a cubrir la historia y a hacerles fotografías. Alan nos dijo que ningún hombre blanco había entrado sin una invitación a su asentamiento. Nos dijo que estábamos locos, pero que eso le gustaba.

Hablemos de las armas. Varias de las armas parecen caseras, o al menos modificadas. ¿Qué me puedes decir de eso? 
Sí, las armas, pistolas y cuchillos se hacen dentro del asentamiento. Las pistolas son muy caras y difíciles de conseguir en Papúa Nueva Guinea, así que los locales empezaron a hacer las suyas; algunas me parecen obras de arte.

¿Alguna vez corristeis peligro mientras documentabais a las pandillas? ¿Seguís en contacto con ellos desde que filmasteis el proyecto? 
Nunca sentí estar en peligro cuando estaba con la pandilla ni con nadie en Kaugere, no. Y sí, estoy en contacto con la comunidad y los he visitado de forma regular a lo largo de los años, incluso patrociné su equipo de rugby local, los Kaugere Bulldogs. Ayudo con lo que puedo, y actualmente estoy haciendo un documental sobre la liga de rugby dentro de Kaugere.

Genial. Gracias, Stephen. 

Puedes conseguir el nuevo libro de Stephen, Raskols: The Gangs of Papua New Guinea, aquí.

Más pandillas:

¿Quieres trabajar de mediador en las peleas entre bandas de Chicago?

Los moteros ex-nazis de la banda Schwarze Schar no son tan chungos como parecen