feminismo

Pasamos la mañana de compras en la tienda de Stop Feminazis

"Las leyes de género relegan al varón a la categoría de individuo sin derechos", dicen sus miembros. Este es su merchandising.

por Ana Iris Simón
09 Agosto 2017, 3:45am

Stop Feminazis 

La mañana del martes 8 de agosto, Juana Rivas, la mujer que se encuentra en paradero desconocido con sus hijos desde el pasado 26 de julio para evitar entregárselos a su exmarido, condenado por maltrato, tenía una cita con el juez. No acudió. Sí que se personó su expareja, Francisco Arcuri, y con él varios caballeros que portaban pancartas en las que se leía "Stop denuncias falsas", "Custodia compartida" y "STOP FEMINAZIS".

En pocas horas, #StopFeminazis se ha convertido en trending topic. Las televisiones hablan de los carteles y del término. En este artículo, el lingüista Jorge Diz Pico explica que "hembrista no tiene la carga potente de llevar el formante -nazi". Una hembrista podría ser seguidora de una cierta ideología, pero una 'feminazi' lleva implícita un autoritarismo. Para insultar o deslegitimar, 'feminazi' cumple mejor su propósito de aludir a que 'se ha llegado demasiado lejos', como lo de 'ni machismo ni feminismo, igualdad'".

Pero hay quien opina distinto. STOP FEMINAZIS, además de una cuenta de Twitter en la que comparte frases de Hermann Tertsch, tacha a Clara Serra, responsable del área de Igualdad, Feminismos y Sexualidades de Podemos, de "carne de psiquiátrico" y comparte imágenes a las puertas de juzgados en las que se lee "in dubio pro zorra", tiene su propio dominio en internet. Desde su página web, este colectivo que encabeza la "guerra contra el feminazismo" y lucha por la abolición de "unas leyes discriminatorias basadas en falsedades", vende cosas.

Sus miembros se dedican, básicamente, al comercio online en una página tan básica y desangelada como los córtex de sus gestores, desde la que venden productos contra ese régimen que les tortura y esclaviza, contra ese fantasma que recorre España, Europa y el mundo llamado feminismo.

stop feminazis pagina web machistas machismo juana
En la web de Stop Feminazis venden un paquete de 250 de estas pegatinas por 5 euros. Imagen via Stop Feminazis

El primero de los productos que ofrecen son las pegatinas con su emblema: STOP FEMINAZIS. El paquete de 250 cuesta cinco euros y para promocionarlas han decidido componer un cuidado bodegón en el que podemos ver cuatro cervezas del Hipercor y cuatro paquetes de pegatinas boca abajo. Además, el colectivo Stop Feminazis acompaña este bodegón de algunas metáforas visuales que sugieren dónde colocar las pegatinas. Como por ejemplo, en la Fundación Mujeres. Todo muy sutil.

stop feminazis pagina web machistas machismo juana
Stop feminazis recopila algunas de sus gestas en su página web. Imagen via Stop Feminazis

Además, disponen de una galería en la que pueden verse sus pegatinas en el metro, sus pegatinas en distintos baños de mujeres, sus pegatinas en carteles electorales del PSOE, sus pegatinas en lugares tan recónditos como Tokio...

stop feminazis pagina web machistas machismo juana
El sello es otro de los productos estrella de Stop Feminazis. Imagen via Stop Feminazis

En su afán por llegar a cada rincón, el colectivo ha creado otro original producto que puede comprarse en su plataforma online: el sello de caucho. Una manufactura totalmente innovadora llevada a cabo con la tecnología más puntera del mercado por tan sólo cinco euros. Disponible en dos modelos: el clásico, STOP FEMINAZIS, y un segundo modelo 'Custodia compartida ¡Ya! Derogación ley de género'.

stop feminazis pagina web machistas machismo juana
Imagen de los dos sellos vía Stop Feminazis

¿Dónde lo puedes estampar? En los libros de tus hijos para evitar que los adoctrinen, en la hoja de tu agenda que corresponde al 8 de marzo (porque si hay un día de la mujer, ¿por qué no va a haber un día del hombre?) o, como sugieren con este otro sutil bodegón, en los billetes de cinco euros.

stop feminazis pagina web machistas machismo juana
Para comprar la camiseta hay que consultar disponibilidad de tallas y precio. Imagen vía Stop Feminazis

El último de los artículos que ofrecen, el golpe de efecto, el producto estrella, es la camiseta de algodón estampada. Un producto solo apto para valientes que quieran luchar abiertamente contra "el feminazismo que padecemos (...) que deja a los varones relegados a simples esclavos por el mero hecho de ser varones, argumentando las más variopintas mentiras".

La fotografía promocional, como los argumentos de este colectivo, tampoco tiene desperdicio: el sofá de terciopelo, las arrugas que llenan la camiseta, la sombra de lo que podría ser una cabeza en la parte baja, el conato de persona que asoma por el lateral derecho... No sabemos cuánto vale porque para adquirirla es necesario preguntar disponibilidad, talla y precio. Eso y no haber consultado jamás la definición de feminismo en un diccionario, como ocurría con todos los productos anteriores.