Creators

Este cómic retrata lo que es vivir con VIH+: Bicho y Yo

Hablamos con los creadores de esta historieta autobiográfica que refleja “la interacción que consta de individualidades” entre una persona positiva y el virus.
21.3.18
Todas las imágenes cortesía de los artistas.

Lucas Fauno Gutiérrez en el guión y Jon Amarillo con las ilustraciones, narran detalles de la convivencia entre Fauno, el alter ego de Lucas, que convive con Bicho. Así, con mayúscula, porque es un nombre propio, porque la convivencia es literal.

Bicho es una entidad material que habita el mundo real, conviviendo con Fauno. Esta historieta transforma esa acepción de la palabra, que señalaba a personas con VIH positivo, para convertirlo en parte de un dúo dramático. Así, Lucas y Jon arman el relato, que además de mostrar detalles de la vida cotidiana, sirve de vehículo para que el tránsito lleve a la información a lugares a los que, quizá, de otro modo no llegaría.

Publicidad

Bicho y Yo tiene los aciertos de un relato sin prejuicios. La mirada lúcida de quienes alguna vez han sido desplazados. Todo esto realizado por dos autores talentosos.

VICE: ¿Cómo fue la charla en la que se dijeron: hagamos Bicho y Yo?

Lucas: Cuando se me ocurrió la idea de un cómic contando mi vida con VIH literalmente, es decir con (junto a) una cepa del virus que tuviese una identidad y expresión relevante, le consulté a mi amigo y gran historietista Luciano Vecchio los pasos a seguir. Lo primero que me dijo fue que me pusiera a bocetar, que escribiera y contara cómo me lo imaginaba, y que armara un mapa para poder compartirle al ilustrador.

Con Jon nos conocimos trabajando como hosts en la Fiesta Warhol. Así que mientras nos maquillábamos, montábamos, nos pegábamos accesorios y pedíamos ayuda para ponernos pestañas postizas nos enteramos de las habilidades del otro.

Yo había visto poco del trabajo de Jon pero ya me parecía interesante así que le mostré los bocetos, le conté la idea y le pedí que me muestre como se imaginaba él tanto a Bicho como a mi alter ego, Fauno. El resultado fue tan excelente, tan fiel a lo que yo imaginaba que sin duda avanzamos.

Personalmente lo que me afectaba en ese momento era un sentimiento de querer hablar del VIH desde una nueva perspectiva. A veces me siento un traficante de info, le encuentro distintos lenguajes para hacer llegar lo que pocos leerían por voluntad propia.

¿Qué les iba pasando mientras la idea prosperaba?

Lucas: Si hay algo bueno en el equipo es que todos somos de Capricornio, así que la idea no tuvo mucho tiempo de gestación. Acordamos que los personajes ya estaban definidos así que nos mandamos a producir.

Publicidad

Comenzamos con una fanpage e Instagram. Un gran encuentro que nos ayudó a crecer y comprender que estábamos bien fue cuando Jon, Fauno y Bicho se hicieron amigos de La Cope. A nivel historieta este cross over nos acercó a un nuevo público súper abierto e interesante con el cuál poder hablar no sólo del virus sino también de estereotipos, género, diversidad y más. A nivel personal fue encontrarnos con una creadora y activista súper potente a la cual hoy además podemos decirle amiga.

Yo soy periodista y actualmente colaborador en Agencia Presentes. Presentes es un medio dónde la diversidad, la disidencia y todo lo referido al universo LGBT+ encuentra un espacio de difusión, reflexión y debate. Cuando las editoras abrieron el convide para que ‘Bicho y yo’ sea parte de la agencia, no sólo fue un abrazo y un reconocimiento al producto, sino también la posibilidad de abrir el diálogo a otro target. Además de encontrar en el equipo de Presentes un grupo de aliadas inmensas que nos ayudan a pensar y repensar mucho de lo que producimos.

Bicho y yo se esparce viral en alianzas con medios y amistades que habilitan la charla, la pregunta, la duda y esa respuesta mutante y nada fija.

Una de las cosas que más me llamó la atención, fue la entidad que le dieron a Bicho y lo bien que esto señala su separación con la identidad de Fauno. ¿Cómo desarrollaron ese recurso narrativo?

Jon: Me gusta mucho trabajar con contrastes. Cuando Fauno me contó y me mostró los guiones y sus ideas, me pareció un buen recurso que contraste con la personalidad de Fauno con esa presencia tan fuerte que tiene él, y Bicho sea más naif, tierno y hasta querible. El contraste se traslada al lector también, donde empieza a empatizar con Bicho hasta que termina cayendo que es una cepa de VIH y ahí se generan todas las dudas y los choques con los prejuicios que arrastramos.

Publicidad

Sobre la separación entre la entidad de Bicho y la identidad de Fauno ¿Qué elementos nos falta, a una parte de la sociedad, para naturalizar esta diferencia?

Lucas: Quizás lo importante sería que naturalizar que el bicho y la persona no son una sola entidad, quizás colabore a no invisibilizar ninguna de las partes. Visibilizar, dar entidad, mostrar y hablar del bicho tiene que ver con la necesidad de que esto deje de ser un tema tabú. Dejar de pretender silenciarlo con esa mierda de ‘bueno pero ahora hay medicación y se vive bien toda la vida’ como frase comodín vomitada por alguien que jamás habló en profundidad con una persona positiva. Estamos en el año 2018 y el silencio sigue vigente. Incomoda hablar del bicho. Y por otro lado darle esa entidad a Fauno, a las persona que vive con Bicho, es individualizar a un ser humano con emociones, mambos y hasta contradicciones. ‘Bicho y Yo’ no es ‘Bicho = Yo’ ni tampoco es ‘Bicho’ ni mucho menos es ‘Yo’, la tira refleja esa interacción que a la vez consta de individualidades.

¿Cuánto lugar hay, en los medios de comunicación, para una obra cómo Bicho y Yo?

Lucas: Espacios hay, movidas y proyectos aparecen todo el tiempo. El tema es encontrar quién se banca hablar del virus de esta forma. Si bien Bicho y Yo es una mirada personal, se mete con temas que en general la opinión pública prefiere evitar. Sexo, cansancio anímico, falta de medicación y más, son temas que la gente prefiere no ver. Entonces nos aliamos a espacios que hablaran de VIH y sida todo el año, no sólo el primero de diciembre.

Publicidad

¿Qué repercusión o devolución tuvieron?

Lucas: en principio pensé que nos iban a atacar más y la verdad es que son más las preguntas y consultas ante los temas más delicados que los ataques. La ignorancia es dañina cuando se elige quedarse en ella, sino, es un buen punto de partida. Entonces, cuando alguien nos dice que no está de acuerdo o no sabe algo, intentamos intercambiar opiniones y que el aprendizaje sea mutuo. No estamos para bajar línea, sino para abrir al diálogo.

Los viernes que laboramos en Fiesta Warhol siempre alguien se acerca y nos habla y felicita por la tira. Son jóvenes dialogando con el virus, eso para nosotros es re importante.

También es muy importante la opinión de la gente que nos rodea –positiva o no- en cuanto a lo que hacemos, le pedimos consejos, les mandamos las tiras antes de publicarlas, pedimos opiniones cuando algún tema nos parece muy sensible o nos genera duda.

¿Cómo es el proceso creativo y de producción de Bicho y Yo?

Lucas: Desde un principio lo que hablamos fue que más allá del título de ‘guionista’ e ‘ilustrador’ las tareas eran compartidas. Jon hace el guión desde lo que aporta en su arte y yo ilustro desde mi compartir lo que tengo en mente.

Yo armo los guiones que operan más bien como estructuras narrativas, ahí Jon completa el relato con el lenguaje visual.

Jon: Yo veo los guiones de Fauno y escucho sus ideas en cuanto a lo visual y de ahí despego. Me gusta sorprenderlo y sorprenderme a mí también. Es muy divertido.

¿Hay oportunidad de que se publique impresa en papel?

Lucas: Más que probable. Y también nos gustaría jugar con mercancía. Este es un proyecto mutante y viral.


Si quieres ver más historietas y estar al tanto de las aventuras de Fauno y Bicho, no olvides seguirlos en Facebook. Puedes ver más entregas, aquí.

Relacionados:

Artivismo: el arte como promotor de la diversidad y los derechos LGBT

Este sitio expone a todos los famosos acusados por abuso sexual

Félix González-Torres: el cubano que luchó contra el SIDA usando arte