FYI.

This story is over 5 years old.

En la política mexicana los Verdes son la ‘Corrupción convertida en partido político’

Se comportan de una manera que es de todo menos verde. El partido “ecológico” de México cubre ciudades enteras con sus agresivos anuncios.
Imagen por Eduardo Verdugo/AP

Vota a favor del fracking, sus listas están pobladas de aristócratas y de herederos de las élites y no de los proverbiales activistas medioambientales — ni siquiera tienen a nadie que parezca ni remotamente hippie —, y atiborra a los agricultores de herbicidas a cambio de apoyo.

El partido político mexicano que se autoproclama Verde en México es tristemente célebre por apoyar la pena de muerte, tender lazos con la industria de las telecomunicaciones antes que con los grupos medioambientales del país, y por considerar menores asuntos como la deforestación o el cambio climático.

Publicidad

Dicho brevemente: el partido Verde mexicano hace de todo menos ser verde.

Y mientras los mexicanos se preparan para acudir a las urnas para elegir a cientos de nuevos alcaldes en las elecciones del 7 de junio, su abominable despliegue publicitario sirve como recordatorio entre los votantes de las razones que han convertido al partido Verde en un poderoso símbolo de la corrupción en la campaña electoral mexicana.

"Lo único que tienen de Verde es el nombre", proclamó Raúl Estrada, portavoz de Greenpeace en México. "No ha abordado ningún asunto nacional relacionado con el medio ambiente ni con ninguno de los graves problemas medioambientales que al país le quedan por resolver".

Sus números en las encuestas son bajos, pero el Partido Verde sigue siendo uno de los más prominentes entre los pequeños partidos, y sigue recibiendo millones de pesos de financiación pública.

'Les da miedo enfrentarse al Partido Verde en las urnas'.

Se supone que la financiación pública debe prevenir el despilfarro durante la época de campaña electoral en México. Sin embargo, año tras año, los Verdes se lo montan para cubrir ciudades enteras bajo sus desproporcionadas vallas publicitarias, sus anuncios radiofónicos, los carteles en autobuses y la propaganda repartida por los cines antes de las películas — donde, a menudo, se ganan los abucheos del público.

El Instituto Nacional Electoral (INE) ha multado al Partido Verde en 2015 con más de 500 millones de pesos (alrededor de 35 millones de euros) por distintas violaciones de la ley electoral. Aunque esta semana la junta directiva del INE ha decidido retirar un multa consistente en cortar la propaganda del partido en las ondas durante tres días.

Publicidad

A lo largo de la campaña, una petición online mereció más de 155.000 firmas que pedían al INE que revocara el registro del partido. Pero la propuesta fracasó ante el tribunal electoral, dejando vía libre al partido para seguir martilleando a los ciudadanos con su mensaje: "El Verde Cumple".

Profesores mexicanos queman boletas electorales ante las inminentes elecciones. Leer más aquí.

El hecho de que sea aparentemente intocable podría estar relacionado con la proximidad entre los Verdes y el partido que gobierna como un mastodonte la política mexicana, el PRI. Su presidente, Enrique Peña Nieto, conquistó las elecciones presidenciales de 2012 siendo también el candidato de los Verdes para la presidencia.

El partido Verde, de hecho, ha apoyado incondicionalmente al PRI desde las elecciones de 2006, y ha votado a favor de la reforma energética presentada por Peña Nieto que aprueba la práctica del fracking en los áridos estados del norte del país — algo que han cuestionado los grupos medioambientales.

"En mayor o menor medida las fuerzas políticas son corruptas. Lo que distingue al PVEM de lo demás es que su corrupción es genética", escribió el analista político Emilio Lezama en El Universal. "Los otros son partidos susceptibles a la corrupción, el PVEM es la corrupción vuelta partido".

El Partido Verde Ecológico de México (PVEM) ha jugado un papel de lo más controvertido en la política mexicana desde su fundación, a finales de 1980 — en especial por su familia fundadora: Jorge González Torres y su hijo, el playboy Jorge Emilio, más conocido como El Niño Verde.

Publicidad

Sus detractores acusan a la familia de haber tratado al partido como a una propiedad privada.

Jorge Emilio González, El Niño Verde, se defiende a sí mismo de las acusaciones de fraude en Cancún, en 2004. (Foto por Álex Cruz/EPA)

El criticismo rebasa las fronteras mexicanas. Una coalición de partidos verdes internacional expulsó al PVEM de su organización en 2009 por su apoyo a la pena de muerte.

Sin embargo, el partido sigue con su línea contumaz y sus resultados en las encuestas son los suficientemente significativos como para conseguir que su alianza con su hermano mayor, el PRI, garantice su mayoría en la cámara baja del Congreso. Y todo a pesar de la plaga de escándalos y los conflictos de intereses que acumula el presidente del país, Enrique Peña Nieto.

Los miembros del Partido Verde no respondieron a ninguna de las peticiones de entrevista formuladas por VICE News. En sus comunicados de prensa, los miembros del partido se retratan a sí mismos como las víctima de rivales que son incapaces de competir con ellos. "Les da miedo enfrentarse al Partido Verde en las urnas", aseguró Carlos Puente, portavoz del partido, ante la prensa, el pasado mes de mayo.

"Un 75 por ciento de la plataforma legal en materia ambiental ha sido propuesta por legisladores del Partido Verde", declaró el senador del Partido Verde, Arturo Escobar, al periódico Reforma. Los detractores, dice, "no saben quienes somos".

Preguntas en Cancún

Los miembros del PVEM son bien conocidos por sus repetidas apariciones en las noticias, no siempre por las razones adecuadas.

Publicidad

Escobar, sin ir más lejos, fue detenido en el aeropuerto de Chiapas antes de las elecciones de 2009 cuando transportaba 1 millón de pesos en una bolsa de Louis Vuitton. Fue liberado acto seguido, tras declarar que el dinero no era suyo.

El Niño Verde fue cpaturado en un vídeo en 2004, mientras intentaba negociar un aparente soborno para construir un hotel en una zona ecológicamente sensible de Cancún. El Niño negó cualquier irregularidad. En 2011 una modelo búlgara se precipitó al vacío desde la planta 19 de un ático en Cancún — del que los medios de comunicación mexicanos dijeron que eran propiedad de González. Las autoridades lo explicaron como un suicidio. González aseguró que el ático no era suyo y que él no estaba en la fiesta.

El actual miembro más veterano del Partido Verde, el gobernador de Chiapas Manuel Velasco, se gastó unos 10 millones de dólares en promocionar su imagen por todo México en 2013. Lo hizo, a pesar de que los niveles de pobreza del estado alcanzan el 70 por ciento entre su población, en su mayoría indígena, lo que lo convierten en el más pobre de todo el país.

Los funcionarios del partido insisten que su campaña es legal y que los antecedentes del PVEM demuestran que siempre ha cumplido con la normativa.

"Podemos revisar las violaciones de los partidos desde 1997 y, por mucho, el partido con menos violaciones somos nosotros", afirmó Escobar en las páginas de Reforma en mayo. "Somos el partido menos multado en la historia del IFE, salvo lo de este año".

Publicidad

Estos son los asuntos culminantes del programa del Partido Verde: cupones para medicinas gratuitas en los hospitales públicos, convertir el inglés y las clases de informática en asignatura obligatoria en la escuela, y prohibir la presencia de animales en el circo. Igualmente, presume de leyes como la de condenar a cadena perpetua a los secuestradores, que fue implementada en 2011. Inicialmente había propuesto que el delito fuera castigado con la pena de muerte, una propuesta que fue, finalmente, rechazada en un país proverbialmente conocido por su historia de condenas negligentes.

En opinión de los analistas, el PVEM sigue ignorando la ley electoral, porque saben que los jueces del tribunal electoral del país fallarán a su favor. "Tienen muchísimas posibilidades de salirse con la suya", comentó a VICE News Federico Estévez, profesor de ciencias políticas en el instituto autónomo tecnológico de México. "Así lo demuestra la historia".

Algunos analistas están de acuerdo con que los anuncios del PVEM se proponen promocionar el partido, mientras que otros consideran que el PVEM está rebasando a sus rivales en estrategia y presentando las propuestas que el público quiere votar.

"Tiene un programa conciso y concreto. Aborda asuntos sencillos y muy oportunos… que la gente entiende", comentó el analista político independiente Fernando Dworak.

"Mucha gente dice que el Partido Verde es el malo de la película, pero el problema no es el Partido Verde", añadió. "El problema es que los otros partidos no saben cómo organizar su discurso".

Las desapariciones de Chilapa evidencian la guerra del narco por el control de la amapola. Leer más aquí.

Sigue a David Agren en Twitter @el_reportero.