COLOMBIA

El ELN dice que fue una "imprudencia" la incursión de periodistas a una zona peligrosa, pero ya están libres

El grupo guerrillero que mantuvo a tres periodistas secuestrados, dijo lamentar lo ocurrido, pero consideró una negligencia el hecho de que se metieran a la zona de Catatumbo. Salud Hernández-Mora, Diego D'Pablos, y Carlos Melo ya están en libertad.
30.5.16
Salud Hernandez (al centro) posa con el clérigo Ramon Torrado y la funcionaria Marta Bustamante al Norte de Santander. Imagen cortesía de la Defensoría del Pueblo/Handout vía Reuters.
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Rebeldes colombianos han liberado a los tres periodistas desaparecidos después de haberlos secuestrado en una zona remota y de conflicto en Colombia.

Salud Hernández-Mora fue raptada el pasado 21 de mayo en Catatumbo, una zona cerca de la frontera con Venezuela, por miembros del Ejército de Liberación Nacional (ELN). La reportera estaba trabajando en una historia sobre granjeros que cultivan coca para su comercialización en un área bien conocida por el tráfico de drogas hacia Venezuela.

Publicidad

El Tiempo, periódico colombiano, reportó que mientras Hernández-Mora tomaba el almuerzo, un hombre se le acercó asegurando saber el paradero de su teléfono celular y su cámara, que le habían sido robados el día anterior. De acuerdo al diario, ella siguió al hombre en un mototaxi y luego desapareció.

Fue puesta en libertad seis días después, el viernes 27, y llamó a las estaciones de radio y televisión para confirmar su liberación.

Desaparece una periodista española en Colombia: pudo haber sido la guerrilla. Leer más aquí.

Diego D'Pablos, reportero, y su camarógrafo Carlos Melo, ambos de la cadena RCN TV en Colombia, desaparecieron el lunes 23 mientas cubrían la desaparición de Salud Hernández-Mora. Los rebeldes soltaron a los dos hombres un par de horas después de Hernández-Mora.

En un comunicado, RCN informó haber perdido contacto con D'Pablos y Melo el lunes, después de que partieron a El Tarra, un municipio al norte de Colombia conocido por albergar a grupos guerrilleros y cárteles de droga, además de tener una pobre recepción telefónica.

Diego Velosa, reportero de otra estación colombiana, dijo a RCN que él y otros tres periodistas fueron detenidos por rebeldes armados, quienes los llevaron por un sendero y los mantuvieron cautivos durante seis horas. Velosa dijo que los captores se identificaron como miembros del ELN que acusaban a los periodistas de espiar sus actividades, además de estar viajando por la región sin permiso alguno. También informa que fueron forzados a entregar su equipo de trabajo. Velosa añadió que el ELN había revelado que ellos tenían a los dos reporteros perdidos de la RCN.

Publicidad

Carlos Lauría, coordinador del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), escribió en un comunicado que "los periodistas cubriendo conflictos civiles, tráfico de drogas y crímenes en áreas aisladas, están cumpliendo una necesidad esencial de llevar noticias sobre Colombia de interés nacional, y las autoridades deben asegurarse de que puedan hacerlo sin miedo a represalias". Además añadió que "todos los involucrados en el conflicto civil de Colombia deben hacer un máximo esfuerzo para proteger a los medios, respetando su estatus internacional como civiles".

'Ser periodista es la posición más peligrosa'.

Con relación al secuestro de los periodistas, el periódico El Tiempo de Colombia citó un comunicado del ELN, en el que el grupo guerrillero dijo lamentar lo ocurrido y consideró una "imprudencia" que se metieran a la zona de Catatumbo, un área selvática del departamento de Norte de Santander en la que operan además de las FARC, un reducto del Ejército Popular de Liberación (EPL) y bandas criminales.

"Tan pronto el Comando Central (del ELN) pudo verificar que la periodista y demás comunicadores estaban en manos de una de unidad nuestra se da la orden de su inmediata liberación… y que fuera bajo condiciones que no colocaran en riesgo su vida", dice el comunicado. Afirman que se acató la orden pero que se presentaron dificultades tales como el despliegue de la fuerza pública, y debido a ello, explican, se dio la tardanza en la entrega.

Los acuerdos de paz para poner fin al conflicto de cinco décadas se realizan en La Habana, Cuba, pero las negociaciones se han visto obstaculizadas por los continuos raptos y hostilidades. El ELN recientemente aceptó entablar conversación con el Gobierno, posiblemente uniéndose a las llevadas a cabo por Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con quienes ha habido un cese al fuego desde el año pasado. Las FARC, el ELN, y otros grupos marxistas han librado una batalla en contra del Gobierno desde 1964, sirviéndose del tráfico de drogas y secuestros para costear su guerra.

De acuerdo a la CPJ, los periodistas colombianos han sido usados como peones en los conflictos armados, además de ser blanco de agresiones y secuestro. Desde 1992, al menos 47 periodistas fueron asesinados en Colombia. La corrupción es punto clave a tratar, y ser periodista es la posición más peligrosa.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs