FYI.

This story is over 5 years old.

Europa

Los análisis de ADN descubren el sentido estético de una momia de 5.300 años

Tenía un ropero con prendas elaboradas a partir de pieles procedentes de varias especies animales distintas. Un estudio ha revelado ahora que las decisiones sobre su vestuario habrían tenido en cuenta tanto el valor funcional como estético.
23.8.16
Un hombre de hielo chic. (Imagen por El Museo de Arqueología de Tyrol South/A. Ochsenreiter)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Este artículo fue publicado originalmente en Motherboard.

Dicen que la moda siempre vuelve. Y que los estilos de las décadas del pretérito siempre terminan siendo reinterpretados por las nuevas generaciones. Claro que si los influencers de la moda quieren hacerse una composición de lugar completa sobre la procedencia de los elásticos fluorescentes que coparon la década de los 80 o de los estampados floreados que inundaron la indumentaria hippie en los 60, lo mismo debieran echar la vista un poquito más atrás.

Publicidad

¿Por qué no fijarse en las tendencias que abundaban en tiempos todavía más primigenios, más allá de los vestidos de los años 20? ¿Por qué no echar una mirada todavía más panorámica y observar lo que pasaba hace, digamos, hace 5.300 años, en pleno esplendor de la edad de Cobre?

Pues aquí os presentamos al moderno más antiguo de la historia. Nada menos que Ötzi, el hombre de Hielo, el tipo más cool de los Alpes de Ötzal tan pronto como en el año 3.330 AC. Ötzi es la momia natural más antigua de Europa y uno de los especímenes humanos mejor preservados, lo está, de hecho, de un modo exquisito, desde la edad de Cobre.

Los arqueólogos creen que nuestros ancestros se tatuaban con estos vidrios volcánicos. Leer más aquí.

Hoy su guardarropa ha sido reconstruido con asombroso detalle. Así puede verse en el último número de la prestigiosa revista científica académica, Scientific Reports. La indumentaria de Ötzi consistiría en un taparrabos de piel de oveja, calentadores de piel de cabra y en un sencillo y efectivo sombrero de piel de oso, como accesorio. Claro que si hablamos de accesorios, qué decir de su carcaj de piel de ciervo o de su mochila elaborada con cordeles de hierba; por no hablar de sus pantuflas rellenas de paja. Igualmente, el modelo se completa con sus armas, sus herramientas y sus abundantes tatuajes corporales.

Y el resultado es incontestable: el hombre de hielo más cool; un atuendo tan atemporal como el propio look de Ötzi.

Un hombre de hielo chic. (Imagen por El Museo de Arqueología de Tyrol South/A. Ochsenreiter)

Según cuenta uno de los coautores del nuevo estudio, el arqueólogo Ron Pinhasi, profesor de la universidad de Dublín (UCD en sus siglas inglesas), los exhaustivos análisis de la ropa del hombre de hielo delatan que se mostraba de lo más escrupuloso a la hora de elegir las prendas de su ropero.

"A mí me parece que era un tipo de lo más sofisticado. Especialmente si valoras la gran cantidad de materiales distintos que obtenía de otros tantos animales diferentes", ha contado Pinhasi en las páginas de la cabecera londinense The Guardian.

Publicidad

De hecho, el nuevo estudio ha servido para sacar a la luz el delicado sentido estético de Ötzi. Así lo prueban las contrastadas evidencias de que el carcaj para sus flechas habría sido hilvanado gracias a las pieles del corzo, nada menos. La mezcla de prendas procedentes de animales salvajes y domésticos levanta nuevas preguntas sobre la creación y las infinitas aplicaciones de la ropa de la edad de Cobre.

"Los tejidos y las fundas empleadas por el hombre de Hielo son una mezcla de cinco especies animales distintas", señala el flamante estudio. "Solo su chaqueta habría sido elaborada con al menos cuatro pieles de dos especies distintas: la cabra y la oveja. Uno podría deducir que tales hallazgos delatan una tendencia a mezclar elementos y materiales de manera aleatoria en función de la materia prima que se encontrara cerca de su radio de acción. Así debería de concluirse, habida cuenta de la rapidez con que se deterioran los materiales de piel ancestrales una vez convertidos en ropa".

"Sin embargo, prendas como los calentadores estaban hechos de piel de cabra, que también habría sido empleado en la producción de los calentadores fabricados hace 4.500 años en Schnidejoch, en Suiza", abundan los autores. "Tales resultados reforzarían la teoría de que los individuos de la edad de Cobre que vivían en los Alpes habrían elegido a determinados animales por la calidad y la resistencia de sus pieles, que ofrecían una formidable resistencia cuando se los transformaba en indumentaria. Lo cual también podría delatar una elección funcional de materiales, inspirada en su flexibilidad y en su óptima capacidad aislante".

Una muestra de los distintos accesorios que forman el guardarropa del Hombre de Hielo. (Imagen por Instituto de las Momias y del Hombre de Hielo)

En otras palabras, no queda claro si el hombre de hielo era una suerte de fashionista improvisado que jugaba con todo aquello que salía a su paso; o si existía un plan más elaborado detrás de la elección de sus materiales combinados — que fuera funcional, estético o hasta religioso.

De una cosa podemos estar seguros: el suyo era, incuestionable y literalmente, un look asesino. Después de que el cuerpo de Ötzi fuera exhumado de su tumba alpina, los científicos descubrieron evidencias de que habría sido alcanzado por una flecha. Los científicos concluyeron, de hecho, que Ötzi se habría batido en un combate mano a mano, y que habría sido brutalmente golpeado en la cabeza.

Es decir, que todo apunta a que el avanzado hombre de hielo se encontró con un final tan misterioso como violento. De lo que a nadie le cabe duda, es que se batió a muerte con su proverbial estilazo.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs