Creators

Adrien Brody en un corto sobre pasatiempos, frustración y el sentido natural de la vida

Un oficinista que tiene como vida secundaria ser la mascota de un equipo, convirtiendo su pasatiempo en algo indispensable para su rutinaria vida.
29.8.17

Poder mezclar tus pasiones con el trabajo resulta cada vez más difícil; los horarios, las agendas, la renta y el hedonismo al que estamos acostumbrados, en ocasiones, logra orientar nuestras vidas hacia un camino muy diferente al pensado en un principio.

Desde tocar la guitarra, hasta pintar un cuadro o dirigir una película, las aficiones que se piensan como profesión, terminan por convertirse en pasatiempos o proyectos secundarios, pero, ¿quién dice que un pasatiempo no puede explotarse al máximo?—dejando que se convierta en la motivación principal de las personas o en una actividad que siempre los acompañará.

Publicidad

En este cortometraje, escrito y dirigido por Mark Middlewick, los personajes y las aficiones salen de lo habitual para centrarse en una actividad adoptada por un oficinista cotidiano: ser la mascota de un equipo, con todo lo que esto implica: horarios, entrenamiento y dedicación, misma que algunas veces pasa desapercibida. Probablemente por lo complejo del personaje y la dificultad que implica imaginarse en esa posición, el corto empata de manera muy acertada si cambiamos las variantes por propias.

The Mascot nos habla de frustración y desaliento, de lo cotidiano de la vida y de los pequeños detalles que sacuden nuestra rutina, de la sustitución injustificada y del sentido natural de la vida, mira a Adrien Brody dándole vida a La Mascota:

The Mascot de Jameson First Shot en Vimeo.

Luis es editor de Creators y puedes seguirlo en Instagram.