Paint hizo que muchos de nosotros acabáramos siendo diseñadores
Ilustración realizada en Paint por Luis Martínez
Tecnologia

Paint hizo que muchos de nosotros acabáramos siendo diseñadores

Tras 32 años, Windows ha eliminado el programa Paint de su sistema. Diseñadores nos cuentan qué supuso para ellos.
25.7.17

Un elipse de línea negra. Bote de pintura marrón. Rellenar. Ya tenemos una jodida cara. Para muchas personas el MS Paint (a partir de ahora, simplemente, Paint) fue el primer flirteo con el diseño gráfico, fruto de miles de tardes repletas de aburrimiento que eclosionaban en un increíble ejercicio de autodidactismo. Lamentablemente esto nunca volverá a suceder porque Microsoft ha decidido matar de una vez por todas esa criatura que nació en 1985 juntamente con la primera versión del Windows.

Publicidad

Debemos esperar que con él también se va el cinismo de esa estética rudimentaria que marcó varias generaciones (el Paint siempre ha sido algo hortera y feo). En el fondo, el Paint siempre fue un producto caduco y es por esto que a partir de ahora, las nuevas versiones de Windows, prescindirán de esta herramienta.

"Creo que llegó el fin de la democratización del diseño"

De hecho, más que morir, el Paint mutará hacia otra cosa llamada Paint 3D, una programa con el que se podrán modelar figuras en tres dimensiones. Eso sí, figuras en tres dimensiones igual de anacrónicas que las imágenes que generaba su predecesor.

Hemos hablado con varios diseñadores gráficos e ilustradores para que nos cuenten la relación que tenían con este programa.

Carles Tolsà

Para mí la muerte del Paint la podemos definir como el principio de una era oscura y triste. El Paint nos hizo soñar a todos con ser diseñadores y sólo aquellos que sabían controlar sus herramientas eran los que acababan trabajando en el sector. ¿Alguien me puede explicar qué chaval utilizará InDesign para diseñar sus cartelillos o qué padre se marcará un Mirko Borshe para hacerte una tarjeta de cumpleaños…? En fin, creo que llegó el fin de la democratización del diseño. ¿Que será lo próximo, la muerte del emoji?

Diana Nogueras

La verdad es que no tengo nada bueno que decir porque nunca me ha gustado ese programa. Intentábamos garabatear cosas en la escuela, pero todo me parecía horrible. Nunca intenté perfeccionar mi estilo. Para mi en aquella época el papel o el lienzo era 100 veces mejor.

Teresa Cano

El Paint fue para mí uno de los primeros retos en lo que a superación personal se refiere. También me enseñó a aceptar derrotas profesionales. A los 11 años venía de una breve pero destacable carrera dándole a las Alpino y las ceras, tenía muy clara mi vocación, pero ese lienzo en blanco me bloqueó por completo.

"A los 11 años venía de una breve pero destacable carrera dándole a las Alpino y las ceras, tenía muy clara mi vocación, pero ese lienzo en blanco me bloqueó por completo"

Todos los días abría el Solitario, el Buscaminas, y después probaba suerte con ese primitivo Illustrator. Nunca conseguí nada digno de poner en la nevera pero aún así tenía el escritorio llenito de BMP y nubes ortopédicas hechas con Aerosol. No me di por vencida y quizás acabé en esto por una suerte de catarsis o venganza personal, lo que es seguro es que desaparece un rito iniciático y que su muerte afectará al gremio de diseñadores.

Hugo Pérez

Fue la primera prueba de fuego para crear un triángulo isósceles con un lápiz en una pantalla de píxels, la vieja escuela muere como murió Laura Palmer para, 25 años después, crear dólares con su merchandising. Si hubiesen esperado un añito más, al Windows 11 podríamos haberlo equiparado con la muerte de Cristo.

Imagen cedida por Hugo Pérez

Luis Martínez

Descubrí el Paint con el primer ordenador que tuvimos en casa. Por aquel entonces lo único que hacía con el PC era jugar a aventuras gráficas como la saga de Indiana Jones o cualquier juego salido de la factoría Lucas Arts y a juegos de plataformas como el Another World. Debí abrir el Paint en algún momento entre el final de un juego y el principio de otro, y me puse a trastear con el programa, copiando los gráficos de mis juegos favoritos —o al menos lo intentándolo— píxel a píxel.

Laura de Díaz

Mi experiencia con el Paint y la introducción al arte digital la tengo bien marcada. Recuerdo estar con 6 o 7 años frente el ordenador paleolítico de mi padre dibujando muy tranquila. No sé si tenía definido un objetivo de lo que quería realizar pero empecé a coger el cursor e hice un relleno de fondo rojo, ¡bien rojo!. A jugar con las formas y hacer una elipse blanca (creo que le hice un borde negro y todo). Dentro de la elipse empecé a hacer barritas negras bien gruesas y encajadas entre ellas como un molino de viento.

"Si hubiesen esperado un añito más, al Windows 11 podríamos haberlo equiparado con la muerte de Cristo"

Al pasar por mi lado mi padre —le llamé para que viera mi gran obra de arte y pudiera obtener su reconocimiento y orgullo como progenitor— su cara estupefacta y su reprimenda no fueron lo que yo estaba esperando. "¡Laura! Eso es una esvástica nazi, eso no está bien!". Delete. Con lo bonita que había quedado joder!

Yo no sabía qué significaba ese símbolo, pero ese icono estaba insertado en mi cerebro. No sé si de ver tantas pelis de Indiana Jones o qué.

Sergio Magán

Para mi es una gran tristeza, me estoy intentando concienciar para llevarlo lo mejor posible. Ahora vamos a tener que usar otros programas como el Photoshop para suplir su grandeza, los montajes en Internet empezarán a ser serios y dejaremos de tener esos recortes de fotos hechos a mano alzada llenos de picos que daban ese toque "paintero" total.

Su amplia gama de colores por defecto con la que eras capaz de dibujar desde algo simple como el sol, al mayor bosque lleno de colores que hayas visto en tu vida, quedaba un poco artificial pero tenia su toque.

"¿Acaso pesa tanto como para no poder dejarlo? ¿Acaso molesta el icono? No, no ocupa, no molesta, ¿es tan difícil dejarlo en su rinconcito?"

Me da pena, mucha pena, creo que Windows esta vez se ha pasado 3 pueblos. Un programa capaz de abrir la foto mas corrupta y guardártela sin ningún tipo de error, la de tiempo que nos ha salvado y ahora… ¿Acaso pesa tanto como para no poder dejarlo? ¿Acaso molesta el icono? No, no ocupa, no molesta, ¿es tan difícil dejarlo en su rinconcito? ¿Qué pondrán ahora en su lugar? Espero que el icono del programa que ocupe su puesto, como mínimo, este hecho con el Paint.

Adrián Redondo

Cuando tenía 7 u 8 años, en mi casa había un ordenador con MS2 y solo se podía jugar al solitario o dibujar con el Paint, con lo que me tiraba horas. Hasta que conocí Freehand, el Paint fue lo más. Solo espero que esto de la muerte de Paint sea una estrategia para lanzar un nuevo programa GRATUITO con más posibilidades (la fusión definitiva de Photoshop, Illustrator, 3D Max, After Effects, Autocad y Power Point) para las generaciones actuales y futuras, sino es así… Os acabo de dar una ideaca.