Publicidad
Comida

Según una investigación, los ositos Haribo se fabrican con mano de obra esclavizada

El hallazgo ha provocado que se lleve a cabo una auditoría a la empresa de golosinas.

por Mayukh Sen; traducido por Mario Abad
03 Noviembre 2017, 5:00am

Foto vía usuario de Pixabay Hans

Este artículo se publico originalmente en Munchies, nuestra plataforma dedicada a la comida.

El lunes pasado, la cadena alemana ARD emitió un sorprendente reportaje de investigación en el que se señala que, sin saberlo, la empresa de dulces Haribo tiene contratada mano de obra esclava. El informe indica que, en su empeño por optimizar la cadena de suministro, la empresa ha terminado por someter a condiciones horribles tanto a los trabajadores como a los animales de los que obtiene los ingredientes.

Buena parte del documental, de 45 minutos de duración, muestra en detalle la vida de los trabajadores en varios de los estados más pobres del noreste de Brasil, donde se concentra la mayor parte de los árboles de la cera de carnauba.


MIRA: El mundo de los transgénicos en España


Esta cera es un ingrediente esencial en los productos de Haribo, ya que da a los ositos de goma ese característico acabado brillante y evita que se queden pegados unos a otros. La misma cera se encuentra en el aceite para coches, el betún para el calzado o el protector labial.

Sin embargo, la industria de la cera de carnauba se sustenta sobre una mano de obra mal remunerada y a menudo compuesta por menores de edad. Estos trabajadores ganan unos 40 reales (poco más de 10 euros) al día como pago por pasar largas jornadas recogiendo cera de la parte más alta de los árboles, a la que deben acceder con ayuda de una especie de largos cuchillos curvados. Duermen a la intemperie o en camionetas, la única agua a la que tienen acceso es la de los arroyos cercanos, sin filtrar, y muchas veces ni siquiera tienen permitido usar los lavabos.

Otra parte del documental pone el foco en las granjas industriales del norte de Alemania en las que se crían cerdos para GELITA, la empresa que suministra a Haribo la gelatina para fabricar su producto. En el reportaje puede apreciarse cómo los cerdos están rebozados en sus propias heces y se pasean por las pocilgas con heridas abiertas y sin curar, a menudo entre los cadáveres putrefactos de otros cerdos.

El documental ha hecho saltar las alarmas en Haribo, cuyas oficinas están en Alemania pero que comercializa sus productos en todo el mundo, y desde donde han iniciado, según afirman miembros de la empresa, una rigurosa investigación interna.

En el reportaje puede apreciarse cómo los cerdos están rebozados en sus propias heces y se pasean por las pocilgas con heridas abiertas y sin curar, a menudo entre los cadáveres putrefactos de otros cerdos

"Quisiéramos manifestar nuestra profunda preocupación por las imágenes mostradas la semana pasada en el documental de la cadena de televisión alemana ARD", escribió un portavoz de Haribo en un mail de respuesta a MUNCHIES el martes pasado por la mañana. "Las condiciones tanto en las granjas de cerdos como en las plantaciones de Brasil son intolerables".

La empresa también comunicó a MUNCHIES que llevará a cabo una auditoría a sus proveedores, tanto los directos como a las granjas independientes. Desde Haribo insisten en que el proceso será absolutamente transparente de principio a fin, con el fin de mantener al público al corrientede los acontecimientos.

"En estos momentos estamos investigando, en colaboración con nuestros proveedores, las condiciones exactas de las empresas que les suministran a ellos", añadió el representante. "Si se observara que es preciso aplicar medidas urgentes en este aspecto, insistiremos en su implementación y no descansaremos hasta que eso ocurra".