Identidad

Este lama tibetano vive en España custodiado por un agente de policía ante la amenaza china

Hablamos con Thubten Wangchen, lama budista establecido en Barcelona y que ejerce de activista y parlamentario en el exilio en defensa de la soberanía del Tíbet.
12.5.16
Thubten Wangchen en la Casa Tíbet de Barcelona. (Imagen por Quique Badia)
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Thubten Wangchen (1954) tenía cinco años cuando China aplastó un conato de rebelión en el Tíbet en 1959 tras casi una década de ocupación. Tiene recuerdos borrosos de lo acaecido, pero no puede olvidar que alguien se llevó a su madre y ella nunca volvió. "El gobierno chino se focalizó en las madres para intentar destruir nuestra cultura", asegura.

Junto a ella, 90.000 personas fueron asesinadas sólo en Lhasa, la capital. El lama [monje tibetano] eleva la cifra de muertos resultado de las acciones militares chinas a 1.200.000. En ese proceso, un número incontable de templos fueron destruidos.

Publicidad

Entonces marchó junto a miles de refugiados en dirección a Katmandú, la capital de Nepal, a través de la cordillera del Himalaya. Recuerda que su padre le llevó a hombros a él, y a su hermana de ocho años de la mano. Una hilera de cadáveres resultantes del hambre y el cansancio se iban acumulando a su paso.

Esos días 80.000 personas se establecieron en Dharamsala, en el norte de India, entre ellas el Dalai Lama, líder espiritual del budismo y, unos años después, líder político del parlamento tibetano en el exilio. 52 años más tarde, en 2011, Wangchen, ya con nacionalidad española con más de 20 años residiendo en el país, ocuparía uno de los 45 escaños de esta institución como representante en Europa.

En el parlamento del Tíbet en el exilio 40 escaños corresponden a los refugiados en India, dos a tibetanos en Estados Unidos, uno en Australia y dos en Europa, siendo uno de esos escaños el que ocupa Thubten Wangchen.

España entierra la causa contra el gobierno chino por genocidio en Tíbet. Leer más aquí.

Tras una dinastía milenaria cuyas raíces se remontan a más de 2.000 años, y con la desaparición del sistema feudal que caracterizó el Tíbet, el Dalai Lama impulsó una reforma democrática mediante la que armar un gobierno para la diáspora tibetana.

En 1960 se llamó a grandes personalidades huidas y en 1963 se redactó la constitución. Empezaron siendo una decena de parlamentarios antes de elevar la cifra al casi medio centenar de hoy. Coincidiendo con la elección de Wangchen, el Dalai Lama anunció que renunciaba a sus atribuciones políticas y entró en el cargo de primer ministro a Lobsang Sangay, docente en Harvard. El 30 de mayo, este monje establecido en Barcelona deberá jurar su cargo de nuevo.

Publicidad

La administración tibetana pervive por la protección que el gobierno indio le brinda: India cedió terrenos, levantó escuelas y desoyó a China en sus insistentes reclamos de dejar de apoyar a los rebeldes. A día de hoy es un estado dentro del estado que ya cuenta con 150.000 habitantes.

Thubten Wangchen junto al actor Richard Gere, cuya conversión al budismo es ampliamente conocida. (Imagen vía Thubten Wangchen)

"Hay mucho cuento chino con la ocupación", cuenta a VICE News Thubten Wangchen, quién no para de reír durante toda la entrevista, incluso cuando comparte los momentos más duros de su experiencia vital. Sostiene que el progreso material de su país que esgrime China ha sido un instrumento de ocupación.

"El tren de Pekín a Lhasa no está hecho para los tibetanos, sino para los chinos que van ahí, y las carreteras se hicieron para poder transportar efectivos militares", afirma Wangchen. El monje señala que el gobierno de China está despojando el Tíbet de su riqueza mineral explotando sus minas de oro, cobre y uranio.

En sus palabras subyace una fuerte oposición al desarrollismo. Compara la situación tibetana con la persecución de los uigures, una comunidad túrquica y musulmana dentro de China, y denuncia la satelización a este gobierno de Bután y Nepal, esta última tras la caída de la monarquía absolutista a manos de los comunistas. Cree que el progreso que su gran vecino trajo consigo a las mencionadas naciones refuerza esta sumisión.

También hay un interés de la potencia ocupante en controlar los recursos hídricos de la zona natal del lama, sostiene Wangchen. El Himalaya y la meseta tibetana es punto de nacimiento del Salween, el Mekong, el Yangtze y Huang He, o río amarillo, e importantes ríos que fluyen a India, Pakistán y Birmania. "Eso hace daño a la madre tierra", dice él cuál ecologista.

Mireia_Lalaguna.jpg

Y es que Thubten se considera un activista en muchos sentidos. Increpa a aquellos practicantes del budismo que se limitan a abrazar la parte espiritual de la religión y no toman partido por "un Tíbet libre en una China democrática". Les llama "egoístas" por ello. Insiste que su objetivo no es la independencia, sino una autonomía como la catalana dentro de España.

Ha hecho mucho trabajo en la sombra. Estuvo implicado en el requerimiento judicial contra dos ministros chinos de un magistrado de la Audiencia Nacional (AN) española que acabó en una reforma legislativa del gobierno del Partido Popular (PP) que certificaría la defunción de la llamada justicia universal en España. En 2015 el Tribunal Supremo (TS) enterraba la causa abierta contra China.

Publicidad

Thubten utiliza esto como ejemplo de la presión comercial que el gobierno chino ejerce en todo el mundo para invisibilizar la resistencia tibetana.

Y esta es sólo una de las muchas luchas en las que está implicado. Es un firme defensor de los derechos de los animales. En una conversación organizada la semana pasada por el Observatorio Blanquerna de Comunicación, Religión y Cultura Wangchen compartía que grupos ecologistas le contactaban regularmente para que tomara parte en sus campañas.

Aunque su implicación política va más allá de la mera protesta. La autonomía catalana, por ejemplo, le otorga estatus de cónsul. Se ha reunido con múltiples personalidades: actores, políticos y hasta algún banquero como el recientemente arrestado Mario Conde se han hecho selfies con él. En la conversación del Observatorio mostró una foto con Conde, pero rechaza difundirla para evitar equívocos.

También tuvo relación con el expresidente catalán Jordi Pujol, actualmente imputado por corrupción. Declina facilitar imágenes con el mencionado por la misma razón.

En 2012 recorrió Europa en un humilde SEAT para encontrarse con varios líderes políticos dirección Bruselas, sede del Parlamento de la Unión Europea (UE). La Casa Tíbet de Barcelona hace las veces de embajada para los tibetanos que necesitan ayuda de España. Pero no sólo para ellos: también para cualquier persona que necesite alimento espiritual.

SEAT_Wangchen.jpg

Al ser preguntado por si ha recibido amenazas de algún tipo, Thubten Wangchen asegura que tiene a un agente vigilándole por lo que pudiera pasar por el hecho de ser ciudadano del reino. "Me dijo que tuviera cuidado. Pero yo no quiero llevar guardaespaldas. No tengo miedo, y voy solo a todos lados. Si he de morir que sea por una buena causa", concluye.

Sigue a Quique Badia en Twitter: @qbadiamasoni

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES