FYI.

This story is over 5 years old.

Este tipo acaba de pasar 20 años en prisión por vender hierba — y por fin sale

Jeff Mizanskey, de 62 años, fue liberado el martes de la cárcel, después de que el gobernador de Missouri le permitiera acogerse a la libertad condicional de la que había sido privado hasta la fecha.
Jeff Mizanskey con sus dos hijos: Chris, izquierda, y Robbie, derecha. Foto por Ray Downs

Jeff Mizanskey es de Missouri y se ha pasado un tercio de su vida encarcelado por un delito no violento de tráfico de marihuana. Jeff Mizanskey se dispone ahora a cruzar el umbral del detector de metales y a reunirse con su familia, que le espera con los brazos abiertos. Mizanskey sonríe exultante y alza su puño en señal de victoria. Abraza a su hijo y proclama su primera palabra en libertad: "por fin".

Publicidad

Mizanskey llevaba 20 años en prisión por vender dos kilos y medio de cannabis a un traficante vinculado a los carteles de la droga mexicanos. Comoquiera que había incurrido en sendos delitos por posesión y venta de marihuana en 1984, y por posesión en 1991, su tercera infracción, registrada en 1996, fue castigada con una pena de cadena perpetua sin derecho a libertad condicional. Así lo contemplaba la ya revocada ley del estado de Missouri en materia de estupefacientes.

Sin embargo, después de una incansable batalla en los tribunales librada por su familia, legisladores y activistas pro marihuana, a Mizanskey le fue finalmente concedida la libertad condicional el pasado martes. Su liberación se ha producido tres meses después de que el gobernador de Missouri, Jay Nixon, anunciara en mayo que reduciría la condena del bisabuelo.

"Mi decisión concede a Jeff Mizanskey la oportunidad de demostrar que merece la condicional", escribió Nixon en un comunicado de hace tres meses.

Jeff está por fin fuera de la cárcel. Luce una camiseta negra en la que se puede leer la inscripción "Soy Jeff y soy libre". La leyenda está impresa sobre una enorme hoja de marihuana estampada sobre la silueta del estado de Missouri. La intención no es otra que reivindicar la libertad para el resto de prisioneros que cumplen condenas de años y de décadas por delitos no violentos relacionados con los estupefacientes.

Publicidad

Su libertad se produce en un momento en que los legisladores de todo Estados Unidos están suavizando sus posturas respecto a los delitos no violentos por posesión o tráfico de estupefacientes. Hace solo unas semanas el presidente del país, Barack Obama, rebajó 46 sentencias a otros tantos condenados por delitos similares. Muchos de ellos estaban cumpliendo draconianas penas de cadena perpetua.

Paralelamente, en julio, Obama también anunció que planea revisar el sistema de enjuiciamiento criminal de Estados Unidos. Entre sus objetivos se cuenta el de recortar o eliminar las controvertidas sentencias mínimas obligatorias y finiquitar las penas de prisión para los delincuentes no violentos. Además, Obama planea mejorar la legislación del Congreso en materia de sentencias y prevenir la masiva cultura del encarcelamiento de su país. La idea sería ahorrarle a los ciudadanos parte de los 80 mil millones de dólares que pagan cada año en impuestos por la mantención de sus correccionales y de sus prisioneros.

Durante la larga temporada que Mizanskey ha pasado entre rejas, ha visto entrar y salir a asesinos, violadores y a criminales de a misma calaña, mientras él se perdía el crecimiento de sus nietos por haber consumido una sustancia terapéutica. Así lo contaba la revista online Rivefront times, que denunció por primera vez el encarcelamiento de Mizanskey en 2013.

"Me he pasado una tercera parte de mi vida en prisión", comenta Mizanskey a la salida del correccional de la ciudad de Jefferson, entre una multitud integrada por reporteros y familiares. "Es una vergüenza".

Publicidad

Jeff Mizanskey free after 21 yrs in prison for pot with — Ray Downs (@raydowns)September 1, 2015

La familia Mizanskey declinó responder a VICE News el martes.

El mismo año que Mizanskey fue encarcelado en 1996 por su tercer delito relacionado con la marihuana, California se convirtió en el primer estado del país en legalizar el consumo de la planta con fines terapéuticos. Desde entonces, al menos 21 estados, además de Washington DC, han seguido los mismos pasos. Además, otros cuatro estados y también el DC han conseguido que se legalice también el consumo recreacional. Hay un buen puñado de estados más que planean emularles legalmente.

La liberación de Mizanskey se produce después de que el senador republicano Shamed Dogan ayudara a obtener las firmas de alrededor de 130 senadores y representantes políticos. Las firmas fueron enviadas al gobernador Nixon junto con una petición de clemencia.

"La actitud respecto a la marihuana está cambiando desde hace un tiempo", declaró el senador a VICE News el pasado martes. "La gente ha percibido la clamorosa injusticia de sentenciar a alguien de por vida y privarle de la libertad condicional por un delito de marihuana. Medidas tan severas solo deberían de aplicarse en los peores casos de los peores delincuentes".

— Whaxy (@whaxyapp)September 1, 2015

A pesar de su decisivo papel en la liberación de Mizanskey, Dogan todavía tiene que discutir oficialmente la aprobación de dos iniciativas para legalizar la hierba que serán sometidas a votación popular en 2016. A pesar de que expresó sus dudas respecto al éxito de la votación, Dogan mostró su apoyo incondicional para obtener un resultado positivo.

"Missouri es un estado muy conservador y no legalizará la marihuana a corto plazo", señaló. "Sin embargo, cuando la gente habla [a favor] hay que permitir que sus voces se conviertan en la ley de la tierra. Esa es, sin lugar a dudas, la dirección que han tomado otros estados".

Por su parte, una de las primeras cosas que hizo Mizanskey cuando salió de prisión fue desayunarse un bistec con huevo junto a su familia. Una vez fuera de la prisión, Mizanskey, que trabajaba como peón en la construcción, proclamó ante los periodistas que planea dedicar su libertad a la lucha por la legalización de la marihuana por todo el país y a la defensa de los derechos de los prisioneros — y que fumará hierba de nuevo si la legalizan.

The Associated Press contribuyó en este reportaje.

Sigue a Liz Fields en Twitter: @lianzifields