Actualidad

Historias de terror con tu compañía telefónica

Llamar a una compañía telefónica y que te vayan pasando de departamento en departamento hasta el infinito puede que no sea lo peor que te puede ocurrir.
25.3.19
adult-angry-business-1587014
Imagen vía Pexels, uso libre

Hay personas que cuentan auténticas historias de terror que incluso pueden acabar por la vía judicial. Según nos cuenta Rubén Sánchez, portavoz de FACUA, el de las telecomunicaciones fue en 2018 el segundo sector en reclamaciones puestas por los consumidores. “Los incumplimientos de las ofertas planteadas son los principales motivos de queja”, asegura. Desde FACUA explican la larga lista de fraudes porque las multas por las irregularidades de estas compañías son escasas, y por lo tanto las empresas los siguen cometiendo. “Las administraciones tienen una actitud pasiva frente a este tipo de procedimientos y desde FACUA pedimos que se persigan más este tipo de fraudes y se impongan multas más elevadas”, nos dice Rubén.

Publicidad

Nosotras hemos querido recoger algunas de las peores experiencias de consumidores con sus compañías telefónicas. Estos son solo algunos de los ejemplos de casos que hemos encontrado.

Me cobraban por la línea de mi padre cuando ya estaba muerto

"Si ya es jodido perder a un padre, que intenten aprovecharse de su muerte para sacar aún más dinero es algo, obviamente, que no te sienta nada bien. Llamé muchísimas veces pidiendo que por favor dieran de baja su número, que ya había fallecido. Pero nada, las facturas seguían llegando.

Fueron varios meses los que vi cómo continuaban sacándole el dinero como sanguijuelas. Me pasé miles de minutos al teléfono luchando para que no nos robaran más. Finalmente una de las operadoras me recomendó que enviase un correo certificado con el certificado de defunción de mi padre a una dirección. Todo costeado por mí, claro.

Al final dejaron de cobrarme. Nunca recuperé el dinero. Cuando te pasa algo así no tienes ganas de remover la mierda. Con que me dejaran de cobrar ya tenía suficiente. Pienso que contra estas grandes empresas siempre tienes las de perder, porque se las saben todas".

Pedro Guijarro


MIRA:


Siete meses pagando por dos

"Estaba con mi compañía de toda la vida y un día de febrero llamaron para ofrecerme una tarifa mejor: me decían que si pillábamos una tarifa dúo con mi pareja el precio se reduciría considerablemente, por lo que dijimos que sí.

Estuvimos tres meses sin darnos cuenta de que los dos estábamos pagando por el mismo servicio por duplicado. A pesar de que en mayo fuimos a reclamar, nos daban largas y nos decían que a final de mes lo resolverían. En junio la única persona sincera de la compañía nos dijo que mejor fuéramos a una tienda física a solucionarlo. Después de batallar para que nos cambiasen la tarifa, lo logramos, pero entonces me dejaron sin internet en el móvil.

Publicidad

Iba mendigando wifi por todos lados y cuando llamaba me decían que en nada estaría solucionado, que era un tema del cambio de tarifa. Estuve dos meses así, y a pesar de que quería marcharme a otra compañía no podía hacerlo porque me amenazaban con no devolverme el dinero (el que habíamos pagado por duplicado).

Decidimos emprender la vía legal para solucionarlo, ha habido un juicio y lo hemos ganado, pero nos ha costado mucho sudor y esfuerzo resolver el tema".

Marta Comella

Decían que mi abuela había contratado el ADSL

"Decían que mi abuela aceptó contratar ADSL cuando solo tenía el teléfono y no tenía instalado ni el router ni nada. Después de insistir mucho conseguimos dar con la supuesta grabación de consentimiento que según la compañía había aceptado mi abuela.

Cuando la escuchamos, la voz no era ni mucho menos la suya… Era la de una mujer joven con acento latino diciendo “sí, consiento”. Mi abuela tiene 90 años y tiene un acento muy de Valladolid. ¡Nos dieron una grabación cualquiera y nos hicieron creer que aquella mujer era mi abuela para sacarle la pasta! ¿Cómo pueden engañar a una mujer de 90 años que vive sola?

Encima, cuando pasó todo este follón la dejaron sin teléfono, querían darnos un número nuevo y estuvimos casi un año para que todo volviera a la normalidad. Fue horrible".

Zoe Crespo

Guerra por Twitter contra la compañía y ni así me hacen caso

"Llevamos más de 5 meses para cambiar la titularidad. Cada vez que llamamos entramos en un bucle: nos pasan más de 10 veces de departamento en departamento y cuando parece que alguien al fin nos vaya a atender nos dicen que la titularidad ya está cambiada, pero jamás la cambian.

Llamas de vuelta y entramos de nuevo en un bucle distópico. Tenemos una batalla por Twitter con la compañía: he reventado más de 40 tuits suyos de promo para que nos hagan caso, pero de momento nada.

Al principio estaba muy enfadado, luego acabé resignándome. El humor es la mejor medicina. Así que cuando puedo contesto los tuits en los que dicen que son una buena compañía y en las que se posicionan como que escuchan a sus clientes. He creado incluso un hashtag y varia gente se ha sumado explicando experiencias similares".

Álex Nuñez

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.