Publicidad
relaciones

Qué decirle exactamente a un rollo con el que ya no quieres tener nada más

Pedimos a una psicóloga que nos hiciera un guion.

por Callie Little
05 Julio 2019, 4:00am

Artur Debat / Getty

A veces prefieres mantener las distancias, evitar las ataduras, y no hay nada malo en ello. Pero ¿qué hacer cuando te despiertas por la mañana y, al darte la vuelta en la cama, ves que tu polvo de anoche sigue a tu lado? ¿O, peor aun, cuando tu follamistad ha empezado a enviarte demasiados emojis de corazones?

La clave para que la cosa no vaya a más ⎯y para poder tener la cama solo para ti⎯ es evitar los malentendidos, según Schekeva Hall, psicóloga de la Universidad de St. John, en Nueva York. Este es su guion para ayudarnos a expresar nuestros sentimientos de forma explícita.


MIRA:


SITUACIÓN: Tu rollo muestra señales de querer algo más que sexo ocasional.
SOLUCIÓN: Di “Es que yo solo quiero sexo”.

Sí, así, tal cual. O, si procede: “Me sabe mal, pero es que yo solo quiero sexo”. Sinceridad ante todo.

Somos personas adultas. ¿Por qué no íbamos a decirle a nuestro rollete que solo nos apetece u polvo y punto? Pues, entre otras cosas, por miedo a provocar una discusión. “Mucha gente evita el conflicto porque quizá no se maneja bien en esas situaciones”, señala Hall. “A lo mejor ocultas información porque no quieres discutir, pero lo mejor que puedes hacer por ti y por la otra persona es hablarlo”.

A fin de cuentas, guardarte información solo complica las cosas. “Si te lo quedas para ti, aunque inicialmente puede parecer lo mejor, lo cierto es que te estás haciendo un flaco favor”, añade. ¿Cómo? Pues básicamente estarás provocando una situación violenta a la mañana siguiente.

SITUACIÓN: Amanece y esa persona sigue en tu cama.
SOLUCIÓN: Di, “Oye, anoche me lo pasé genial, pero tengo que hacer cosas y si estás por aquí me cuesta mucho”.

“La idea es encargarte de la otra persona sin abandonar tus intereses”, dice Hall. “No te sientas mal por hacérselo saber y céntrate en cómo comunicárselo”. Muestra amabilidad e interés. Procura que esa persona se sienta validada.

En situaciones en las que debas comunicar a la persona algo que probablemente no le guste oír, Hall recomienda usar una técnica de terapia de conducta dialéctica que en inglés responde al acrónimo DEAR MAN y cuyos pilares son: describe, expresa, muestra asertividad, refuerza, sé plenamente consciente, muestra seguridad y negocia.

SITUACIÓN: Quiere conocer a tus padres.
SOLUCIÓN: Di, “Parece que te lo estás tomando muy en serio. Cuando empezamos a liarnos de vez en cuando, pensé que solo querías eso. Quisiera saber si sigues pensando igual. ¿Quieres que hablemos de qué puede haber pasado o de qué necesitas?”.

“Procura ver las cosas con ojos amables y aceptar la necesidad de las personas de sentirse vinculadas a alguien”, apunta Hall.

SITUACIÓN: Ya has dejado clara tu postura de cerco compromiso pero tu rollo parece haberse olvidado.
SOLUCIÓN: Suéltale un recordatorio sincero.

Claro, aquí lo de “sincero” puede equivaler a “borde” si lo que tienes que decirle a esa persona es que no te parece lo suficientemente atractiva / de éxito / inteligente como para comprometerte con ella. La línea divisoria es muy fina, asegura Hall. “El objetivo es dejar claras tus ideas, no perder el respeto por ti misma y no poner en peligro tus relaciones”.

Vamos, que se pueden decir las cosas sin tener que ser borde o mala persona. Siempre puedes decir que no compartes los mismos valores.

SITUACIÓN: Quieres pasar del rollo emocional y prefieres mentir para dejar de ver a esa persona.
SOLUCIÓN: Lo sentimos, pero nuestra psicóloga no está aquí para eso.

“Una mentira piadosa ahora puede traerte problemas más tarde. Si sientes la tentación de mentir para evitar la situación, sería interesante investigar por qué te cuesta tanto decir la verdad”, señala Hall. No compliques las cosas huyendo y dando a la otra persona motivos para dudar de tu confianza. Sabes que puede pasarte factura a la larga.

No hay razón por la que no se pueda llevar una vida sexual muy activa con integridad. Si no sabes muy bien cómo iniciar la conversación, Hall aconseja empezar con el diálogo interior. “Hazte preguntas, sé valiente. Es un gran paso para poder comunicarte con los demás y una buena forma de aprender cosas del mundo”.