Moni Saldana
Foto de Juan Márquez

¿Cuándo hemos hecho lo obvio? Nunca: 10 Años del Festival NRMAL

Entrevistamos a la directora del NRMAL, Moni Saldaña, sobre el décimo aniversario de uno de los festivales más importantes de México.
10.12.18

En la actualidad, la oferta de festivales en México ha crecido de manera notoria. Entre eventos masivos patrocinados por marcas cerveceras o festivales de nicho pequeños con una misión autentica y depurada, y que muchas veces sobreviven por un esfuerzo más allá del económico, la oferta festivalera vive su mayor auge.

Dentro del panorama, existen festivales que han generado un cierto culto, que han mantenido a un público cautivo, que han creado una comunidad. El ejemplo más claro es el NRMAL, que comenzó como un evento de nicho en 2010, cobijado entre los cerros de Monterrey, Nuevo León, pero siempre con una visión global y una labor ardua de búsqueda de talentos emergentes, de saber qué es lo que está sonando actualmente, y de generar una sensación intima dentro de un evento masivo, atrayendo a un público hambriento de escuchar nuevas propuestas. Esto les ha permitido presentar nombres de altos vuelos y bandas que apenas comenzaban en su momento, como lo pueden ser Thee Oh Sees, Mac DeMarco, Kelela, Buscabulla, Ariel Pink, entre otros…

Publicidad

Después de 4 fructíferas ediciones en Monterrey, en 2014 el festival hizo una edición en CDMX y otra en Monterrey, con una semana de diferencia. Finalmente en 2015 trasladaron el festival a la CDMX definitivamente. En 2019 será su quinta edición en la capital, y los primeros 10 años del festival, confirmado hasta ahora tres nombres que encabezarán el cartel: Death Grips, que por primera vez tocarán en Latinoamérica. Jason Pierce – Spiritualized- ofrecerá un concierto que seguramente será uno de los más memorables del año entrante. Y, finalmente, John Maus formará parte del cartel.

Hacer un festival como este en América Latina presenta un sinfín de complicaciones, desde sus primeros días como evento multitudinario hasta ahora en su etapa madura. Por eso hablamos con Moni Saldaña, directora de NRMAL, acerca de los mejores momentos en estos 10 años del festival, sus recuerdos más entrañables y lo que viene para 2019.

1544461068501-LogoArte-Banner2

NOISEY: Cómo fue qué te involucraste en la organización del mismo?
Moni Saldaña: Antes de que existiera como festival, NRMAL era una promotora en Monterrey que hacía conciertos y fiestas muy chidas, eran de las pocas cosas cool y propositivas que había en la ciudad y yo siempre iba a sus eventos. En ese momento era todavía estudiante y tal cual les mandé un mail para decirles que me gustaba lo que hacían y que quería colaborar. Así comencé a escribir para el blog que tenían entonces y posteriormente cuando surge el festival me involucré en la organización, como voluntaria, y me metí muchísimo en varias áreas desde la producción, logística de talento y comunicación… todo esto mientras aún iba a la Universidad y tenía otro trabajo en una revista. Así fue como Pablo, fundador de NRMAL, me ofreció meterme de lleno al equipo y sin pensarlo dije que sí. Son desde entonces ya 10 años de crecer personal y profesionalmente de la mano de un proyecto que me apasiona muchísimo.

¿Qué recuerdas de esos comienzos en Monterrey?
Siempre he dicho que NRMAL no sería lo que es si no hubiera comenzado en Monterrey. Independientemente que ahora estemos en CDMX, una ciudad que le ha permitido un mayor desarrollo y crecimiento al festival, sé que NRMAL tiene esta visión porque nació en una ciudad donde no pasaba mucho, donde unos cuántos decidieron hacer lo que querían porque nadie más lo iba a hacer por ellos, de aprovechar la cercanía con una ciudad tan activa musicalmente como Austin para hacer shows y un festival con bandas que jamás pensarías tener en Monterrey en ese entonces. Fue un proceso muy chido, creo que mucha gente que iba de fuera, justo le gustaba esa “aventura” de tener que salirse del entonces D.F. para ir a un festival, y a la gente de Monterrey nos gustaba tener algo que se sentía muy nuestro. Era, y sigue siendo, una plataforma hecha por y para la comunidad, con mucha gente súper talentosa que ha prestado su tiempo y esfuerzo para hacer experiencias muy chidas, desde tripear obviamente lo más importante que siempre ha sido la música, pero de experimentar con arte, comida y muchos detalles que hacían que fuera una experiencia distinta.

Publicidad

En éste proceso del festival situado en Monterrey ¿Cómo nació la idea de trasladarlo a la CDMX?
Desde que el festival era en Monterrey, había mucha gente que viajaba de fuera, alrededor del 30% de los asistentes iban de otras ciudades, principalmente de CDMX, así que todo comenzó con las ganas de tener una edición con una semana de diferencia en Monterrey y luego en CDMX, pero las condiciones y diversos factores hicieron que fuera difícil que el festival siguiera desarrollándose en Monterrey. Así que decidimos mudarlo completamente, y creo que ha sido la mejor decisión que hemos tomado. Obvio extrañamos Monterrey, pero creo que le ha permitido al festival seguir experimentando y mantener la esencia en su programación principalmente, y le ha abierto la posibilidad a más fans de distintas ciudades de poder asistir al festival, porque naturalmente es más accesible moverse a la CDMX que a otra ciudad como era el caso de Monterrey.

1544461716451-spiritualized

Mucha gente los ha posicionado tanto en la prensa nacional y extranjera como “el festival más importante de México” para mí lo es, pero ¿Por qué crees que sea esta reacción?
Supongo que eso siempre será una perspectiva personal y se siente muy chido leer comentarios o saber de gente que le tiene mucho aprecio al festival y lo que hemos construido. Independientemente si hay una etiqueta o no, creo que quienes estamos involucrados nos sentimos demasiado felices de que hemos trasladado la visión que tenemos a un festival que se mantiene por ahora ya 10 años. Si de algo estoy segura es que siempre hemos sido muy fieles a esa visión y a los valores que tenemos como organización, nunca hemos tratado de ser algo que no somos y creo que la gente se da cuenta y aprecia eso. Hemos ido creciendo poco a poco, pero siempre respetando a nuestro público y siempre tomando decisiones en pro de ellos y de los artistas que se la rifan cada año con nosotros. Creo que nunca hemos tomado una decisión que perjudique esa experiencia, y eso se transmite. Obvio hemos experimentado y tomado decisiones difíciles, pero siempre tratamos de ser muy objetivos y cada año mejorar, nunca sentirnos cómodos e irnos por la vía fácil, siempre hay un reto grande y eso es lo que nos motiva a seguir.

Para nosotros es más que un festival una vez al año, es nuestra forma de vida y nos ha permitido conectar con gente increíble, y eso lo respetamos y valoramos más que nada. Así que eso jamás lo daremos por sentado.

Publicidad

El NRMAL de éste año, no será un edición común a la de los años posteriores en la CDMX, es el décimo aniversario ¿Cómo ha sido gestar un festival como éste en México?
El festival va a seguir en el mismo formato, simplemente creo que se sentirá una vibra especial por celebrar esas 10 ediciones, que se dicen fácil pero no lo han sido. Son ya más de 450 bandas que hemos presentado y es bien chido mirar atrás y darnos cuenta de todas las cosas increíbles que han pasado por el festival, y cómo la gente ha aceptado y entendido qué tipo de festival queremos ser. La gente ya se arriesga con nosotros y confía en lo que le ofrecemos, y eso es algo invaluable. El festival está hecho por personas que somos fans de la música primero que nada, no somos empresarios ni gente con otras intenciones, y por eso resulta lo que es y es lo que queremos seguir haciendo. Obviamente es muy difícil porque hay situaciones complicadas en el país, tenemos muchísimas áreas verdes y espacios al aire libre, pero no existe la cultura de gestión para permitir que eventos culturales se realicen ahí, hay monopolios y hay gente con más poder, hay muchos vicios malos en la gestión cultural que son obstáculos en el camino, pero siempre hemos tratado de poner la profesionalidad ante todo y creo que eso nos ha permitido seguir haciendo lo que hacemos.

¿Qué dificultades se han presentado en el camino de hacer el festival?
Para nosotros cada año es un reto porque justo hacemos un festival que trata de proponer y experimentar cada año, entonces nunca es una fórmula ya determinada la que tenemos que seguir, particularmente con el booking, entonces se vuelve un reto súper interesante poder brindarle algo nuevo y fresco a la gente, salirnos de lo obvio.

Publicidad

Y en general el hecho de hacer el festival que hacemos, fue un reto lograr que los fans entendieran que este es un festival a donde van a descubrir y conocer música nueva, el lograr que compren un boleto y confíen en cosas que son desconocidas para ellos, fue algo que nos costó varios años, pero que afortunadamente ya tenemos una base de personas que confían en lo que hacemos y entienden de qué se trata. Pero nunca va a dejar de ser un reto, es muy difícil el ambiente del entretenimiento porque todos los años los precios de las cosas suben, el dólar sube por ende las bandas son más caras, pero tú como festival no puedes aumentar mucho tus precios por que los fans lo resienten, y es súper complicado, porque es difícil que sea algo sustentable año con año.

1544461704600-death-grips

Se cumplen 10 años del festival, para ti ¿Cuáles han sido para ti las presentaciones o anécdotas más memorables de ese recuento?
La verdad es que son muchas, recuerdo con mucho cariño y emoción todo lo que ha pasado, a veces me saca de onda pensar en todas las bandas que han pasado por nuestros escenarios y en el momento en que lo han hecho. De las cosas más especiales que siempre comento es el show de Thee Oh Sees en 2011, un año súper complicado en cuanto a violencia relacionada con el narco en Monterrey, nadie quería viajar y ellos se la rifaron y dieron uno de los shows más increíbles y enérgicos que ha tenido el festival, definitivamente un highlight. Pero todo, ver cómo han habido artistas que han tocado en momentos donde muchas personas todavía no los conocen y luego verlos volver en un punto más grande de su carrera como Mac DeMarco. Tener el honor de contar con shows de la talla y calidad como el de Cornelius la edición pasada, fue un highlight para muchísima gente. Cuando en 2014 la gente se saltó la valla y se subió al escenario en el show de Blood Orange y todos bailaron con él… Eso es NRMAL, esos momentos especiales. Pero también es NRMAL ver a Mac DeMarco y que segundos después retumbe el venue porque sigue Sleep, ese clash de sonidos, personalidades que usualmente no imaginarías compartiendo el mismo espacio, pero que en el festival pasa y se siente todo súper natural, porque simplemente se trata de disfrutar de música increíble, sin etiquetas ni nada.

Y claro, me da mucho orgullo que el festival en sus últimos años ha tenido el porcentaje más alto en Latinoamérica de representación femenina en su line up, es algo muy importante, porque va más allá del entretenimiento, va de cómo la cultura puede afectar positivamente a la sociedad. Como esos, hay muchas cosas más, todas grabadas por siempre en mis recuerdos.

Publicidad

En sus últimas ediciones en la CDMX, los nombres grandes comenzaron a saltar, bandas que jamás pensamos que llegarían a México, ¿Siempre fue esta la meta, traer nombres tan importantes como SWANS o Acid Mothers Temple?
Siempre ha sido esa la visión, pero obviamente pues el festival tiene que pasar por su proceso y crecimiento para que artistas más grandes confíen en ti como plataforma, y porque queremos hacer las cosas bien. Pero nos encanta que hemos logrado traer artistas súper importantes que la mayoría es la primera vez que tocan en México, y son bandas con décadas de trayectoria, pero que nadie se arriesga porque no son ni tan grandes para festivales grandes ni tan chicos para promotores que no tienen la infraestructura. Entonces ha sido muy especial poder ser esa plataforma para esos artistas que tienen shows increíbles que queremos que más personas vean y disfruten. Y al final se trata de que en un mismo escenario convivan artistas ya establecidos con bandas emergentes y nuevas, que puedan intercambiar y aprender los unos de los otros. Que, por ejemplo, Thor de Swans diga que su festival favorito en el mundo es NRMAL y verlo feliz haciéndose fan de una banda local como Jacques Cousteau a las dos de la tarde cuando el festival va comenzando. Son esas cosas las que queremos que sucedan, nos fijamos en el talento y nada más.

Por otra parte, el festival ha servido de plataforma para proyectos emergentes, y gracias al escenario de NRMAL hemos podido conocer ¿Cómo se da este proceso de curación?
Eso para nosotros es algo súper importante, ser esa plataforma que se arriesga con artistas nuevos y gente que de otra forma no tendría oportunidad de tocar en México o de bandas locales nuevas que no han podido tocar en escenarios más grandes. Queremos que la gente llegue al festival desde temprano y esté ahí por el gusto de escuchar y descubrir música, de retomar esa pasión por encontrarte con una banda que viste en vivo y que después la tengas en tu playlist o compres su álbum, que los vuelvas a ver cuando vengan a otros shows.

1544461999467-john-maus

¿Qué nombres te gustaría ver en el festival?
La neta es que todo podría pasar y a la vez hay tantos factores que afectan el que una negociación se pueda dar. Así que he aprendido a no pensar mucho en eso y más bien a tomar cada año como el reto que es y enfocarnos en hacer lo mejor que podamos con los recursos que tenemos. A veces resulta y a veces no. Pasamos por mil ideas y opciones hasta lo que la gente ve al final en el cartel, pero es la parte interesante y emocionante, cómo logramos balancear y hacer que al final todo haga sentido en un show en vivo, y que la gente pueda sentir que está pagando por un boleto pero está teniendo a cambio la calidad de shows increíbles que se vuelven experiencias memorables para las personas.

Ya han confirmado a Spiritualized y a Death Grips, dos nombres con un peso importante en la música de los últimos 15 años ¿Qué puede esperar la gente del NRMAL de este año?
Pueden esperar la misma energía y amor que le ponemos cada año, y al mismo tiempo no esperar lo obvio… eso es algo que siempre les digo a las personas: "¿Cuándo hemos hecho lo obvio? Nunca". Así que esta no será la excepción. Queremos celebrar estas 10 ediciones de la mejor forma, y pueden estar seguros que música increíble no nos va a faltar. Esto lo hacemos por y para todos, y queremos agradecerles a todos los que han tocado, trabajado, colaborado, ayudado y asistido a NRMAL y que nos han permitido continuar y vivir este sueño cada año.

Síguele la pista al Nrmal en Instagram. Acá está el evento en Facebook de la celebración de su décimo aniversario, el próximo 2 de marzo del 2019.