Un niño gigante se asoma detrás del muro fronterizo entre México y EUA
Creators

Un niño gigante se asoma detrás del muro fronterizo entre México y EUA

¿Qué piensan los niños sobre el muro?
8.9.17

¿Qué piensan los niños sobre todo el asunto del muro, la frontera y el tema de la migración? Se preguntó un día el artista francés JR, tras un sueño que tuvo en el que precisamente un niño se postraba sobre el muro que divide a México de Estados Unidos observando todo el acontecer del otro lado de la frontera.

Esta cuestión le llevó a pensar en hacer una de sus distinguidas instalaciones en alguna parte de esta frontera, en la que pudiera plasmar esa constante que sigue y distingue al fenómeno de la migración, sobre todo porque es por ahí, por donde cientos de migrantes centroamericanos y mexicanos siguen su ruta para llegar a encontrar el Sueño Americano.

Publicidad

El fotógrafo callejero, que trabaja bajo el pseudónimo JR y que oculta escrupulosamente su identidad, galardonado en el 2010 con el premio TED (Tecnología, Entretenimiento, Diseño) por ser un "humano excepcional", se dio entonces a la tarea de recorrer toda la franja fronteriza para encontrar una locación acorde a lo que había soñado y quería plasmar con su obra.

Desde el otro lado, donde comenzó su investigación, observó un sitio que le pareció interesante en el municipio de Tecate, un sitio denominado como Pueblo Mágico en Baja California, en donde había una casa muy cercana y entonces cruzó a México para llegar a ese lugar.

La señora que lo recibió muy amable los invitó a pasar y salió su hija, quien conocía su obra, lo que generó una interacción muy íntima, y después de platicar con la familia le ofrecieron parte de su jardín para instalar la fotografía sin saber que iba a ser su hijo el fotografiado.

Pero cuando iba rumbo a Tijuana recordó al niño que tenían en la cuna y pensó en regresarse, entonces le pidieron a la señora el poder fotografiarlo, ahí le hicieron muchas fotografías hasta que salió una que fue la que quedó para la instalación. "Todo fue un trabajo intuitivo", dice el artista.

Durante dos semanas se dedicó, junto con cinco personas de la localidad, a montar la estructura y colocar la imagen de forma que diera con el concepto que pretendía. Se trata de una imagen gigante en la que se puede observar al niño, conocido como Kikito, de un año y meses de edad, quien parece estar postrado sobre el muro observando inquieto y curioso del otro lado de la frontera.

JR, quien es considerado como el segundo mejor artista visual después de Banksy, se sorprendió el día que compartió una sola foto del trabajo que estaba realizando, lo cual generó toda una ola de comentarios positivos sobre su trabajo en la frontera, lo que consideró como "una respuesta muy humana y de amor", porque la gente nunca politizó el asunto, ni se vieron situaciones de odio.

En una charla que compartió con el público de Tecate en el Centro Cultural de la localidad, JR destacó que su obra no hace una proclamación de nada, sino que pretende abrir una discusión en torno a la migración, y lo que quiere es que el público hable e interprete lo que ellos piensan de la misma.

Publicidad

De lo que se trata, dijo, es de "generar un diálogo, de que la gente empiece a dialogar sobre las cosas", porque él no tiene las respuestas, pero lo que quiere es escuchar a las personas, porque "cuando la gente habla se comunica y se trabaja de la mejor manera entre ellos sacan sus propias respuestas".

Esta noción, dijo, le nació de alguna manera debido a que creció en una comunidad francesa en la que había personas de todo el mundo, y aunque inició su trabajo a las afueras de París, fue a través de los medios donde comenzó a ver la situación que prevalecía en lugares como Camboya o Israel, lugares a donde viajó para conocer más sobre su situación migratoria.

El hecho de que su nacionalidad le permite viajar por todo el mundo sin Visa y que la fotografía haya dejado de ser "un medio de la élite para volverse un medio democrático", le facilitó su trabajo y ha aprovechado esta situación para su desarrollo artístico.

Una vez que salió de su país, comenzó a realizar trabajos con comunidades en África, en favelas de Brasil, en donde le comenzaron a pedir que sus imágenes e historias de la gente viajaran por el mundo, y cuando conoció la historia de que en el puerto de Nueva York había una parte abandonada, fue a visitarla y eso detonó para que comenzara a impulsar parte de los proyectos que hasta ahora está haciendo.

Lo que le conmovió de ese lugar fueron las historias que iba recopilando de personas que habían dejado todo en su hogar y su país de origen, quienes sufrieron para llegar a Estados Unidos, situación que le llevó a realizar una investigación a través de la imagen para contar las historias.

Publicidad

Para ese proyecto desarrolló un camión en el que dentro había una cámara, entonces la gente podía llegar a tomarse sus fotos y se imprimía al momento, se la daban a la gente y la podían pegar en los muros, entonces eran tantos los inmigrantes que llegaban a estados Unidos como ciudadanos, quienes crearon un mosaico demasiado democrático por el sitio.

Después fue al sur de Italia, a donde también llegan muchos inmigrantes para realizar lo mismo, así comenzó a buscar los sitios por donde fluía la migración, y así llegó a Kenia, en donde fotografió a una persona y colocó su fotografía de 60 metros de alto en un barco, el cual viajó por todo el mundo y meses después sucedió algo inesperado, cuando pasó por Libia ayudó a rescatar a 200 migrantes, debido a que hay una ley que obliga a los barcos a ayudarlos, y los dejaron en Sicilia, Italia.

Así recorrió varias partes del mundo, como en Azerbaiyán, donde comenzó a hacer fotografías en gran formato, y eso lo llevó a Siria donde creo un puente sobre el análisis de la migración también a través de sus fotografías de grandes dimensiones, hasta que llegó a Tecate, municipio pequeñito en donde sorprendió a propios y extraños por tratarse de un artista con reconocimiento a nivel mundial.

Sin embargo dice que no todo ha sido fácil en el camino, porque así bien, hay países que lo han invitado para hacer grandes obras en museos, pero hay otros en donde lo han encarcelado o lo han demandado por su trabajo, como le sucedió en Estambul, en donde el gobierno lo multó por todos los muros que tapizó, aún cuando le dieron autorización las personas para hacerlo.

Publicidad

Sin embargo, las personas comenzaron a reclamar en las redes sociales y hasta le quitaron la multa, pero cree que todo se debe al poder de las imágenes, porque la carga simbólica es muy fuerte e impactante cuando uno las observa.

Algo muy importante que resalta sobre su obra es que no trabaja con gobiernos, marcas, ni patrocinadores, él trabaja con la gente porque quiere que sean ellos quienes encuentren las respuestas a su trabajo.

Por ello toda su obra es gratuita, y con base en ello ha desarrollado una forma en la que el público pueda interactuar con ella, sin que él esté presente, idea que concibe para empoderar a la comunidad.

Por ello espera que la gente le mande fotos, porque él se las regresa en gran formato y quiere que este efecto se replique y continúe en Tijuana y otras partes de México, porque quiere que se le reconozca a la gente, que son quienes a final de cuentas hacen la comunidad entre las naciones.

Esta obra permanecerá durante un mes en Tecate y está abierta a todo el público precisamente para ello, dijo, para que interactúen con ella, se tomen fotos y sobre todo que la disfruten y dialoguen en torno a ella, que a final de cuentas es el propósito, entablar comunidad entre las personas. Si quieres saber más sobre el artista, visita su sitio.

Relacionados:

Esta instalación de luz es un portal cósmico a otras realidades

Las 17 mejores instalaciones de Burning Man 2017

Un artista está uniendo MX con EU con enormes piñatas